22 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La primera ocurrió en Manacor el 7 de enero, y en la segunda el atacante le clavó las gafas en la cara a un facultativo de un puñetazo

Segunda agresión del año a personal médico en un hospital de Mallorca: un recién operado ataca a una anestesista y a un celador

Interior de un hospital
Interior de un hospital / Europa Press
El hombre agredió a dos personas pertenecientes al personal del Hospital de Son Espases de Palma de Mallorca. Es la segunda agresión en un hospital de la isla, después de la producida el pasado 7 de enero en el Hospital de Manacor

En el Hospital Universitario de Son Espases en Palma de Mallorca se ha dado una nueva agresión por parte de un paciente al personal hospitalario en la comunidad de Baleares.

Según Diario de Mallorca, el Colegio Médico denuncia que un hombre agredió este jueves a una anestesista y a un celador tras ser operado en Son Espases. El hombre zarandeó a la doctora y propinó varios golpes al celador, clavándole las gafas en la cara con un puñetazo y provocándole una herida, por lo que los servicios de seguridad tuvieron que sedarlo para calmarlo.

Los hechos se produjeron el pasado jueves por la mañana y, según el Colegio de Médicos, antes de la intervención quirúrgica programada, el paciente amenazó e insultó al personas que le atendía. Tras la operación, se mostró violento y, aunque los profesionales sanitarios intentaron calmarlo, empezó a proferir insultos y amenazas de muerte.

Segunda agresión en lo que va de año

Es la segunda agresión de este tipo en lo que va de 2019 en Mallorca. La primera ocurrió el pasado 7 de enero en el Hospital de Manacor. Un paciente, después de salir de la sala de reanimación tras una operación, comenzó a mostrarse agitado y a proferir insultos y amenazas de muerte al personal del hospital.

Después golpeó en la cara a uno de los cirujanos, que intentó contenerlo y atacar a la otra cirujana que le intervino. La sanitaria tuvo que huir del paciente, que la persiguió por los pasillos hasta que ella pudo refugiarse en un baño. Finalmente, la Policía Nacional tuvo que entrar para detener al paciente.

COMPARTIR: