21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cadáver del hombre se encontraba en el interior de un coche hundido en las aguas del embalse en avanzado estado de descomposición

La Guardia Civil recupera el cadáver de un británico desaparecido en marzo en el pantano de Civán, en Zaragoza

Labores de rescate en el pantano de Civán.
Labores de rescate en el pantano de Civán.
La Guardia Civil ha recuperado el cadáver de una persona del interior de un vehículo sumergido en el pantano de Civán, en el término municipal de Caspe, que podría ser el de un hombre de nacionalidad británica, de 59 años de edad, que se encontraba desaparecido desde el mes de marzo.

Sobre las 13.30 horas del 24 de junio, la Guardia Civil de Caspe recibió una llamada de un pescador que estaba en el pantano de Civán, comunicando que había visto un coche sumergido en el agua. El vehículo ha sido localizado a escasos 200 metros de la orilla del pantano y en una zona de difícil acceso.

Agentes de seguridad ciudadana se desplazaron a la zona donde verificaron que del vehículo solo se podía ver la parte superior y se hallaba en un lugar de difícil acceso, por lo que se activó al Grupo de Especialistas en Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil con base en Huesca, para desplazarse al embalse.

Tras la inmersión de los especialistas en las aguas comprobaron que se trataba de un todoterreno en cuyo interior se hallaba una persona fallecida. El vehículo, una vez verificada la matrícula y modelo del mismo, se corresponde con el utilizado por un hombre de nacionalidad británica desaparecido desde principios del mes de marzo.

El embalse de Civán (Zaragoza).

Debido a las condiciones y la zona de difícil acceso en la que estaba el vehículo, los GEAS realizaron maniobras consistentes en la colocación de globos de reflote para conseguir la flotabilidad del todoterreno, con la finalidad de acercarlo hasta la orilla y proceder a su extracción del pantano con el uso de un vehículo agrícola mediante arrastre.

Dichas labores se alargaron hasta pasadas las cinco de la tarde de este martes, cuando se consiguió extraer el vehículo de las aguas. Una vez en el exterior se procedió, por parte de especialistas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil, al reconocimiento del fallecido, en avanzado estado de descomposición. En el interior de un bolsillo de su ropa había una cartera con documentación personal.

El cadáver ha sido traslado al Instituto de Medicina Legal de Aragón y todo indica que se trata de la persona desaparecida, de 59 años de edad, aunque se está a la espera de su total identificación tras el estudio forense y cotejo de ADN.

COMPARTIR: