19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una nueva denunciante declara que el colombiano de 38 años le introdujo cocaína en los genitales sin su consentimiento

Un único juzgado investigará a Jorge Palma por las muertes de Arliene Ramos, Lady Marcela Vargas y Marta Calvo

Jorge Ignacio Palma, detenido por la muerte de Marta Calvo.
Jorge Ignacio Palma, detenido por la muerte de Marta Calvo.
El juzgado número 20 de Valencia investigará la muerte de tres mujeres relacionadas con Jorge Ignacio Palma, en la cárcel por la desaparición de Marta Calvo en noviembre de 2019, después de que la Audiencia Provincial de Valencia haya decidido aunar todas las causas pendientes por la muerte de estas jóvenes tras mantener relaciones sexuales con Palma y haber fallecido en similares circunstancias tras consumir cocaína.

Los diversos frentes judiciales y de la investigación para armar la acusación contra Jorge Ignacio Palma, ciudadano colombiano que confesó haber descuartizado el cadáver de Marta Calvo, desaparecida el 7 de noviembre de 2019 tras mantener un encuentro sexual con Palma podría enfrentarse en total a tres asesinatos y una nueva denuncia por la introducción forzosa de cocaína en los genitales, ya que el Juzgado de Instrucción número 20 de Valencia ha acumulado todas las causas abiertas contra él.

La decisión ha sido ratificada este jueves por la Audiencia Provincial de Valencia, que entiende que existen analogías en el modus operandi y por existir una relación temporal y espacial entre las muertes de las tres mujeres y esta nueva denuncia.

Esta nueva denuncia formal contra Palma, ahora en prisión provisional en Picassent, ha sido presentada por una mujer que ha denunciado que el hombre de 38 años le introdujo sin su consentimiento grandes dosis de cocaína en los genitales durante un encuentro sexual, la misma práctica que sufrieron otras víctimas del detenido que estuvo preso en Italia por narcotráfico.

Las otras tres causas abiertas son por la muerte de la brasileña Arliene Ramos el 25 de marzo de 2019 en una vivienda de Valencia; la muerte de la colombiana Lady Marcela Vargas el 15 de junio de 2019; y la desaparición y muerte de Marta Calvo, en la localidad valenciana de Manuel, unos hechos investigados hasta ahora por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Alzira y que ahora recogerá por completo este nuevo juzgado de Valencia.

Además, hay al menos otras seis mujeres ya han acudido ante la Guardia Civil haber sido víctimas de las mismas prácticas sexuales con cocaína de gran pureza y en grandes cantidades. En el caso de Arliene Ramos la autopsia ya determinó que había cocaína de gran pureza en su vagina y Palma fue grabado por una cámara de seguridad abandonando a toda prisa el lugar, pero se salvó de ser detenido porque la autopsia dictó que la prostituta había muerto por un ataque epiléptico y no se relacionaron ambos hechos ni la relación causa-efecto.

El consumo de drogas en el ámbito íntimo no implica un delito de tráfico de drogas y por tanto no está penalizado. La Policía también relaciona ahora la muerte en junio de otra prostituta colombiana en Valencia, Lady Marcela Vargas, de manera similar, tras practicar sexo y consumir droga. Sin embargo, no se ha podido establecer de momento que el último cliente de la mujer fuese Jorge Ignacio Palma.

Quizás Marta Calvo sea la última víctima de Jorge Palma.

A partir de estos hechos, tanto Policía como Guardia CIvil investiga si este modus operandi de Palma  tiene similitud con casos ocurridos en otros lugares y en otras “comunidades autónomas” ante las denuncias de varias mujeres, tal y como ya informó elcierredigital.com.

Según la versión de Jorge Palma, Marta Calvo, Marta falleció después de celebrar la fiesta de su 38 cumpleaños. Según el colombiano, él se durmió y cuando se despertó la encontró muerta. Entró en pánico y —consciente de sus antecedentes— decidió descuartizar el cuerpo para hacerlo desaparecer en diversos contenedores de Manuel, Silla y L’Olleria. Desde entonces se ha buscado en el vertedero donde se arrojan esos restos pero sin éxito desde hace 10 meses.

En todos los casos el modus operandi es similar. Palma habría contratado sus servicios como prostitutas, les habría suministrado grandes cantidades de cocaína de gran pureza, y, además de consumirla nasalmente, se la habría introducido, al menos en algunos de los casos, por la vagina y el recto, presentando esta última vía un riesgo especialmente alto de provocar una sobredosis. El juez que investigó la muerte de la mujer brasileña el pasado mes de abril decidió reabrir el caso.

Otra de las denunciantes que lograron sobrevivir ha explicado que se quedó dormida después de Palma le diera una bebida alcohólica y al despertar encontró restos de cocaína en sus genitales, según recogió el diario Levante-EMV.  La policía investiga un total de seis fallecimientos en toda España con un método similar.

COMPARTIR: