19 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su hermano Manuel asegura que su desaparición se planeó "con premeditación y alevosía"

Sin rastro de Roberto García tras cumplirse un mes desde la última vez que se le vio con vida

Roberto García Solana, desaparecido en Casarrubios del Monte hace un mes
Roberto García Solana, desaparecido en Casarrubios del Monte hace un mes
Roberto García Solana, vecino de Casarrubios del Monte (Toledo) de 63 años, desapareció hace un mes y aún no se sabe de su paradero. Los efectivos de Protección Civil han estado buscando en pozos y continúan ampliando el radio de búsqueda por los términos municipales colindantes con el pueblo donde residía el desaparecido. Su hermano Manuel ha perdido la esperanza de encontrarle vivo y asegura que su desaparición la planearon "con premeditación y alevosía".

Se cumple un mes desde la última vez que se vio con vida a Roberto García Solana, el hombre de 63 años de Casarrubios del Monte que desapareció casi sin dejar rastro. La única pista que tienen las autoridades es su coche, que fue encontrado en El Álamo (Madrid), municipio a nueve kilómetros del pueblo toledano donde reside. El coche estaba mal aparcado, algo raro en Roberto y que su hermano Manuel señala porque es una persona metódica y que avisaba cuando cambiaba alguno de sus movimientos de su rutina diaria.

El martes 19 de febrero fue visto por última vez comiendo en un restaurante. El miércoles 20 sus dos hermanos se preocuparon por Roberto y le llamaron al móvil con la intención de localizarle, pero no tuvieron éxito porque el teléfono se encontraba apagado. Al día siguiente interpusieron la denuncia y desde entonces siguen esperando novedades que puedan resolver el misterio de la desaparición de Roberto, aunque cada día con menos esperanza.

Al parecer, Roberto había cobrado recientemente un dinero por la venta de una casa que había heredado. Cuando murieron sus padres, los tres hermanos recibieron las escrituras de partición de la herencia por las que se convirtieron en propietarios de varios pisos y es una de estas viviendas la que había traspasado el desaparecido hace unos meses a otro vecino de Casarrubios del Monte.

Se cumple ya un mes sin rastro de Roberto.

Los primeros días los vecinos organizaron batidas con el respaldo del Ayuntamiento de Casarrubios del Monte, coordinadas por la Guardia Civil, la Policía Local y Protección Civil, en las que participaron perros del Instituto Armado para rastrear el terreno y las zonas por donde Roberto solía pasear con sus dos perros, entre Casarrubios y El Álamo.

Los efectivos del cuerpo de Protección Civil de Casarrubios del Monte han estado buscando en los pozos de la zona del pueblo y alrededores y continúan ampliando el radio de búsqueda para poder encontrar a Roberto o alguna pista que pueda conducirles hasta él.

"Con premeditación y alevosía"

Su hermano mayor, Manuel, ha asegurado a elcierredigital.com que, tanto él como la familia, se encuentran “a oscuras” y la esperanza cada vez es menor. La investigación llevada a cabo por la Guardia Civil sigue su curso, pero aún no hay novedades que puedan esclarecer este misterioso suceso.

Todas las líneas de investigación están abiertas, aunque se sospecha que Roberto haya podido ser víctima de un robo violento. Las pesquisas se centran en averiguar dónde fue Roberto el día de su desaparición y si quedó con alguna persona.

Por su parte, Manuel sigue pensando que lo que le hayan hecho a Roberto estaba bien planeado. “Mi intuición me dice que lo de mi hermano ha sido con premeditación y alevosía”, comenta Manuel y añade que “sabían que Roberto es una persona vulnerable, porque está soltero y vive solo”.

Roberto es una persona muy querida en Casarrubios del Monte, donde fue durante treinta años el alguacil del pueblo. Además, ha sido también inspector de obras del Consistorio, se conoce el pueblo a la perfección y las posibilidades de que haya podido perderse son remotas.

COMPARTIR: