09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Netflix estrena el próximo 9 de diciembre un documental sobre el suceso en el que se les arrebató la vida a cinco personas hace siete años

Caso Narvarte: Incógnitas y “corrupción” en la investigación del asesinato múltiple del barrio mexicano

Víctimas y edificio de Narvarte donde fueron asesinadas.
Víctimas y edificio de Narvarte donde fueron asesinadas.
El próximo 9 de diciembre Netflix estrena ‘A plena luz: El caso Narvarte’, un documental sobre uno de los crímenes que conmocionó a México. El suceso tuvo lugar el 31 de julio de 2015, cuando cinco personas fueron asesinadas en un apartamento de la calle Luz Saviñón, en el barrio de Narvarte (Ciudad de México). Siete años después, no se conoce el móvil del asesinato. Diferentes pruebas apuntan a que hubo “corrupción en la investigación” del caso Narvarte.

El 31 de julio de 2015 se producía un suceso que conmocionó a la población mexicana: cinco personas eran asesinadas a plena luz en un apartamento de la calle Luz Saviñón, en el barrio de Narvarte (Ciudad de México). Más de siete años después del suceso denominado como caso Narvarte, son muchas las incógnitas y vacíos en las investigaciones. La defensa de las víctimas continúa luchando para llegar hasta el final de un suceso del que todavía no se conoce el móvil.

El próximo 9 de diciembre Netflix contará en el documental ‘A plena luz: El caso Narvarte’ todas estas incógnitas y “pruebas de corrupción en la investigación”, según la propia sinopsis que ofrece la plataforma. La película documental está producida por Diego Enrique Osorno y dirigida por Alberto Arnaut Estrada.

“Estamos en presencia de dos crímenes. Ese día, a las dos de la tarde, en el departamento de la calle Luz Saviñón se cometió un crimen. El brutal asesinato de cinco personas. Más tarde se comenzó a cometer otro que es un crimen de Estado”, así describen el trágico suceso y la investigación del mismo en los primeros segundos del tráiler.

El crimen múltiple de Narvarte: primeras teorías

El suceso tuvo lugar hace siete años, a plena luz del día. Dentro del citado apartamento de la calle Luz Saviñón se encontraban el fotoperiodista Rubén Espinosa, la activista Nadia Vera, la modelo Mile Virginia Martín, la maquilladora Yesenia Quiroz Alfaro y la trabajadora doméstica Olivia Alejandra Negrete. Sus atacantes tardaron menos de una hora en amordazar, golpear y torturar a los presentes en la vivienda. Finalmente, los asesinaron de un disparo en la cabeza a cada uno de ellos.

La investigación inicial del suceso —a cargo del procurador Rodolfo Ríos— apuntaba a que el móvil del suceso tendría que ver con el tráfico de drogas en el que, presuntamente, estaba implicada una de las fallecidas. “Se nos dijo que ocurrió por un tema de drogas, pero eso está totalmente descartado. Lo dijeron desde el inicio para revictimizar y señalar, sin embargo, está descartado porque no hay elementos que lo prueben”, relataba, años después, la hermana del fotoperiodista Rubén Espinosa, Patty Espinosa.

Imagen del documental del caso Narvarte de Netflix.

Otra de las teorías que se barajó fue un posible robo. Concretamente, de un coche, dinero y una maleta. Esta hipótesis no encajaba, debido a que la cantidad robada era demasiado baja para un homicidio de tal magnitud.

El móvil, a día de hoy, sigue sin esclarecerse. Sin embargo, sí que fueron detenidos e imputados tres individuos. Uno de ellos, declarado el autor material, diversos medios mexicanos apuntan que, aunque participó en la organización del asesinato, no llegó a estar presente en el lugar de los hechos.

La teoría que apunta a Javier Duarte

Los medios del país sudamericano insisten en que, pese a no haber pruebas de que el móvil fuera el tráfico de drogas, la Fiscalía mexicana ha mantenido esta versión en todo momento, lo que podría haber llevado a ocultar información del caso y a evitar esclarecer qué ocurrió realmente.

Una de las hipótesis más asentadas —que la defensa de las familias afectadas busca que se investigue— tendría que ver con el gobernador de Veracruz de por aquel entonces, Javier Duarte. Tal y como apuntan los diferentes medios mexicanos, Rubén Espinosa y Nadia Vera Pérez habían huido de Veracruz tras haber denunciado públicamente que el gobierno les perseguía. La activista llegó incluso a publicar un vídeo antes de su muerte afirmando que, si le sucedía cualquier cosa, sería culpa de Javier Duarte.

Por su parte, Espinosa —fotoperiodista de la revista Proceso y la agencia de fotografía Cuartoscuro— había dedicado parte de su trabajo fotográfico a documentar los abusos del gobierno contra algunos movimientos sociales. También era común que denunciara la situación que vivían los periodistas en México. Hasta quince reporteros llegaron a ser asesinados en el país.

Javier Duarte.

“Aún hay diligencias pendientes que tienen que ver con Veracruz, pero, por alguna razón que desconocemos, siguen sin avanzar. Las autoridades de la Fiscalía de la Ciudad de México se han negado a realizar esas diligencias y hemos detectado una absoluta resistencia a investigar esta línea. No nos dicen que no la vayan a investigar, pero pasan los meses y no se logra concretar ningún acto de investigación que tenga que ver con Veracruz”, revelaba al medio Animal Político la abogada Karla Michelle Salas, a cargo de la defensa de las familias de tres de las cinco víctimas.

Las nuevas incógnitas y hallazgos

Después de siete años, este 2022, los abogados defensores de las víctimas pudieron acudir a la documentación del caso que mantenía la Fiscalía. Una que ha revelado nuevas incógnitas e información que podría haber sido ignorada en su día.

Entre los nuevos datos que arrojan nuevas dudas se encuentra la existencia de dos coches que transportaron a los asesinos hasta el lugar de los hechos, en vez de uno, como se creía. Además, se establecía que en este segundo coche viajaban otras dos personas implicadas, hasta ahora desconocidas.

Uno de ellos, tal y como indica la revisión de las pruebas, habría acudido al apartamento en el que se produjo el crimen. Esto daría sentido al ADN que se encontraba en una de las cuerdas con las que las víctimas fueron ahorcadas y que no encajaba con ninguno de los detenidos por el crimen. El otro podría haber estado, según apuntan los abogados defensores, dentro del otro vehículo implicado, con el autor intelectual del crimen, que coordinó el evento “pero no participó directamente, ni ingresó al departamento”, confesaba la abogada Salas.

A pesar de que todavía no se ha esclarecido el móvil del crimen ni se ha detenido a los otros dos presuntos implicados, los abogados defensores de las familias y asociaciones defensoras de la libertad de expresión como Artículo 19 siguen luchando por encontrar la verdad y que se haga justicia. Mientras tanto, el próximo 9 de diciembre Netflix contará en un documental de menos de dos horas las pruebas de “corrupción” durante la investigación del caso Narvarte.

COMPARTIR: