09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El 'monarca de la Bisbal' falleció en un bar donde esta con amigo y tras pedir una copa de vino se cayó al suelo de forma sorpresiva

Fallece de forma súbita Albert Solà, el presunto hijo extramatrimonial de Juan Carlos I

Albert Solà.
Albert Solà. / El presunto hijo de Juan Carlos I ha muerto de forma súbita.
Ha fallecido a los 66 años y forma súbita Albert Solà, el hombre dedicado a la hostelería que se hizo célebre por reclamar la paternidad de Juan Carlos I. El conocido como 'monarca de la Bisbal' falleció en un bar donde esta con amigo y tras pedir una copa de vino se cayó al suelo de forma sorpresiva.

Albert Solà, el hombre que ha defendido durante años ser hijo del Rey Emérito ha fallecido este sábado en un bar de La Bisbal, la localidad en la que vivía. Según avanzó Radio Capital, Solà habría salido en torno a las ocho de la tarde de un restaurante de la localidad en el que trabajaba. De allí, fue a su casa para cambiarse para después quedar con un grupo de amigos y compañeros de trabajo en un bar conocido. Fue allí que pidió una copa de vino y, tal y como ha relatado una trabajadora del establecimiento, "llegó a la mesa, pero no pudo sentarse". El monarca de La Bisbal habría caído al suelo e inmediatamente después los trabajadores del local habrían avisado a la policía local ya los servicios de emergencia, que no pudieron hacer nada por salvarle la vida. Se calcula que su fallecimiento fue sobre las 10:00 de la noche. 

En libro El monarca de la Bisbal, Solà narraba su vida y cómo había descubierto que su pareal biológico era, presuntamente, Juan Carlos I. Primero, vivió con una familia de dinero en Ibiza, después se marchó con el Salvador Solà y Antonia Jiménez, el hogar que le daría el apellido, y posteriormente enfiló el camino hacia México, donde aseguraba que empezó a investigar a los suyos orígenes.

Solà defendió siempre que en su expediente de adopción aparecían las palabras “chupete verde”, algo que significaba que el bebé tenía sangre real. Ya que VERDE (Viva el Rey de España) era el acrónimo que usaban los monarquicos juanistas durante el franquismo.

Tras hacer pública su lucha se unió a la belga Ingrid Sartiu que también afiramba ser hija de Juan Carlos I. Ambos decidieron interponer una demanda de paternidad en el Tribunal Supremo (TS), que pese a ir acompañada de una prueba de ADN con una "fiabilidad superior" al 99,9%" -según el escrito presentado ante la justicia-, fue rechazada por la inviolabilidad de Juan Carlos de Borbón. El Tribunal Constitucional (TC) tampoco admitió su recurso de amparo y consideró que no existía "la violación de un derecho fundamental". El monarca de La Bisbal lamentó que los magistrados no fueran capaces de ver "un tema tan sencillo". Sin embargo, la relación entre los presuntos hermanos acabó rompiéndose sin explicació, aunque hay quien aseguró que el uso mediático de su relación está en el verdadero motivo de lo que sucedió. 

Albert Solà concedió varias entrevistas a El Cierre Digital y en nuestro periódico se publicaron las pruebas de ADN que el CNI tomó la decisión de realizar para comprobar la fiabilidad o no del relato de Solà. La información publicada por este medio incluso llegó al ámbito político al querer llevar este asunto un grupo político al Parlamento, aunque finalmente se rechazó en la Cámara Baja que se cuestionara al Gobierno sobre la información publicada por Elcierredigital.com sobre esta presunta paternidad extramatrimonial por parte del Rey Emérito. 

COMPARTIR: