09 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La denominada Operación Black se inició en octubre de 2018 cuando la autora de los envenenamientos presentó una denuncia falsa en León

Una mujer envenenó con burundanga en León a siete personas a las que robó 41.000 euros

Imagen facilitada por la Guardia Civil de la presunta autora de los hechos / Europa Press.
Imagen facilitada por la Guardia Civil de la presunta autora de los hechos / Europa Press.
La denominada Operación Black se inició en octubre de 2018, cuando la autora de los envenenamientos presentó una denuncia en León por la extorsión a manos de dos individuos que le exigían más de 200.000 euros, que resultó ser falsa.

Una mujer de León está libre tras ser detenida por envenenar con escopolamina o burundanga a siete personas a las que anuló su voluntad y les sustrajo 41.000 euros. Como han señalado desde la Guardia Civil a través de un comunicado, la Operación Black se inició en octubre de 2018 cuando la autora de los envenenamientos presentó una denuncia por la extorsión a manos de dos individuos que le exigían más de 200.000 euros.

Esta mujer, en su presentación de la denuncia, entró en contradicciones que provocaron que los investigadores entendieran que se encontraban ante una denuncia falsa. Asimismo, se conocieron los casos de cuatro personas que habían ingresado en el Centro Hospitalario de León con síntomas similares a los provocados por la burundanga, tales como la pérdida de memoria y la desaparición de cantidades de dinero.

A comienzos de enero, ingresó una nueva víctima en estado grave y por la que se llegó a temer por su vida con resultado positivo en análisis de burundanga y a la que le habían sustraído más de 1.400 euros. Así, con la autorización del Juzgado de Instrucción nº 2 de León, se procedió a la entrada y registro en el domicilio de la presunta autora al objeto de incautar la sustancia utilizada y del análisis de los documentos encontrados.

La planta de la que se obtiene la burundanga.

Con ellos se consiguieron numerosas pruebas de la adquisición por la supuesta autora de la escopolamina y de la preparación de los escenarios para la comisión de sus ataques, creando sus propios croquis y falsificando los documentos que amparaban las historias que comentaba a sus víctimas.

Tras la detención y puesta a disposición judicial de la investigada, la Magistrada Juez decretó su ingreso en prisión preventiva pero finalmente ha quedado libre, aunque se le imputa el delito de envenenamiento con "escopolamina/burundanga" de siete víctimas, dos de ellas intoxicadas en dos ocasiones.

Todas ellas tuvieron que ser ingresadas en el Centro Hospitalario de León, tres en estado grave, habiéndose temido por la vida de una de ellas. El montante total sustraído durante estos hechos asciende a más de 41.000 euros.

Qué es la burundanga

 La escopolamina o hioscina, más conocida popularmente en países de América Latina como burundanga, fue aislada por primera vez por el científico alemán Albert Ladenburg en 1880, es un alcaloidetropánico que puede usarse como antimuscarínico y se encuentra como metabolito secundario de plantas en la familia de las solanáceas como los beleños,​ el estramonio (Datura stramonium y otras especies), la escopolia (Scopolia carniolica), la mandrágora (Mandragora autumnalis), la brugmansia (Brugmansia candida) y otras plantas de los mismos géneros.

La burundanga duerme al individuo como si de un fuerte anestésico se tratara, anula la voluntad y propicia la pérdida de memoria, de manera que es común que las víctimas no recuerden nada cuando vuelven en sí luego de haber sido robadas o abusadas. 

La escopolamina es una droga altamente tóxica y que solo debe ser usada en dosis minúsculas; por ejemplo, en la profilaxis de la cinetosis (mareos vehiculares), se usan dosis trasdérmicas que no superan los 330 µg cada día. Una sobredosis por escopolamina puede causar delirio, y otras psicosis, parálisis, estupor y la muerte.

COMPARTIR: