22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los seis detenidos son españoles y el valor de todo lo incautado ronda los 5 millones de euros

La Guardia Civil desarticula una red dedicada a la distribución por España de productos cárnicos en mal estado

Algunas de las carnes incautadas por la Guardia Civil
Algunas de las carnes incautadas por la Guardia Civil / Guardia Civil
La operación fue llevada a cabo entre la Benemérita y la Dirección General de Salut Pública de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública de la Generalitat Valenciana. Los integrantes de la organización cambiaban las fechas de caducidad que eran devueltos por los supermercados para revenderlos a otras empresas del grupo

Dentro del marco de la operación JAMVINA, la Guardia Civil en coordinación con la Dirección General de Salut Pública de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública de la Generalitat Valenciana, consiguió desmantelar una organización criminal que se dedicaba a la distribución de productos cárnicos en condiciones insalubres.

El pasado mes de junio la Guardia Civil consiguió la localización de una empresa clandestina dedicada a la distribución de productos en condiciones pésimas gracias a la Conselleria y varios inspectores de Sanidad.

Los inspectores veterinarios del departamento de Salud de La Ribera levantaron acta por carencias documentales, así como el incumplimiento de las medidas de salubridad e higiene. Tras conocer los hechos por los agentes del Equipo de Policía Judicial de la localidad valenciana de Carlet y miembros del SEPRONA de la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia, se procedió de forma conjunta con la Conselleria de Sanitat de la Generalitat Valenciana al inicio de la operación.

La operación culminó con la detención de seis personas e investigación de otras ocho, todas ellas de nacionalidad española con edades que estaban comprendidas entre 25 y 60 años. A estos sujetos se les imputan delitos contra la salud pública, organización criminal y blanqueo de capitales.

Modus operandi de la red

Los miembros de esta red, a la cual pertenecían varias empresas que formaban parte del entramado, su propósito final era introducir en el mercado alimentos en malas condiciones y en diversos formatos. Para realizar tal acto no dudaban en utilizar marcas comerciales de otras empresas con el objetivo final de dar salida a estos productos.

Productos cárnicos requisados por la Guardia Civil | Guardia Civil

Los presuntos autores de esta trama perseguían reducir costes y maximizar beneficios. Por una parte, evitaban el desembolso a la hora de destruir los productos caducados o en malas condiciones.

Además, lograban nuevos ingresos con la manipulación de las fechas de caducidad de las piezas enteras o bien loncheando los productos e introduciéndolos otra vez en el mercado a un precio muy competitivos.

Registros realizados

Los agentes realizaron tres registros y una treintena de inspecciones en empresas de Alzira y Algemesi (Valencia) y de Alcobendas (Madrid). La Guardia Civil incautó más de 1.000 toneladas de productos cárnicos en mal estado.

El valor estimado de todo lo incautado podría rondar los 5 millones de euros. Las diligencias pasaron a disposición del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Alzira.

COMPARTIR: