14 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El juez considera en su sentencia que lo que hicieron las activistas de Femen hace cuatro años fue "defender una idea"

Absueltas las activistas de Femen que se encadenaron a la catedral de La Almudena en 2014

Fue la Asociación de Abogados Cristianos quien denunció a dos activistas de Femen, Carlota y Ana, pidiendo esta asociación para ellas penas de dos años de cárcel por los hechos ocurridos en junio de 2014 en la catedral madrileña, por los que fueron detenidas entonces.

El Juzgado de lo Penal número 23 de Madrid ha absuelto a las dos activistas de Femen de varios delitos de odio y contra los sentimientos religiosos, de los que estaban acusadas por haberse encadenado en junio del 2014 a un crucifijo de la madrileña catedral de La Almudena, justificando que lo hicieron para "defender una idea".

Fue la Asociación de Abogados Cristianos quien denunció a dos activistas de Femen, Carlota y Ana, que se sentaron en el banquillo el pasado 16 de noviembre, pidiendo esta asociación para ellas penas de dos años de cárcel por los hechos ocurridos en junio de 2014 en la catedral madrileña, por los que fueron detenidas entonces.

Activistas de Femen este lunes en Madrid.

Las activistas de Femen querían llamar la atención entonces sobre el aborto libre. De hecho, llevaban pintada en el pecho la frase "libertad para abortar" y sehan excusado ahora aludiendo a que no querían molestar a nadie.

Defender una idea

El juez mantiene en su sentencia que no se produjeron los hechos objeto del procedimiento y que lo que hicieron las acusadas fue "defender una idea, la del derecho al aborto". El juez no tiene en cuenta el delito de odio y entiende, además, que no hubo delito contra los sentimientos religiosos, puesto que que no hubo contacto físico con el crucifijo del altar central de la catedral de La Almudena y que, cuando se produjeron los hechos, no se realizaba ningún acto de culto.

Tampoco considera que hubiera una profanación que afectara al derecho fundamental a la libertad religiosa de los católicos, sino una posición pública ante la modificación que en ese momento se planteaba en la sociedad sobre el aborto.

COMPARTIR: