28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El presidente de la Comunidad Saharahui en Las Palmas explica a Elcierredigital.com que el joven "había recibido amenazas de alguien de su entorno"

La familia del exmena muerto tras denunciar corrupción en un centro de Gran Canaria: "Han asesinado a mi hijo"

Exclusiva Barrag junto a Andala Deidhy, presidente de la Comunidad Saharahui en Las Palmas.
Barrag junto a Andala Deidhy, presidente de la Comunidad Saharahui en Las Palmas.
El Cierre Digital accede en exclusiva a las primeras reacciones de la familia de Barrag. E, el menor extranjero no acompañado cuyo cadáver apareció en la Playa de Las Canteras en noviembre de 2021. Según explica el presidente de la Comunidad Saharahui en Las Palmas de Gran Canaria, "la familia cree que el chico fue asesinado por alguien conocido de su entorno, pues había recibido amenazas". La Policía Nacional descarta la muerte violenta aunque espera los resultados de las pruebas toxicológicas

La familia del menor extranjero no acompañado Barrag. E, cuyo cadáver fue encontrado en la Playa de Las Canteras de Las Palmas de Gran Canaria el 13 de noviembre de 2021, sospecha que "fue asesinado por alguien conocido de su entorno". Según ha podido saber elcierredigital.com a través de las declaraciones en exclusiva del presidente de la Comunidad Saharahui en Las Palmas, Andala Deidhy, "Barrag había contado que recibió amenazas por parte de algunos marroquíes antes de morir".

"‘Han matado a mi hijo’, es el pensamiento de la madre de Barrag que trasladan sus familiares y allegados desde Dakhla, en Marruecos", relata Deidhy. Barrag, de origen saharaui, había llegado en patera a Canarias en 2020 donde se encontraba en una situación irregular. Vivía en la calle, abandonado por las instituciones españolas y a la espera de regresar a su hogar en Dakhla –tras solicitar el regreso voluntario– mientras se tramitaba su pasaporte en el Consulado de Marruecos en Las Palmas.

Este joven fallecido se había convertido en un ‘icono social’ al haber denunciado ante la Fiscalía la presunta corrupción del centro de menores que lo acogió, tal como relatan fuentes cercanas consultadas por elcierredigital.com. Tras la denuncia por "malos tratos  y venta de drogas en un centro de menas", Barrag había asegurado que "tenía miedo a sufrir represalias" por destapar estas irregularidades.

Por su parte, el representante saharaui en Gran Canaria, Deidhy, explica que "la familia se encuentra consternada por la trágica muerte del joven y mantienen abierta la tesis de que el fallecimiento pudo suceder bajo extrañas circunstancias, en base a las amenazas y presiones que Barrag sufría desde hacía tiempo". "Esta muerte nos produce escalofríos, es una gran tristeza para todos. Barrag era un buen chico que quería salir adelante", subraya Deidhy.

Intentaron proteger a Barrag

Este allegado a la familia –que desde esta Plataforma se encarga de conocer el estado social de los saharauis que emigran a Canarias– confirma que "Barrag había recibido presiones por parte de algunos monitores marroquíes cuando se encontraba alojado en el centro de menas de Puerto Bello, al sur de Gran Canaria". Motivación por la que Deidhy, a petición de los familiares de joven, tuvo que intervenir meses atrás para protegerlo a él y a otro menor, por lo que acudió a este alojamiento –tutelado por el Gobierno de Canarias pero gestionado por la Fundación Respuesta Social Siglo XXI– y mantuvo una entrevista presencial con el exdirector de este recurso alojativo, Fernando Pérez Romero.

Fernando Pérez Romero, exdirector del centro de Menas de Puerto Bello.

Deidhy señala que advirtió al responsable de esta fundación, Pérez Romero, sobre "la grave situación de amenazas, presiones  y aislamiento que vivían Barrag y otro menor –ambos parientes de la misma familia saharahui– por parte de algunos marroquíes en el centro de Puerto Bello". Ante sus palabras, el exdirector respondió que "tomaría medidas".

Tras el encuentro, el otro menor familiar de Barrag "sufrió la sustracción de su dispositivo móvil en el centro de menas, robo que el exdirector de Puerto Bello solucionó aportando un nuevo teléfono móvil al adolescente afectado. Le dio un teléfono que no era el suyo, sin más complicaciones, para atajar el problema", indica Deidhy, quien alega: "La preocupación permanente por parte de las familias de estos menores les llevó a decidir el fin de su permanencia en España y el regreso de sus hijos a Marruecos". Finalmente, Barrag perdió la vida y el otro menor pudo establecer su vida en España.

Deidhy especifica que "Barrag, según su relato, también había sufrido presiones, amenazas y agresiones por parte de grupos de marroquíes cuando vivía en la calle, en las zonas céntricas de Las Palmas de Gran Canaria, en el área del Parque de Santa Catalina y San Telmo".

Fuentes consultadas del centro de Puerto Bello –alojamiento investigado por la Fiscalía– afirman a ElCierreDigital.com que "existían conflictos entre marroquíes y saharauis en el centro". Además, sostienen que "uno de los monitores marroquíes fue expulsado por presunta venta de drogas a los menores". Según indican estas fuentes, "era un trabajador del centro que había mostrado una conducta conflictiva hacia Barrag, alguien al que el propio Barrag había apuntado en sus denuncias y protestas durante su acogida en Puerto Bello, y posteriormente ante la Fiscalía".

Barrag murió siendo menor de edad

El cuerpo del joven Barrag apareció sin vida el 13 de noviembre de 2021 en la Playa de Las Canteras. Entonces "aún era menor de edad, aunque algunas ONG habían rechazado su amparo, alegando una supuesta mayoría de edad", confirman a elcierredigital.com fuentes familiares y allegados cercanos al adolescente.

A través de su partida de nacimiento, extraída del Libro de Familia, documento emitido por las autoridades marroquíes el 21 de junio de 2004 al que ha accedido en exclusiva ElCierreDigital.com, se ha podido verificar que Barrag E. nació el 21 de enero de 2004 en Ausred. Por lo tanto, en el momento de su muerte tenía 17 años de edad, tal como había defendido su familia ante este fatal suceso.

Partida de nacimiento de Barrag.

"Barrag siempre había manifestado su condición de menor ante los responsables de la Fundación Respuesta Social Siglo XXI, pero no le hacían caso", lamentan exmonitores de este recurso alojativo a elcierredigital.com. Y añaden: "Se ceñían a una prueba ósea para precisar o verificar la mayoría de edad en los adolescentes, sin más contraste de documentación".

A la espera del examen toxicológico

La Brigada de Homicidios de la Comisaría de Policía Nacional en Las Palmas de Gran Canaria, encargada de la investigación del fallecimiento de Barrag E., abrió una investigación e interrogó a varias personas tras la aparición de su cadáver.  El gabinete de prensa de la Policía, consultado por este medio, ha confirmado de manera oficial que basándose en el resultado de la autopsia "la muerte de Barrag no presenta signos de violencia externa, sino que podría achacarse a una muerte natural".

No obstante, la Brigada de Homicidios se encuentra a la espera del resultado forense del examen toxicológico practicado, un análisis que podría tardar meses y que determinaría los próximos cauces a seguir en esta investigación, según aclaran estas fuentes policiales.

El Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria, en relación al caso de Barrag, ha archivado el procedimiento en base a que "esta persona falleció por causas naturales", según confirma el gabinete de prensa de tribunales en Canarias, consultado por Elcierredigital.com.

COMPARTIR: