15 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El detenido confesó en dos ocasiones haber matado a su exmujer, su suegra y su cuñada a sangre fría disparándolas con un revólver

Aniversario del triple crimen de Valga: Obligan a hacerse el ADN a José Luis Abet, el único acusado

El único acusado José Luis Abet.
El único acusado José Luis Abet.
El 16 de septiembre de 2019 José Luis Abet aparcó su coche por la mañana temprano, casi de madrugada en la aldea de Valga, municipio de Carracido, Pontevedra. Fue hasta la casa de su exmujer, tomó en su mano su pistola del calibre 32, la cargó y se bajó del coche. Allí estaba su exmujer, Sandra Boquete, de 39 años y los dos hijos de ambos, de 4 y 8 años. Sandra tenía miedo y ya había alertado a su madre María Elena Jamardo, de 59 años y a su hermana Alba, de 27 que se dirigían al lugar.

El primer disparo de José Luis Abet mató a Sandra, entonces los niños huyeron y se refugiaron en casa de un vecino. Después el presunto asesino huyó pero en el camino se cruzó con su exsuegra y su excuñada que acudían a la llamada de socorro de Sandra. Frenó, dio media vuelta y regresó a la que había sido casa hasta el divorcio. Cuando todo acabó, el asesino había efectuado más de catorce disparos y el número 112 de Emergencias hervía de llamadas de vecinos alertando de las detonaciones. A las 8.20 de la mañana el lugar quedó en silencio. Tres cadáveres de mujeres en el suelo.

Las hermanas Sandra y Alba Boquete.

José Luis Abet reconoció los hechos hasta en dos declaraciones. La única víctima que le plantó cara fue su suegra y abuela de sus hijos, María Elena, que intentó defenderse y desarmarlo, como revelaron las heridas defensivas en las manos de la mujer de 59 años.

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Caldas de Rei todavía instruye la causa y por eso este jueves llamó a Abet para realizarle una prueba de ADN, prueba que había negado su defensa a que se realizase voluntariamente. La prueba ya fue autorizada por la Audiencia Provincial y Abet tendrá que someterse voluntariamente o forzadamente a la misma, ya que es obligatoria para cotejar las muestras del acusado con los restos hallados en la casa de Valga.

La crisis sanitaria del coronavirus provocó un importante retraso en las diligencias, hasta el punto de que todavía quedan pendientes algunas pruebas por practicarse. Por tanto la fecha del juicio aún parece lejana.

En los últimos meses las partes recibieron las conclusiones de las pruebas de balística, sin que fuesen suficientes para conocer el origen del revólver, un arma del calibre 32, un arma muy poco habitual en España.

José Luis Abet empleó un perfil de Facebook con el nombre de un hijo de una relación anterior para escribir en el muro de la red social de su exesposa Sandra no sólo que dejara de "ir de víctima" sino que no "manchara más su nombre". "Deixa de ir de víctima que xa cansades" -"Deja de ir de víctima que ya cansas"- o "a min non me manchas máis o nome" -"a mí no me manchas más el nombre"- son algunas de las frases que José Luis Abet Lafuente escribió en el mismo mensaje en el muro de su ex mujer.

Homenaje a Alba colgada por Amencer-Aspace en su Facebook.

En el año 2017 su todavía esposa había dejado en su Facebook otro tipo de mensaje: "Tu esposo no para de ser infiel ¿Tendrá cura? Claro que sí tendrá cura, ataúd, misa y velorio". Sin embargo, en la página de Abet se puede comprobar cómo seguía a blogs con títulos como "Hombres maltratados por la Ley".

Horas después de estos mensajes, José Luis Abet Lafuente se desplazaba a la casa de Carracido, en la parroquia de Cordeiro (Valga), en la que la pareja había convivido hasta su separación hace dos años-aunque el divorcio no se produjo hasta enero- y donde vivía Sandra con los hijos de ambos, utilizaba un revólver del calibre 32.

Tras acabar con la vida de su ex pareja, el homicida disparó contra su ex cuñada, Alba, de 27 años. Alba era logopeda y muy querida en Pontevedra por todas las actividades sociales y de voluntariado que realizaba con discapacitados intelectuales. La asociación Amencer-Aspace donde colaboraba dejó ayer un emotivo mensaje también en su muro de Facebook.

Mensaje en el muro de Sandra en 2017.

Abet Lafuente, que tiene otro hijo de una relación anterior, se dio a la fuga tras cometer el triple asesinato y fue detenido poco después en las inmediaciones de la casa de su madre, en el municipio coruñés de Ames, en donde residía desde su divorcio. Fue él mismo el que llamó por teléfono a la Guardia Civil para entregarse.

La mujer no había denunciado a su exmarido por violencia de género. Estos asesinatos recordaron a los vecinos otro crimen ocurrido solo seis meses antes de otra mujer a manos de su exmarido. Desde 2003, en Galicia 60 mujeres han perdido la vida, víctimas de la violencia machista, 25 de ellas en la provincia de Pontevedra.

COMPARTIR: