22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El rey del cachopo ha sido calificado como preso FIES (Fichero de Interno de Especial Seguimiento) y ha pedido ropa al cura para no pasar frío

El informe forense arroja dudas sobre la autoría del supuesto asesinato de Heydi Paz por parte de César Román

César Román y Heydi.
César Román y Heydi.
El rey del cachopo prepara su defensa desde la cárcel desmontando las acusaciones que se hacen sobre él en el sumario y en el informe forense. El crimen arroja dudas sobre la autoría de Román e, incluso, se baraja que el cuerpo encontrado en su local no sea de su exnovia, Heydi Johana Bulnes. El informe forense indicaba que se trataba de una mujer de origen caucásico y "que no había parido", aspectos totalmente distintos a los de Heydi Paz, Además, la jueza ha pedido el cotejo de la carta.

Según avanza la instrucción sobre la desaparición y presunto asesinato de Heydi Paz, ex novia del rey del cachopo, surgen nuevas incógnitas y se abren otras vías de investigación. Según ha podido saber elcierredigital.com, el informe forense realizado al cuerpo encontrado en una nave de César Román e identificado como perteneciente a Heydi Johana Paz según las pruebas de ADN, no determina las causas de la muerte, aunque sí señala que la mujer habría sido decapitada después de morir.

Heydi Paz, la Flaca, en una foto antigua.

También destaca el mismo documento que existen varios cortes sobre el vientre del cuerpo como si se hubiese querido evitar su identificación eliminando tatuajes, algo que según ha contado Román en prisión no sería necesario porque la hondureña no tenía estos dibujos en su cuerpo.

El mismo documento también asegura que del examen realizado se deduce que la mujer, de origen caucásico, nunca dio a luz, algo que no tendría mucho sentido ya que Heydi era mulata de piel y origen y tuvo dos hijos, de 9 y 7 años, respectivamente. Además, se asegura que el cuerpo presenta cortes precisos, mientras que César Román “no sabía ni cortar bien un cachopo para empanarlo”, asegura una persona que trabajó con él en sus restaurantes.

A pesar de ello y por la acusación de asesinato que pesa sobre César Román, ha sido calificado por Instituciones Penitenciarias como preso FIES (Fichero de Interno de Especial Seguimiento) y permanece en régimen de aislamiento en la cárcel madrileña de Madrid V-Soto del Real.

El rey del cachopo no tiene ropa adecuada para aguantar las bajas temperaturas de la cárcel en la sierra madrileña y ha tenido que pedir ropa de abrigo al cura de la prisión, ya que ningún familiar ni amigo ha solicitado visitarlo.

Desde prisión Román ha elaborado varios argumentos para desarmar las acusaciones que se hacen contra él y que cuenta a cualquiera que desee escucharlo, excepto a la jueza, ante quien se negó a declarar, asesorado por sus abogados. Asegura el rey del cachopo que si hubiese matado a su ex novia no habría huido a Zaragoza, “sino a Brasil u otro lugar más alejado, donde nadie me encontrase”, dice y añade que “si el taxista me llevó transportando el cuerpo de Heydi, que diga entonces por qué no olía la maleta a cadáver, ni echaba sangre. Si yo la hubiese matado nunca se me habría ocurrido llevarla a mi nave, la hubiese alejado de cualquiera de mis locales”. También ha declarado sentir miedo “por lo que pueda pasar a las personas más próximas a mi”.

La juez pide que se coteje la carta con la publicada aquí

Olga Freire, la jueza titular del Juzgado número 32 de Madrid, que instruye la causa contra el rey del cachopo, guarda celosamente el sumario, hasta tal extremo que no deja a ninguna de las partes llevarse copia del mismo y quien desee consultarlo tiene que hacerlo in situ, en el propio juzgado.

Nota escrita y publicada por la propia Heydi Paz en su redes sociales.

 

Asimismo, la carta manuscrita que Heydi supuestamente habría dejado a modo de despedida, permanece en un sobre precintado y no ha sido incorporada al sumario como tal, aunque sí la transcripción que hizo la Policía Nacional de la misma. Ante la publicación el pasado domingo en Elcierredigital.com de unas líneas escritas por Heydi, dedicadas a sus hijos y publicadas en su perfil de Facebook, la jueza ha pedido una prueba pericial para dictaminar si existe parecido entre ambos documentos y así se pudiese acreditar mejor la autoría de la misma.

COMPARTIR: