21 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La victima compartía piso con el detenido y la novia de éste, Celia, de 31 años, y conocida por su activismo de ultraderecha

Giro en el crimen de Miriam Vallejo en Meco: la Guardia Civil ha detenido el novio de su compañera de piso

Miriam Vallejo
Miriam Vallejo
La Guardia Civil ha detenido en la localidad de Azuqueca de Henares, en la provincia de Guadalajara, a una persona relacionada con el crimen de una joven de 25 años hallada a principios de año en el municipio madrileño de Meco con una decena de puñaladas, según han indicado fuentes del Instituto Armado.

El arresto, según las mismas fuentes, se produjo ayer y las actuaciones se han declarado secretas. Ahora, la investigación tratará de determinar el papel de esta persona en el homicidio de la joven.

Fuentes cercanas a la investigación aseguran además que el detenido ha sido el novio de la joven. Las fuentes consultadas de la Guardia Civil no han confirmado ese extremo y apuntan únicamente a que la persona arrestada está relacionada con el presunto homicidio. 

A principios de año se localizó el cadáver de la joven, vecina de la localidad de Villanueva de la Torre, en el municipio de Meco y desde la Policía Judicial de la Benemérita se abrió una investigación. 

Fuentes de la Guardia Civil apuntaron entonces que la joven, de nacionalidad española, no está relacionada con denuncias de violencia de género ni tampoco figuraba como desaparecida.

Un crimen con varias incógnitas

Desde que el pasado mes de enero dos jóvenes viandantes hallaran en un camino de tierra el cuerpo de Miriam Vallejo con heridas provocadas por recibir hasta 24 puñaladas, la investigación se está encontrando con algunos obstáculos que impiden identificar al autor del asesinato.

Mimi junto a su compañera Celia.

Muchos creen que Mimi fue asesinada por error. Esta nueva línea de investigación apunta a que el asesino de la joven de 25 años que falleció en el término municipal de Meco (Alcalá de Henares) podría haberse equivocado de víctima y en realidad el objetivo era su compañera de piso, Celia Rosillo.

Los indicios que dan credibilidad a esta hipótesis es que Mimi iba muy abrigada, portando bufanda y gorro, y el atacante la hubiera confundido al no reconocer su rostro con facilidad. De hecho, la complexión entre la víctima y su amiga y compañera de casa es parecida. Por su parte, los investigadores ya han descartado como autores tanto a Celia como a su novio, quien también vivía con ellas. Este se encontraba jugando a la PlayStation cuando Miriam fue asesinada y tenía el chat abierto, lo que confirma que estuvo conectado y por lo tanto corrobora su versión

Sin embargo, otras fuentes aseguran que el hecho de que el asesino se ensañara con Mimi, asestándola 24 puñaladas entre espalda y cráneo, incluso dejando un trozo del cuchillo dentro del ella, es motivo suficiente para creer que tenía el objetivo bastante claro y había medido bien como perpetrar el crimen.

Esto puede verse reforzado por otra razón, los perros a los que Miriam estaba paseando en el momento en el que fue asesinada. Cuando Mimi fue atacada, ninguno de los tres perros atacó al asaltante ni defendió a la víctima, hecho que puede suponer que el asesino conociera a la asesinada y pudiera planear el crimen.

Mimi salió de su casa, un chalé de Villanueva de la Torre junto al campo a las 20:40 y a las 20:50 dos jóvenes, un chico de 20 años junto a una menor de 17, encontraron su cuerpo en un camino de tierra que separa Meco (Madrid) de Villanueva de la Torre (Guadalajara).

Poco antes de sacar a los perros a pasear, estuvo hablando por teléfono con un amigo durante unos minutos, una conversación normal. Cuando colgó, les puso unos collares reflectantes a los perros para poder verlos en la oscuridad de la noche y se marchó con ellos.

Miriam y sus compañeros de piso

Celia, su novio y Miriam vivían desde octubre del año pasado en el chalé de Villanueva de la Torre. Allí convivían con sus perros, dos de Mimi, uno de Celia y otro de un tercer amigo al que cuidaban entre las dos. La pasión por los animales es algo que compartían las dos amigas, algo que queda patente en sus redes sociales donde muchas de sus publicaciones están relacionadas con perros. “Creando un mini zoo, enamorada de mis bichitos”, tiene como lema Celia, quien es también profesora de equitación y su familia regenta el Club Alcarreño de Equitación en el municipio de Marchamalo (Guadalajara).

Miriam era amante de los animales.

En esta vivienda llevaban una vida tranquila hasta que la tragedia les llegó por sorpresa. Por este motivo o por el hecho de que Celia podría ser el objetivo, ella y su novio se marcharon de la casa en abril, según informó El Español.

A Miriam se le conoce como una persona solidaria. Estuvo durante ocho años como voluntaria en Protección Civil en el municipio de Villalbilla, aunque estaba empadronada en la localidad de Alovera, donde viven sus padres, a unos diez kilómetros de su lugar de residencia.

Por su parte, Celia, de 31 años y natural de Alcalá de Henares, es licenciada en Química por la Universidad de Alcalá y trabaja en el laboratorio de una empresa. Además de su pasión por los animales, también se muestra activa en temas políticos apoyando la ultraderecha, con publicaciones favorables a partidos como España 2000 o grupos como Hogar Social Madrid.

COMPARTIR: