20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El empresario vasco con vinculaciones asturianas C.R.V., que tenía alquilada la nave donde apareció el torso quemado, desapareció dos semanas antes

El cadáver descuartizado en el barrio madrileño de Usera lleva a la Policía hacia un conocido empresario de la restauración madrileña

La investigación sobre el torso que se intentó calcinar el pasado mes de agosto avanza con una importante pista, la persona que tenía alquilada la nave era un conocido empresario de la hostelería madrileña de quien no se tiene noticia desde el 30 de julio

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional de Madrid avanza en el esclarecimiento del macabro crimen cometido hace casi dos meses.  El pasado 13 de agosto se encontró los restos del torso de una mujer semicalcinado en una nave industrial de Usera. El olor a quemado sorprendió a los vecinos de los edificios cercanos que llamaron inmediatamente a los bomberos los cuales tardaron apenas unos minutos en extinguir las llamas porque se trataba de un incendio de pequeñas dimensiones. Cuando llegaron los efectivos de la Policía Nacional se dieron cuenta de que no había sido un fuego accidental, sino que habían tratado de hacer desaparecer restos humanos dentro de una maleta, en concreto el torso de una mujer.

Las tareas de identificación están resultando muy complicadas, dado el estado en el que se encontraba, y la ausencia de cabeza y extremidades. Por el momento ha sido imposible su identificación. Pero sí hay una pista importante, la persona que tenía alquilada esta nave, el empresario de la hostelería madrileña C.R.V.

Nave en propiedad del empresario desaparecido C.R.V.

El lugar donde se encontró el cadáver descuartizado es un edificio estrecho de dos plantas con apariencia de estar abandonado y de cristalera negra. Aunque varios medios informaron sobre que el dueño, de edad avanzada, la había alquilado a varios extranjeros y que no tenía buena memoria para identificarlos, todo esto es falso. El mismo propietario ha desmentido tanto que tuviera algún tipo de problema cognitivo como que hubiera alquilado a varios individuos en los últimos meses. La nave estaría alquilada al empresario de hostelería C.R.V., un restaurador vasco pero dedicado a la cocina asturiana, con 5 locales en Madrid (el más conocido en el barrio de Embajadores), que precisamente planeaba crear un macrolocal en esta nave. 

El problema para la Policía es que C.R.V. también está desaparecido, incluso se ha formulado una alerta de desaparición este pasado mes de septiembre. El último día en el que se comunicó con su familia fue el pasado 30 de julio y fuentes cercanas al empresario a las que ha tenido acceso El Cierre Digital afirman que con su socio tuvo algún tipo de contacto unos días después.

Inusitada actividad empresarial en los últimos meses

Aunque C.R.V. había comenzado su última actividad hostelera hace unos años, con una clara vocación a la apertura de locales franquiciados, sus movimientos se habían acelerado en los últimos meses. El valor de sus activos se calcula entorno a 1,5 millones de euros, distribuidos en cuatro mercantiles. En dos de ellas ejerce como administrador único desde hace pocos meses. En concreto, una en el mes de enero y otra en el mes de abril.

Una mujer asesinada y un desaparecido, casi coincidentes en el tiempo y cuya relación parece clave para desentrañar este doble misterio.

COMPARTIR: