19 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La detención en Madrid de alias Nené, peligroso matón a sueldo de la Oficina colombiana de la Cordillera, desvela el modus operandi de estos asesinos

El negocio del crimen por encargo: sicarios colombianos, magrebíes y hasta escandinavos matan por dinero en España

El negocio del crimen por encargo atrae a España a profesionales colombianos, magrebíes e incluso escandinavos.
El negocio del crimen por encargo atrae a España a profesionales colombianos, magrebíes e incluso escandinavos.
Las poderosas organizaciones internacionales extienden sus tentáculos en España a través de sucursales que gestionan el negocio del sicariato. Nené o Carbonero lideraban la peligrosa Oficina de la Cordillera colombiana que tenía su delegación española con centro neurálgico en Madrid. Además de colombianos, los sicarios magrebíes e incluso nórdicos también son contratados para llevar a cabo ajustes de cuentas y asesinatos por encargo.

Los narcos siempre han intentado establecerse en España y en Europa y asentar el negocio de la droga. Pero detrás de estas actividades mafiosas tan peligrosas suelen producirse a menudo episodios violentos por ajustes de cuentas y crímenes de encargo. Ese es el trabajo sucio que deben ejecutar los sicarios.

El sicariato en España es ejercido por colombianos, magrebíes y suecos.

La reciente detención en Leganés del peligroso sicario colombiano alias Nené puso al descubierto hasta qué punto hay sangre fría y carencia de escrúpulos en el perfil de los profesionales del crimen. Así lo revelaba su escalofriante y sangriento currículum como uno de los criminales colombianos más peligrosos de los últimos años. Jonathan Andrés Zuluaga Celemín, alias Nené o Snoopy fue detenido el 11 de marzo en la citada localidad del sur de Madrid y pesaban sobre él varias órdenes de detención ilegal.

Se trata de uno de los enviados a España por los cárteles colombianos para implantar el negocio del narco y el crimen en España. Mediante una oficina de cobros, la Oficina de la Cordillera, organización criminal sucesora de La Ballena, se convirtió en una de las agencias de cobro de deudas con más poder e influencia en el mundo al servicio de los carteles de la droga y de otros delincuentes del crimen organizado.

Además de a este cabecilla, también se detuvo a otras 30 personas pertenecientes a la organización sospechosa de llevar a sus espaldas la muerte de más de 100 personas.

nene-sicario-colombiano-

Nené fue detenido el 11 de marzo en Leganés

Otro famoso sicario colombiano también desempeñó un papel importante en la sucursal de esta organización en España. Se trata de Gersey Harrison Jiménez Pérez, más conocido en el mundillo como Carbonero, era el socio y mano derecha de Nené. Fue arrestado en Madrid en enero de 2016 y más tarde sería extraditado a Colombia. Se le acusaba entonces de doce homicidios dolosos y dos más en tentativa empleando a menores de edad para llevar a cabo los atentados. De igual modo estaban acusados de trasladar a Europa la droga llegada de Armenia, capital del departamento del Quindío (Colombia), en pleno Eje Cafetero.

Tanto Carbonero como Nené habrían ordenado asesinatos a miembros de otras organizaciones por negarse a trabajar para ellos, por querer abandonar el negocio o por pretender traicionarlos. Carbonero estaba instalado en España en el barrio madrileño de Tetuán y durante su estancia en Madrid realizaba sus operaciones junto a Nené y sus secuaces. De hecho, esta banda criminal fue la causante de la muerte de José Luis Lucas Serrano, un joven ejecutivo al que tirotearon y mataron por error cerca del número 21 de la calle de Córdoba de Madrid.

Cabe destacar a otro miembro con relevancia dentro de La Oficina. Es uno de los lugartenientes de Carbonero, Juan Diego Arévalo Ospina, alias Chiquito, quien fue el causante de la oleada de crímenes en Quindío. Arévalo también fue capturado por la Policía en 2016.

Más allá de esta organización, existen otros grupos dedicados a la droga que emplean métodos violentos en nuestro país. Ejemplo de ello es el caso del asesinato a tiros en mayo de 2017 de Francisco Javier Martínez Sáez, Niño Sáez, considerado como uno de los mayores aluniceros de España. Por sus vínculos con el narcotráfico fue tiroteado en el distrito de La Latina de Madrid, tras dos décadas delinquiendo.

Otro caso es el del hombre de 43 años asesinado en Pozuelo de Alarcón (Madrid) en marzo de 2018, acribillado por diez tiros a la puerta del colegio de su hijo. Era colombiano y pertenecía a la famosa banda de Los Miami, se trató de un ajuste cuentas. Sus asesinos lo sorprendieron en una rotonda cuando dejaba a su hijo en el British Council, un exclusivo colegio de Pozuelo de Alarcón, y lo acribillaron a balazos desde una moto.

En muchos de estos atentados los carteles colombianos utilizan a jóvenes menores de edad como gatilleros, para matar a sus objetivos. Se aprovechan de su inimputabilidad para poder cometer crímenes de sangre.

Sicarios magrebíes

Cuando se habla de sicarios se suele pensar en hombres de países latinoamericanos, pero la tendencia en los últimos años podría estar cambiando. Aunque en gran parte son colombianos, los asesinos a sueldo que llevan a cabo los ajustes de cuentas derivados del mundo de la droga, como ya contamos en elcierredigital.com en España también se contratan a asesinos provenientes del continente africano, concretamente de origen magrebí.

Así, por ejemplo, es como se fraguó el crimen de Javier Ardines, concejal de Izquierda Unida en Llanes (Asturias), aunque tal y como contó este periódico en su momento, los dos argelinos acusados de acabar con la vida del político son considerados más como matones que como sicarios, por los errores propios de unos ‘chapuzas’ que cometieron.

pedro-luis-nieva-detenido-crimen-javier-ardines-llanes

Pedro Luis Nieva, el presunto autor material del asesinato de Javier Ardines y quien contrató a los matones.

Además de las redes personales entre las organizaciones criminales, una buena parte de los sicarios se ofertan en la deep web o Internet profunda. De este modo se toman más precauciones y no tienen contacto directo con el cliente, sino que es un intermediario el mensajero.

Las tarifas que suelen cobrar estos asesinos a sueldo oscilan entre los 30.000 euros por matar a una mujer y 70.000 en el caso de los hombres.

La Dödspatrullen y la violencia en la Costa del Sol

No son ni colombianos ni magrebíes, pero igualmente dejaron un reguero de sangre en España. Dos suecos de la Dödspatrullen, la patrulla de la muerte, fueron detenidos en Barcelona por haber matado a varias personas en Málaga.

Son de origen somalí, pero tenían pasaporte sueco y cometieron su primer asesinato por encargo en nuestro país en mayo del año pasado en la localidad malagueña de San Pedro de Alcántara. Fueron los encargados de matar al Maradona de la droga, un famoso narco de la Costa del Sol que debía 400 kilos de cocaína a un cartel colombiano.

david-avila-maradona-cocaina

El Maradona fue asesinado el día de la Comunión de su hijo.

En una operación conjunta con la Policía sueca, las autoridades españolas desarticularon a esta patrulla de la muerte, banda criminal con sede en Estocolmo y dedicada a vender sus servicios a los carteles de la droga o a quien pudiera pagarles.

Del mismo modo que con El Maradona, Sofian Ahmed Baarrak, El Zocato, murió a manos de un sicario en Estepona (Málaga). Este peculiar asesino iba oculto con un pasamontañas y conducía una bicicleta en lugar de un coche. Su táctica tiene sentido, pues con este vehículo puede huir por caminos de tierra, descampados y otras zonas de difícil acceso para los coches de la Policía.

COMPARTIR: