24 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La religiosa Ann Nu Thawng se arrodilló ante las cargas policiales que asolan la antigua Birmania desde el Golpe de Estado militar de febrero

La imagen de una monja católica contra la violencia en Myanmar que ha dado la vuelta al mundo

En los últimos días la violencia en Myanmar, la antigua Birmania, ha vivido una escalada de represión contra la población civil que ha recorrido el país desde el Golpe de Estado que triunfó el pasado 1 de febrero. En medio de las cargas, una religiosa católica se arrodilló ante los policías y consiguió que estos se quedaran quietos. Una imagen que ha dado la vuelta al mundo. Según el Presidente de la Conferencia Episcopal del país, casi 100 manifestantes pudieron escapar gracias a esta acción.

La violencia en Myanmar (antes Birmania) ha escandalizado al mundo. Las cargas policiales contra la población civil han dejado una colección de imágenes crueles y duras. Una de ellas ha dado la vuelta al mundo por el valor simbólico de la misma.

La protagonista es una religiosa llorando arrodillada frente a los representantes de policía y el ejército, que se quedaron parados ante la insólita imagen de la monja, casi como si se tratase de una aparición.

La instantánea se viralizó rápidamente y se conoció el nombre de la religiosa protagonista. Se trata de la hermana Ann Nu Thawng, que pertenece a la congregación religiosa de San Francisco Javier, instituto de derecho diocesano en Myitkyina. 

El cardenal Charles Maung Bo, arzobispo católico de Yangon (Myanmar), escribía en sus redes sociales lo siguiente: "Con lágrimas en los ojos, la Hermana Ann Nu Thawng ruega y detiene a la policía para que deje de arrestar a los manifestantes. Aproximadamente 100 de los manifestantes pudieron escapar de la policía debido a la monja". Además, más allá de la imagen, se ha sabido que la religiosa protegió en su convento a casi un centenar de jóvenes para evitar que fueran detenidos por la policía.

Imagen de la religiosa frente a las cargas policiales. 

“La acción de la religiosa y la respuesta de la policía que, al ver la súplica de la monja, se detuvo, ha sorprendido a muchos de nosotros. La hermana Ann hoy es un modelo para los líderes de la Iglesia: los obispos y sacerdotes están llamados a dejar sus zonas de confort y dar ejemplo de su valentía”, aseguró, Joseph Kung Za Hmung, director de Gloria News Journal, el primer portal católico del país.

El papel de los católicos

Desde que el pasado 1 de febrero se produjera en Golpe de Estado Militar, la minoría católica de la antigua Birmania se ha posicionado en contra de los actos violentos y represivos llevados a cabo por la policía y el ejército contra la población civil. 

A petición del citado cardenal Charles Bo, arzobispo de Rangún y presidente de la Conferencia Episcopal de Myanmar (CBCM), los obispos y directores de institutos religiosos de las dieciséis diócesis de todo el país pidieron un día especial de oración, ayuno y adoración. También ha condenado el Golpe de Estado y ha exigido públicamente la liberación de todos los detenidos, incluida la líder Aung San Suu Kyi

La mayor parte de la población birmana, el 99,51%, es creyente. La religión más extendida es el budismo, con un 74,79% de personas que lo profesan. En 2020 sólo el 7,76% se declaraba católica. 

COMPARTIR: