14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En la operación se realizaron 58 detenciones, 40 entradas y registros y 13 pisos fueron devueltos a sus legítimos propietarios

Una temida banda de dominicanos controlaba sin pudor los "narcopisos" del barrio barcelonés del Raval

Los Mossos d'Esquadra con uno de los detenidos
Los Mossos d'Esquadra con uno de los detenidos / EFE
Los Mossos d’Esquadra desarticularon el pasado 29 de octubre varios ‘narcopisos’ dirigidos por una mafia dominicana en el barrio del Raval en Barcelona. A este grupo criminal se les atribuyó el uso de la ‘’violencia’’ para intimidar a otros traficantes que competían con ellos en esta zona

El desmantelamiento por parte de los Mossos d’Esquadra de la red de narcopisos del barrio barcelonés de El Raval en la ‘Operación Bacar’ ha permitido conocer más detalles sobre cómo se actuaba y controlaba estas viviendas. La mafia dominicana era la que dominaba el barrio, haciéndose con los inmuebles de a través de violencia para intimidar al resto de traficantes que competían con la mafia dominicana por hacerse con esta zona en la que abundan los pisos de la droga.

El jefe de la División de Investigación Criminal (DIC) dividió la estructura en 4 niveles: los dueños de los narcopisos, los jefes de la zona, los dirigentes y los suministradores. También se pusieron distintos roles entre los pertenecientes a este grupo: los vigilantes de los narcopisos, los cuales tenían la capacidad de redireccionar a los toxicómanos, o los correos que abastecían de dosis a los pisos, que incluso usaban patinetes eléctricos.

La investigación de esta mafia se apoyó en varios casos anteriores de delincuencia organizada de origen dominicano. Un fenómeno que ha aumentado en Cataluña durante los últimos años y que protagonizó una lucha entre bandas, que finalmente se saldó con 6 muertos y 7 intentos más de asesinato.

58 detenidos durante la operación

En la macrooperación que participaron más de 700 Mossos terminó con el arresto de 58 personas, según informaciones de la propia policía autonómica, que además han concretado el mapa de narcopisos en esta zona de Ciutat Vella.

Los agentes acabaron con la organización criminal en una redada, en la que se realizaron 40 entradas y registros en pisos y locales vinculados con esta red de criminales. Al terminar la operación, los Mossos y la Guardia Urbana devolvieron 13 domicilios a sus dueños reales y tapiaron otros 5 inmuebles.

Mossos_Raval_

Un toxicómano en un narcopiso | ATLAS

Desde 2016 los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana llevaron a cabo acciones conjuntas relacionadas con los narcopisos. Incluso constataron que se trataba de un fenómeno creciente que iba teniendo a pasos agigantados más consecuencias, tanto para consumidores como para los vecinos del barrio.

Un constante río de delincuencia

Las investigaciones, coordinadas por el Juzgado de Instrucción número 27 de Barcelona, comenzaron hace más de un año cuando los Mossos y la Guardia Urbana detectaron que bandas lideradas por narcos dominicanos habían ganado presencia en la ciudad condal.

Estos grupos provocaron que la violencia aumentase en el barrio. Incluso los investigadores atribuyeron a estas bandas el asesinato de un hombre con sendos navajazos en los bajos de un piso en la calle Groc en el barrio Gótico.

La División de Investigación Criminal de los Mossos asumió la investigación en su totalidad, en la cual los agentes intervinieron los teléfonos de varios sujetos sospechosos, con el fin de determinar la estructura de mando de los traficantes dominicanos, que distribuían cocaína, heroína y otras sustancias.

Desde que salió a la luz el fenómeno de los narcopisos, los cuerpos policiales entraron en 196 domicilios, 82 de ellos en el Raval. A estas cifras hay que sumar los 23 registros que se realizaron el 29 de octubre en el barrio, donde también los agentes entraron en 17 viviendas de traficantes y otros puntos de organizaciones previamente investigadas en Poble Sec, Nou Barris, Badalona y en otras localidades del área metropolitana.

COMPARTIR: