19 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La asociación AUGC explica que gracias a ellos se ha conseguido que la aseguradora les compense

Cinco guardias civiles logran que se les indemnice por las lesiones sufridas en la huida de un conductor

Un guardia civil de tráfico da el alto
Un guardia civil de tráfico da el alto / AUGC
El hombre, Antonio Román Heredia, atropelló a dos agentes durante una persecución producida en el término municipal de la localidad canaria de Vecindario en abril de 2017. Cuando iba a ser arrestado por otros tres, golpeó a uno de ellos en las rodillas, precisando la asistencia de sus dos compañeros.

El Juzgado de lo Penal número 4 de Las Palmas de Gran Canaria ha fallado en favor de los guardias civiles que fueron atropellados por un conductor en abril de 2017 en el término municipal de Santa Lucía de Tirajana, un pueblo situado en Vecindario. Producto del atropello los agentes tuvieron lesiones graves que les mantuvo de baja durante meses.

La sentencia, a la que ha tenido acceso elcierredigital.com explica que Antonio Román Heredia, hizo caso omiso al alto de los agentes y emprendió una huida por las calles de este término municipal. Durante varios minutos condujo de manera temeraria haciendo caso omiso a las indicaciones de los agentes y estrellándose incluso con algún vehículo de la zona. Finalmente se estampó contra la acera del margen de una glorieta y, en vez de rendirse, emprendió de nuevo la huida. Aprovechando que los agentes de acercaban a su coche para detenerle, el individuo arrancó y atropelló a los dos agentes.

A uno le causó una lesión severa en el abdomen causándole “dorso lumbalgia mecánica”, por lo que precisó curación durante 50 días y una secuela consistente en algias postraumáticas. Por su parte, el segundo sufrió una “lumbalgia mecánica” necesitando una primera asistencia, rehabilitación y una curación de 74 días.

Santa_Lucia_de_Tirajana

Calles de Santa Lucía de Tirajana.

Una vez terminada la huida, el sujeto decide parar su vehículo, aunque sin rendirse fácilmente. Mientras tres agentes intentan reducirlo, el delincuente le propina varias patadas en las rodillas a uno de ellos, por lo que sus dos compañeros tienen que atenderle.

Intervención clave de AUGC

Como señala la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en su comunicado relacionado de este caso, en la primera sentencia el conductor había sido condenado por los hechos, por lo que su compañía aseguradora no se hacía cargo de las indemnizaciones de los guardias civiles. “Sin embargo, gracias a la constancia de los servicios jurídicos de AUGC, y después del recurso de esa primera sentencia, ahora el tribunal estima la obligación del seguro del vehículo del condenado a abonar los daños de los guardias civiles”, explica AUGC en su comunicado, ya que según ha comentado un miembro de esta asociación, el hombre atropelló voluntariamente a los dos agentes, no siendo así un mero accidente.

Los cinco agentes que reclamaron indemnización por las lesiones ocasionadas serán compensados con cantidades que varían de los 246 euros hasta los 3.885.

COMPARTIR: