16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La señal GPS de Jorge Ignacio P. y el Volkswagen Passat de color azul oscuro coinciden con la versión aportada por la mujer

Buscan el cuerpo de Marta Calvo en un pozo: Una testigo sitúa en este punto al sospechoso cuatro días después de su desaparición

Marta Calvo.
Marta Calvo.
La Guardia Civil ponía en marcha a primera hora de esta mañana un dispositivo para rastrear un pozo de 60 metros de profundidad a la entrada de Senyera, ante la posibilidad de que en su interior pudiesen encontrarse los restos de Marta Calvo, la joven desaparecida el 7 de noviembre de 2019 en Manuel, Alicante. Una testigo sitúa en las inmediaciones de este punto a un hombre sospechoso cuatro días después de que se perdiera el rastro de la joven.

Una treintena de agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) y varios grupos de la Comandancia de Valencia reactivaban el pasado 8 de septiembre las labores de rastreo del cadáver de Marta Calvo, la joven desaparecida el 7 de noviembre de 2019 en Manuel, Valencia. 

A primera hora de este miércoles, la Guardia Civil ponía en marcha un dispositivo para rastrear un pozo de 60 metros de profundidad a la entrada de Senyera, ante la posibilidad de que en su interior pudiesen encontrarse los restos de Marta. 

En la zona, en uno de los carriles de circulación de la CV-562 -una vía local que apenas tiene arcén- una testigo asegura que vio a un hombre sospechoso junto a un coche parado de características parecidas al Volkswagen Passat de color azul oscuro de Jorge Ignacio, con el maletero abierto, pocos días después de que se produjera la desaparición de la joven. 

Una versión que corroboran los resultados de los posicionamientos de los móviles del sospechoso, que lo sitúan el día y la hora señaladas por la mujer en este punto de Senyera. 

El cuerpo, clave para la investigación

El hallazgo del cadáver de la joven será clave para determinar si su muerte se produjo de manera violenta o de forma accidental y, por lo tanto, será decisivo para de cara a la pena del acusado, Jorge Ignacio P.

Marta Calvo. 

Jorge Ignacio se entregó el 4 de noviembre, a las tres de la madrugada, en el cuartel de Carcaixente, donde aseguró a los investigadores que había conocido a Marta en una web de contactos, y que la joven habría muerto accidentalmente el día 7 de noviembre tras consumir cocaína, en lo que denominó "una fiesta blanca".

La desaparición de Marta 

Marta Calvo Burón, valenciana de 25 años, desapareció el 7 de noviembre de 2019. Ese mismo día, a las 5.55 horas, su rastro se desvanecía en la localidad valenciana de Manuel, cuando le mandó un WhatsApp a su madre, Marisol, desde el número 9 de la calle de San Juan Bautista.

Esta, preocupada porque su hija no aparecía, se presentó en el lugar de su última ubicación, y habló con el autor confeso del crimen, que negó conocer a la joven. El día 9 de noviembre, a las 21.15 horas, Marisol interpuso una denuncia en la Comisaría de Policía, que derivó el caso a la Guardia Civil, de quien era competencia, al encontrarse la desaparecida en un medio rural. 

Comenzó entonces una intensa búsqueda que perdura hasta hoy, como confirma la familia, que agradece que la Benémerita no haya dejado de buscar a Marta  desde su desaparición en noviembre de 2019. 

COMPARTIR: