25 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una banda de manipuladores de ruletas en Madrid y Málaga ha sido detenida siguiendo los pasos de este médico, primer estafador de casinos del mundo

Así son los hackers de juegos de azar: Del doctor alemán Jarecki a los 'Ocean Six' de Fuengirola

El Cierre Digital en
/ Ruleta en un salón de juego.
La Policía Nacional desmantela en Madrid y Málaga una organización que se dedicaba a jaquear las ruletas en salones de juegos, imitando a Danny Ocean y la película “Ocean six”. En la operación se han detenido a seis personas en Málaga y Madrid como presuntas integrantes de la organización. La investigación fue llevada a cabo por la UDEV en Fuengirola y se estima que podrían haber ganado alrededor de 500.000 euros. El primer hombre en estafar a un casino fue el médico Richard Jarecki.

Imitando a Danny Ocean -George Clonney- en la película “Ocean six”, la Polícia Nacional ha detenido a seis personas en Málaga y Madrid como presuntas integrantes de una organización criminal que jaqueaba ruletas de establecimientos de juego para hacerse con los premios y con cuantiosas cantidades de dinero.

Uno de los cabecillas de la organización ya ha ingresado en prisión. La organización criminal se habría hecho con alrededor de 500.000 euros. A los detenidos y miembros de la organización se les investiga por delitos de robo con fuerza y estafa.

La investigación que ha desmantelado esta red ha sido liderada por la UDEV (Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta) de la comisaría de Fuengirola. Todo comenzó después de que los detenidos fueran dejando su rastro por las salas de juego de esta localidad.

La organización se organizaba jerárquicamente y los cabecillas eran los encargados de dirigir al resto de equipo y señalar los objetivos. La base de operaciones la tenían en Madrid y desde allí se desplazaban a distintas provincias para actuar.

ruleta-casino-historia

Salón de Juego. 

Los estudios e investigaciones han determinado que, al menos, se les imputarían golpes en Fuengirola, Málaga, Murcia, Madrid y Redondela. En algunos de los robos estaba implicado un trabajador del salón de juegos, que participaba activamente con los miembros de la organización.

El juego favorito de estos “Ocean six” era la ruleta. Presuntamente lograban acceder a su sistema informático, lo manipulaban y así conseguían conocer cuál era la pauta concreta de los premios. Eso les permitía realizar apuestas seguras y ganar grandes cantidades de dinero.

Los miembros del grupo llegaron a obtener de sus palos hasta 40.000 euros.  Para llevar a cabo el jaqueo en las ruletas, en ocasiones contaban con la colaboración de los trabajadores de las salas de juego que, presuntamente, facilitaban la información necesaria así como copias de las llaves a la organización criminal para que esta actuará con éxito.

Finalmente la investigación por parte de los agentes de la UDEV se saldó con el arresto de seis personas, cinco fueron detenidas en la capital malagueña y el municipio de Alhaurín de la Torre, y el sexto miembro fue capturado en Madrid.

El médico que descubrió cómo engañar al casino y hacerse con una fortuna

El 25 de mayo de 1969 The Sydney Morning Herald publica en su suplemento del fin de semana la historia del "profesor jugador", llamado Richard Jarecki, un hombre alemán sencillo, de 38 años, nacido en Szczcein el 1 de diciembre de 1931. Jarecki era médico, al menos hasta que descubrió los casinos de la Costa Azul y comenzó a arrasar en ellos noche tras noche. 

Así, en la primavera de 1968 ganó 48.000 dólares en tan sólo 3 noches. A finales de año, ya se había hecho con 192.000 dólares a base de apostar en el juego de azar o, al menos, eso creían. El casino terminó vetándole la entrada durante dos semanas y al volver Jarecki se hizo con otros 100.000 dólares más

A lo largo de los años su "negocio" continuaría ganando mucho más dinero. Según explica el periodista Zachary Crockett en 'The Hustle', la cifra que logró este profesor ascendía a unos 2.477.000 dólares, es decir un total de 2.205.000 euros

Jarecki

Richard Jarecki. Foto: "The New York Times". 

Pero, ¿cómo lo hacía? Se decía que su método se basaba en la utilización de un superordenador que le iba chivando los números a los que debía apostar. Según explicó Jarecki a los medios en alguna ocasión, apuntaba todos los resultados de la ruleta a lo largo del día y los introducía en un superordenador Atlas de la Universidad de Londres, que aunque era moderno para la época, era menos potente que un smartphone de hoy en día. Sin embargo, muchos no le creyeron y sostienen que su método era aún más ingenioso. 

En los años 60 Jarecki se toparía con el mayor reto intelectual de su vida: la ruleta. Comenzó a estudiar este nuevo juego de azar. Fue a un casino con 100 dólares y los convirtió en 5.000. Comenzó así, a visitar todos los casinos del sur de Europa.

Jarecki acabó montando una pequeña red de colaboradores, 8 compañeros y Carol Fuhse, una mujer anestesista. Gracias a los millones que consiguieron pudieron permitirse un lujoso apartamento en San Remo, donde establecerían su base de operaciones. Años más tarde, el sevillano Gonzalo García-Pelayo se inspiraría en el método de Jarecki para vaciar los casinos españoles a principios de los 90. 

El verdadero método de Jarecki

El método que usaban Jarecki y sus colaboradores era apuntar todos los resultados de los casinos a los que pensaban ir. Todas la noches, los trabajadores del casino cambiaban las cartas y los dados por si habían quedado marcados. Sin embargo, había un juego que nunca cambiaba: las caras ruletas de madera, que iban quedando marcadas según pasaba el tiempo. 

Esas marcas favorecían que fuera más probable que unos números salieran más que otros. El médico recogía una gran cantidad de datos y los analizaba para descubrir a qué números debía apostar. 

El chollo se le terminó a Jarecki cuando comenzaron a sustituir las ruletas de los casinos. Es más, gracias a él surgieron las ruletas Starburst diseñadas con materiales que evitan el deterioro y que comenzaron a extenderse en los 80. 

Cada vez es más difícil que se consiga engañar al juego pero, como se ha visto, no es imposible. El propio Jarecki dijo en su día. “Si a los dueños de los casinos no les gusta perder, que se dediquen a vender verduras”.

COMPARTIR: