20 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Nicolae Stan ha estado dos años en prisión acusado de este crimen del que ha sido absuelto por el tribunal popular

Los jurados populares deciden en los casos mediáticos: Absuelto el acusado del asesinato de Eurovillas al que se le pedían 20 años de cárcel

Luis Lozano, el constructor asesinado.
Luis Lozano, el constructor asesinado.
Un jurado popular declaró esta semana inocente a Nicolae Stan de 39 años, del cargo de asesinato del constructor Luis Lozano, en mayo de 2016. Este obrero rumano, detenido cuando tenía 37 años, era el único imputado por el conocido como Crimen de Eurovillas, una urbanización en una localidad madrileña, donde fue asaltado y asesinado. El problema es que si Nicolae no es el culpable, ¿quién mató al constructor? El jurado popular decidió en este aso.

Luis Lozano era un constructor de 61 años que vivía solo en un chalé en la urbanización Eurovillas de la localidad madrileña de Villar del Olmo. Cuando la crisis llegó al sector de la construcción Lozano comenzó a acumular deudas. Aquello acabó también en crisis sentimental y acarreó la separación de su mujer. Entonces Lozano comenzó a salir de noche y a frecuentar diversas compañías. El 17 de mayo de 2016 lo encontraron asesinado en su casa.

La entrada a la urbanización Eurovillas.

Tras un año de investigación la Guardia Civil detuvo a Nicolae Stan, un obrero rumano de 37 años, vecino del constructor. Fue el único imputado. Las pruebas contra él eran el posicionamiento de su teléfono móvil, cerca de la víctima, el ADN encontrado en una cinta americana dentro de casa del constructor y las imágenes de un coche que supuestamente seguía a Lozano el día del crimen.

En compañía de otras personas

Según la acusación fiscal, aquel día, a las 23.20 horas Nicolae Stan, "en compañía de otras personas no identificadas y puestas en común acuerdo", circulaba a bordo de una Citroën Berlingo cerca del bar Boletus, situado en el centro comercial Eurovillas de Villar del Olmo. Allí, al parecer, se encontraba Luis Lozano, de 61 años, que había estado tomando copas por la tarde.

Según la Fiscalía, comenzaron a seguirle cuando "se dirigía a su domicilio, situado en la avenida (...) de la localidad". Sin embargo, a renglón seguido, el fiscal sostiene que "antes de que entrara el propio Luis en su casa, Nicolae, junto con terceros desconocidos, accedieron previamente, violentando la puerta".  Asimismo, el Ministerio Fiscal sostenía en su acusación que, cuando el empresario accedió a su casa, justo en la entrada, el acusado se abalanzó sobre él, "propinándole distintos golpes y puñetazos en la espalda, brazo y cabeza, que provocaron que cayera al piso en estado de semiinconsciencia".

Después, según la acusación, Nicolae Stan, "le presionó fuertemente el cuello con una mano para estrangularle, al tiempo que le tapaba las vías respiratorias (nariz y boca) con la otra", provocándole la muerte a las 23.45 horas según desveló la posterior autopsia.

Después, el asesino o asesinos arrastraron el cuerpo de Lozano dentro de la vivienda. Cuando lo encontraron pensaron que se había caido por las escaleras y que la sangre que lo rodeaba era fruto del golpe contra el suelo.

No faltaba nada en la casa

Los investigadores descartaron el movil del robo, porque comprobaron que la casa no estaba revuelta ni faltaba nada de valor. Luis Lozano había quedado esa mañana con dos personas para recoger material e instalar un aparato de aire acondicionado en un local, pero como tardaba fueron a buscarlo, se acercaron al chalé y como no contestaba al timbre se asomaron a la parcela y vieron el coche aparcado allí y un charco de sangre, así que decidieron llamar a la Policía. Cuando llegó su ex mujer con las llaves, encontraron el cuerpo sin vida.

Los investigadores barajaron varias hipótesis que quizás ahora tengan que retomar. Se investigó a una mujer de origen rumano llamada Diana, con la que Lozano podría haber mantenido una relación sentimental. El marido de esta mujer, también rumano,  se habría enterado de estas infidelidades y sopesaron la posibilidad del movil pasional.

También se investigó un posible ajuste de cuentas por deudas que el empresario tenía con trabajadores suyos. Con uno de ellos, llamado Raúl y también de origen rumano, le habían visto discutir el día antes del crimen en el centro comercial Eurovillas. Durante un tiempo la Guardia Civil intervino el móvil de este hombre, pero no lograron obtener pruebas contra él ni vincularlo al asesinato.

La Guardia Civil recogiendo muestras en Eurovillas.

La Guardia Civil llegó hasta Nicolae tras escuchar esos pinchazos telefónios y por un resto de ADN que los asaltantes habrían usado para tapar las cámaras de seguridad fuera del chalé, sin saber que esas cámaras estaban inutilizadas porque el empresario no pagaba desde hace tiempo ese servicio. 

Lo curioso de las cintas es que esos restos biológicos están mezclados con los del propio constructor asesinado en la cinta y en otras herramientas halladas en la casa. COn todos esos indicios detuvieron a Nicolae Stan, que ingresó en prisión el 7 de abril de 2017, aunque dos días después fue puesto en libertad por una jueza sustituta. Cuando la jueza titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Arganda del Rey volvió ordenó su ingreso de nuevo en prisión, el 17 de enero de 2018.

Con todos esos datos la Audiencia Provincial de Madrid comenzó el juicio con jurado popular el pasado 9 de septiembre contra Nicolae acusado de asesinato el 9 de septiembre. La Fiscalía y acusación particular pedían 20 años de cárcel y una indemnización de 80.000 euros para la exmujer e hija de la víctima.

Pero Manuel Alonso Ferrezuelo, su abogado defensor, logró desmontar las pruebas y convencer al jurado de que esos restos se habían depositado en la cinta americana y en los cables encontrados en la vivienda por transferencia secundaria. Ese material estaba en otra zona de la casa, muy alejado del cuerpo. Es decir, que Nicolae trabajaba para un amigo que tenía el fallecido y podían haber usado ambos ese material. Además, Nicolae Stan no tenía un móvil para cometer el crimen, ni se pudo probar que fuese en el interior de ese coche que supuestamente seguía al empresario, aunque era normal que hiciesen un recorrido similar, puesto que Nicolae Stan y Luis Lozano vivían cerca.

El abogado de la defensa, Manuel Alonso Ferrezuelo.

Además, quedó sin explicación pausible el hecho de que los asaltantes entraran en la vivienda justo antes de que el asesinado lo hiciese, algo inexplicable ya que si estaba siendo sometido a vigilancia podían haberlo hecho cuando no estuviese. El sumario también demostró que la puerta no estaba dañada o forzada. 

El jueves el jurado popular declaró inocente por unanimidad a Nicolae Stan, que abandonó la prisión a última hora de la noche de aquel mismo día. Ahora surgen dos nuevas cuestiones, Nicolae puede pedir una indemnización al Estado por los casi dos años transcurridos en la cárcel, aunque hasta que la sentencia no sea firme no podrá hacerlo. La Fiscalía ya ha anunciado su intención de recurrirla y por tanto tendrá que esperar.

Pero la incógnita más importante que queda por despejar es que si Nicolae es inocente, ¿quién mató al constructor Luis Lozano? Los investigadores de Homicidios de la Guardia Civil tienen ante ellos un nuevo reto que acaba de comenzar.

 

COMPARTIR: