30 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Mossos de Escuadra a caballo, voluntarios y una unidad canina de SOSDesaparecidos buscan al tarraconense de 57 años desde hace una semana

Nueva desaparición alarmante: Se busca a Jesús Pinto Silva tras salir de un hospital en Reus

Jesús Pinto, desaparecido en Reus.
Jesús Pinto, desaparecido en Reus.
Una unidad de los Mossos de Escuadra a caballo, batidas de voluntarios y una unidad canina de SOSDesaparecidos buscan Jesús Pinto Silva, de 57 años, desaparecido en Reus (Tarragona) desde el pasado sábado 19 de septiembre. La última vez que lo vieron fue saliendo del hospital San Juan tras permanecer unas horas ingresado por las fuertes lesiones que le ocasionó una pelea en la noche del viernes 18. Salió sin documentación y vestía vaquero corto, jersey negro y zapatillas amarillas.

En la noche del pasado viernes 18 de septiembre Jesús Pinto Silva, de 57 años, recibió una brutal paliza en Reus. Al día siguiente varios de sus vecinos le encontraron deambulando por las calles aledañas a su domicilio con restos de sangre en su ropa y una fuerte contusión en un ojo.

La dueña del bar que frecuentaba Jesús a diario, y amiga personal, lo vio por última vez en la mañana del sábado día 19 de septiembre entrando a su casa. Al verle amoratado le preguntó a Jesús que qué le había pasado y este le respondió que se había caído en la calle e iba a lavarse.

Horas más tarde la Guardia Urbana localiza a Jesús tirado en un descampado con las heridas todavía abiertas. Por esto se decide llamar a una ambulancia y esta lo traslada al Hospital San Juan.

En el hospital los facultativos le tratan la lesión que presenta en un ojo, la rotura de nariz y le curan las heridas. Sobre la 1:30 horas de la madrugada el centro médico decide darle el alta. Es en ese momento cuando se pierde el rastro de Jesús. La última vez que le vieron vestía vaquero corto, jersey negro, zapatillas amarillas y portaba gorra del club de baloncesto “Los Ángeles Lakers”.

Ningún personal del hospital San Juan nos comunicó la salida de Jesús del hospital. Una persona tras recibir una paliza, que le produce una lesión en un ojo y teniendo el otro ojo con una reducción de la visión, y a esas horas de la noche es difícil que encontrase el camino de vuelta. Además no se puede dejar a una persona con lo que ha vivido sola y que vaya a su casa sin la compañía de nadie.”, declara su hermana Ana Pinto.

Pienso demandar al hospital porque creo que han cometido una negligencia con mi hermano. Cuando fui a pedirle explicaciones me dijeron que como no hay camas, a los que se van encontrando mejor se les da el alta.”, afirma molesta con la situación la hermana de Jesús.

Este medio se ha puesto en comunicación con algunas fuentes médicas y les han transmitido que “la información de recibir el alta es personal y solo en caso de incapacidad o minoría de edad se comunica a los familiares”.

Iniciando su búsqueda

 Los Mossos de Escuadra, en una unidad a caballo, iniciaron la búsqueda de Jesús en las zonas contiguas al hospital porque creen que una persona en sus circunstancias no ha podido ir muy lejos.

Por otra parte su hermana Ana junto a otros vecinos de forma voluntaria han iniciado batidas para encontrarle. Y la plataforma SOSDesaparecidos les ha prestado una unidad canina para reforzar los elementos de búsqueda.

Jesús tomando café en el bar que acudía a diario.

“Estoy muy desesperada y veo que se necesita más actuación. Por eso he decidido moverme yo y lanzarme a investigar. Me estoy movimiento por redes sociales para que me ayuden a localizar a Jesús lo antes posible. También he hecho indagaciones por la zona en la que vivía. Allí unos señores me dijeron que mi hermano estaba muerto. Les pregunté que cómo lo sabían y no quisieron darme respuesta.”, relata Ana Pinto, familiar del desaparecido.

“Desconocemos si llevaba móvil o se lo han quitado. Solo sé que documentación no portaba porque la tengo yo. Yo le he llamado varias veces y el teléfono estaba fuera de cobertura. Algo pensé que le había pasado a mi hermano cuando llamé el sábado y no me lo cogió”.

Una vida en soledad

Los que conocían a Jesús sabían que era una persona afable que se estaba alejado de cualquier conflicto. Lo único que le gustaba vivir a su aire sin fijar una residencia. Pero eso no le hacía perder el contacto con sus hermanos, los cuales estaban pendiente de él prácticamente a diario.

“Mi hermano tenía problemas con el alcohol pero se agravaron después de fallecer mi madre hace unos meses por Covid. Ese fue el punto de la decadencia anímica de él. No superó la muerte de ella y menos no poder darla el último adiós. Pero aún así no solía enfrentarse con nadie, ni nadie, cuando tenía sus plenas facultades, se metía con él porque es de complexión fuerte", declara su hermana.

“No puedo asegurar si alguien le tenía manía pero si que fueron a por él. Había restos de sangre en su casa. También hacía unos días que sus perros, a los que estaba muy apegado, murieron envenenados”, afirma con tristeza Ana.

COMPARTIR: