19 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La familia expresa su indignación a 'El Cierre Digital': "No es justo ni normal que el hombre que atropelló a mi hija esté en la calle"

Los padres de Leire, atropellada en Roquetas de Mar, piden Justicia en el lugar en que ocurrieron los hechos

Con el lema Justicia para Leire y con el fin de cambiar la ley para que estos delitos no se consideren homicidios imprudentes sino homicidios. Para que se haga justicia con el conductor del vehículo que atropelló a la niña de cinco años mientras cruzaba un paso de cebra, ayer se celebró una concentración en la puerta del supermercado que se encuentra en el lugar donde ocurrieron los hechos.

Esta manifestación pacifica a la que, según los organizadores, "ha acudido bastante gente" tuvo lugar de 19:00 a 20:00 en la puerta del supermercado donde sucedió el fatídico accidente. Allí, con la presencia de la Policía Local y Protección Civil, se cortó la calzada para que los asistentes pudiesen manifestarse.

Tras el acto David López, el padre de la menor fallecida, de cinco años, declaró a ElCierreDigital.com, que se sentía emocionado y que, a pesar de que sigue destrozado anímicamente, agradece la respuesta de todos los ciudadanos que les han apoyado.

Respecto al propósito de la convocatoria el padre de la pequeña expresó: "Esperamos que las manifestaciones no solo consigan mover a gente, también estamos recaudando firmas para poder cambiar la ley y que las personas que cometen este tipo de delitos no queden impunes". "Que esto no quede impune, que cambie y que la muerte de mi hija no haya sido en vano" añadió.

El próximo día 25 de julio tendrá lugar otra concentración pacífica en el Ayuntamiento de Badajoz, lugar del que provienen los padres de la niña, para que el caso no caiga en el olvido y apoyar la propuesta normativa de los padres.

El accidente que lo cambió todo

El suceso tuvo lugar en la localidad de Roquetas, en un paso de cebra donde ahora hay flores como recuerdo a la pequeña Leire. Mientras la niña cruzaba de la mano de su madre, que está embarazada, un coche que se detuvo para cumplir con la norma fue adelantado por otro turismo a toda velocidad que arrolló a la niña. La arrastró varios metros y murió en el acto.

Cuando se produjo el atropello, los testigos de lo sucedido observaron atónitos cómo su autor se bajó del coche con una copa de alcohol en la mano y encogiéndose de hombros, como si nada hubiera sucedido. Más tarde, la prueba de alcoholemia realizada por la Policía determinó que el conductor del vehículo se encontraba bajo los efectos del alcohol arrojando un resultado de 0,98, más del cuádruple del máximo permitido. Debido a la gravedad del delito, el hombre, legionario de profesión, fue detenido por las autoridades y pasó a disposición judicial.

El legionario iba tan borracho que ni vio a la niña de cinco años que mató

Padres de la pequeña Leire.

Por si el dolor de perder a una hija no fuera suficiente, la familia de Leire se enteró, mientras incineraban a la pequeña, de que el Juzgado de Primera Instancia de Roquetas decretó la libertad provisional para el autor del atropello, que no podrá conducir ni salir del país y deberá acudir al juzgado los días 1 y 15 de cada mes hasta que se celebre el juicio, una noticia que el padre de la niña no logra entender. David no considera justo ni normal que el hombre sea puesto en libertad, ya que los hechos que tuvieron lugar ese fatídico día fueron muy graves.

“Una persona que tiene esa cantidad de alcohol en su cuerpo sabe lo que puede ocurrir si coge el coche”, explica David, “ese vehículo se convierte en un arma y no debería considerarse como un accidente”. Para evitar que este tipo de casos se repita, la familia de Leire está luchando para que estos delitos no se consideren homicidios imprudentes sino homicidios ya que conducir un vehículo bajo los efectos del alcohol supone un riesgo conocido por cualquier persona.

En cuanto a la condena que podría ser impuesta al autor de los hechos, varía de entre cuatro a seis años de prisión, una pena que, tal y como explica David, suele ser reducida al considerar que este tipo de casos son accidentes.

COMPARTIR: