25 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El edificio fue construido en 1991 y gracias a su estructura de hormigón ha aguantado sin caerse, aunque está prevista una demolición controlada hoy

Vídeos y fotos: Una explosión de gas vuela cuatro plantas de un edificio de la Iglesia en la calle Toledo de Madrid

El edificio.
El edificio.
La explosión ha sobrecogido a los vecinos del centro de Madrid. El número 98 de la calle Toledo ha desaparecido prácticamente tras una fuerte explosión en un edificio que es propiedad del arzobispado. Según fuentes municipales, hay al menos tres fallecidos, un hombre de 85 años y otros dos hombres jóvenes. La causa ha sido un escape de gas. Para hoy está previsto que los bomberos procedan a una demolición controlada.

Una fuerte explosión se ha registrado poco antes de las 15:00 en el centro de Madrid. Un edificio a la altura del número 98 de la calle Toledo ha quedado muy dañado tras la deflagración, cuyo origen de momento se desconoce, pero todo apunta a un embolsamiento de gas, cuyo origen todavía se desconoce.

El edificio siniestrado a la iquierda.

El inmueble, ubicado junto a una residencia de ancianos y el colegio La Salle La Paloma, ha quedado muy dañado, perdiendo completamente la cubierta y los tabiques de cinco de sus siete plantas. No se conoce el número de víctimas todavía, aunque todavía puede haber víctimas en el interior. Según Delegación de Gobierno en Madrid ya hay tres fallecidos y seis heridos, uno de ellos muy grave, se trata de Rubén Pérez, un sacerdote, que entró rápidamente en quirófano. Entre los fallecidos, dos viandantes y un joven electricista de 35 años, David Santos Muñoz, que estaba echando una mano en la parroquia.

Lo que se sabe de momento es que entre los heridos hay dos policías que fueron los primeros en entrar en el edificio e intentaron rescatar a algunas víctimas, también hay un hombre de 26 años con pronóstico moderado-grave con fractura tobillo y trauma lumbar trasladado al hospital de La Paz y otro varón de 53 años con pronóstico leve trasladado al hospital Ramón y Cajal. Los abuelos de la Residencia ilesos y trasladados ya por Samur Social a otra residencia próxima y otros a un hotel. Todos los niños del colegio ilesos. El electricista fallecido que ayudaba en las tareas de la caldera es un joven de 35 años, casado y con cuatro hijos pequeños.

Por parte de Policía Nacional se han desplegado más de 120 agentes especializados de Policía Nacional: UIP, UPR, TEDAX, Subsuelo, SMA, Policía Científica, Seguridad Ciudadana, Información y Guías Caninos. Continúan trabajando en el aseguramiento del lugar. El cardenal Carlos Osoro Sierra también se acercó hasta la zona para interesarse por las víctimas.

 

El vicario general ha dicho en Telemadrid que en la quinta y sexta planta vivían sacerdotes y que falta por encontrar una persona laica, además de dos sacerdotes que están siendo atendidos. El laico podría ser David, un operario que estaría trabajando en la reparación de una caldera de gas.

La enorme explosión ha destruido varias plantas de la residencia de la parroquia Virgen de la Paloma en el número 98 de la calle de Toledo, en el distrito de Latina. El lugar funcionaba como una residencia parroquial y centro de acogida de Cáritas.

Tuit de una vecina.

Hay numerosos destrozos y vehículos afectados y se está evacuando a los ancianos por parte de la Policía Municipal y Nacional, que han acordonado la zona. Los ancianos y estudiantes han sido trasladados, todos fuera de peligro.

Un testigo que estaba caminando por la zona ha explicado al diario ABC que "ha temblado todo como una bomba" y que "se ha caído gran parte de la fachada". Los restaurantes y bares de la zona han echado a sus clientes a la calle y han abierto sus puertas para acoger a los ancianos y resguardarlos al menos del frío.

José Luis Martínez-Almeida, el alcalde de la capital, agradeció a los servicios de emergencias el enorme trabajo desplegado y el "orgullo que sentimos los madrileños por ellos. No están siendo tiempos fáciles, estamos viviendo dramas constantes, pero vamos a superar los momentos más duros y dejar atrás las pesadillas que estamos viviendo".

COMPARTIR: