17 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El rotativo británico ‘Mirror’ informa de un “extranjero” que se encontraba en el Algarve portugués cuando se llevaron a la niña

Un nuevo sospechoso en el caso Madeleine McCann acerca a la Policía al esclarecimiento de la desaparición de la pequeña

Madeleine McCann, el caso que ha desconcertado a dos países.
Madeleine McCann, el caso que ha desconcertado a dos países.
El caso Madeleine McCann podría dar un giro en breve. El rotativo inglés Mirror ha informado en exclusiva de que la Policía británica podría estar muy cerca de descubrir quién fue el verdadero culpable de la desparición de la pequeña en 2007 en una localidad playera del Algarve portugués.

Los investigadores han incluido en su lista de sospechosos a uno más, un extranjero que estaba en el Algarve en el momento de la desaparición de la pequeña en 2007. Sobre ello, también el diario portugués Correio da Manha adelantaba que la Policía portuguesa investigará “nuevas pistas” relacionadas con el nuevo  sospechoso . Los agentes portugueses también han declarado estar más cerca que nunca de saber lo que le pasó a Madeleine, según lo publicado en el diario.

Los padres de Madeleine con una foto que recrea su posible actual aspecto.

En la investigación de este caso colaboran las autoridades británicas con  las portuguesas. De hecho,  ante estos nuevos hallazgos, los oficiales de Gran Bretaña se reunieron recientemente con la Policía Judicial en Oporto para discutir la investigación. El diario británico asegura que todo es tan secreto como siempre, cuando se trata del caso Madeleine. La Policía británica conoce al sospechoso, no así la portuguesa. Pero si avanzan, en breve podrían practicar detenciones y quizá, resolver este caso, uno de los que ha mantenido en vilo a los investigadores de ambos países, Portugal y Reino Unido.

Fue el 3 de mayo del 2007 cuando  Madeleine, a punto de cumplir cuatro años, estaba de vacaciones con sus padres y hermanos pequeños en el Algarve, Portugal. La menor dormía con sus hermanos gemelos, de dos años, y  sin la vigilancia de ningún adulto, en un apartamento vacacional de una pequeña urbanización de Praia da Luz, mientras sus padres Kate y Gerry cenaban en un restaurante cercano. Un establecimiento situado dentro del propio complejo turístic. Estaban  con su grupo de amigos, a unos 100 metros de distancia.

La pequeña desapareció mientras dormía. 

Nadie pareció ver nada esa noche. Todo fue un misterio. Pero después, muchas personas aseguraron haber visto a la niña en países como Portugal, España, Marruecos, Grecia y Turquía.

Los padres, médicos de profesión y con importantes contactos en el Gobierno británico de aquellos años, fueron declarados sospechosos por el inspector portugués jefe del caso, Gonçalo de Amaral. Por dicho motivo se marcharon a su país y semanas después, la presión se hizo insostenible para el Gobierno luso de José Sócrates debido a las presiones procedentes del Reino Unido. El inspector Amaral fue apartado de la investigación, que siguió adelante hasta hoy. Amaral publicó después un libro sobre todo el caso Madeleine. Una desaparición que ahora podría esclarecerse.

COMPARTIR: