19 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

No tenían alarmas antiincendios porque el Gobierno de Brasil no pagaba su aportación anual

Los restos humanos más antiguos de América y la mejor colección de arte egipcio del continente se pierden en el incendio del Museo de Río de Janeiro

Incendio del Museo Nacional de Río de Janeiro (Brasil)
Incendio del Museo Nacional de Río de Janeiro (Brasil) / Xinhua
Varios objetos y colecciones quedaron invaluables debido al incendio que se propagó en la noche del domingo en el Museo de Río de Janeiro. El esqueleto de Luzía, el meteorito de Bendegó, así como varios artilugios del paleontológico quedaron calcinados

Un fuego de grandes proporciones cubrió la mayor parte del museo que tiene más de 200 años de antigüedad. El incendió comenzó a las 19:30 hora local (0:30 GMT) cuando ya estaba cerrado y sólo había 4 vigilantes haciendo guardia, por lo que no había nadie en su interior cuando se propagaron las llamas. 

A lo largo de los años el Museo de Río ha tenido 20 millones de artículos de diferentes periodos de la historia de Brasil y del mundo. Este hecho ha sido catalogado como una ‘’catástrofe’’ según los medios brasileños, los cuales también aseguran que la institución no recibía los más de 128.000 dólares anuales que destinaba anteriormente el gobierno para la restauración de ciertas zonas del museo. Este conllevó a que el edifico tuviera algunas paredes con grietas y muchas conexiones eléctricas estuvieran al descubierto.

La colección era tan amplia que sólo el 1% del acervo estaba expuesto. Además, el museo también contaba con huesos de dinosaurios, momias egipcias y diferentes utensilios que utilizaron en su momento las civilizaciones amerindias durante la era precolombina. También se encontraba en sus instalaciones más de 100.000 objetos procedentes de diversas civilizaciones de África, Europa y la propia América de todas las épocas.

El presidente de Brasil, Michel Temer, dijo en su cuenta de Twitter: ‘’La pérdida de acervo del Museo Nacional es incalculable para Brasil. Se perdieron 200 años de trabajo, investigación y conocimiento. Es un día triste para todos los brasileños’’.

Entre todos los objetos, figuras y artilugios que había dentro del museo, algunas eran de valor incalculables. Estas al ser pasto de las llamas no podrán restaurarse, por lo que nunca volverán a aparecer en los stands del museo de Río.

El esqueleto de Luzía

Era una de las principales atracciones del museo. En el año 1975 un grupo de científicos franco-brasileños comandado por la arqueóloga rusa Anette Laming-Emparaire, hallaron en la cueva de La Vermelha en el estado de Minas Gerais los restos de una mujer primitiva. Según sus cálculos el esqueleto tenía 11.400 años de antigüedad, por lo que se convirtió en los restos más antiguos de una mujer americana y el esqueleto más antiguo del continente.

Restos de Luzía | Flickr

Las particularidades de su cráneo generaron nuevas teorías sobre el origen del hombre americano. Además, también se dijo que Luzía tenía entre 20 y 25 años cuando murió.

El meteorito de Bendegó

Era un gigantesco meteorito que fue encontrado en el estado de Bahía en 1784. Su peso era de 5.260 kg. El diario Folha de São Paulo afirmó que la parte donde se hallaba el meteoro quedó derrumbada, por lo que, el objeto habría quedado sepultado. 

Este meteorito tenía más de dos metros de largo por uno de ancho y, cuando se halló, fue considerado el segundo meteorito más grande que había encontrado en el mundo.

La mayor colección de arqueología egipcia de América Latina

Estaba considerada como la más grande de América Latina y la más antigua de todo el continente. El Museo Nacional poseía más de 700, cuya mayor parte fue introducida en la institución en 1826 gracias al comerciante Nicolau Fiengo, que llevó una colección de antigüedades desde Marsella, pertenecientes al explorador Giovanni Battista Belzoni, responsable de excavar la Necrópolis de Tebas y el Templo de Karnak.

Además de estos objetos, el museo contaba con una amplia gama de momias humanas y de animales como eran gatos, ibis, peces y cachorros de cocodrilo.

Los mayores acervos paleontológicos del continente

Según los catálogos, el Museo Nacional tenía en su posesión uno de los más significativos acervos paleontológicos de Latinoamérica. Hasta un total de 56.000 ejemplares y 18.900 registros disponía la institución, los cuales estaban divididos en núcleos de paleobotánica, paleoinvertebrados y paleovertebrados.

Esta amplia colección estaba compuesta en su mayoría por fósiles de animales y plantes, procedentes de Brasil y otros países. También contaba con reconstituciones, réplicas, modelos y moldes.

La mayor colección de arqueología clásica en Latinoamérica

La arqueológica clásica con 750 piezas de las civilizaciones griega, romana y etrusca que tenía el museo era una de las que más atraía al público. Esta colección estaba considerada como la mayor de su género en América Latina y gran parte de ella pertenecía a la emperatriz Teresa Cristina, de la época grecorromana, y a la reina Carolina Murat, hermana de Napoleón Bonaparte y mujer del rey de Nápoles, Joaquín Murat.

Interior del museo | Agencia O Globo

Antes de ser el Museo Nacional de Río de Janeiro, fue casa real, más tarde una residencia imperial, y por último una de las mayores colecciones de historia natural del mundo, lo cual explica la desgracia que supone su pérdida para los ciudadanos brasileños.

COMPARTIR: