24 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cierredigital.com ya adelantó en diciembre del pasado año que el letrado había trabajado para Uber como asesor externo en 2017

El abogado del taxi madrileño, Jose Andrés Díez, destituido tras comprar diez autorizaciones VTC

Diez Herrera, abogado despedido.
Diez Herrera, abogado despedido.
La Junta Directiva de la Asociación Gremial de Madrid, reunida en sesión extraordinaria el martes por la mañana, acordó por unanimidad destituir al abogado José Andrés Díez y disolver el contrato suscrito a principios de año debido a que se ha hecho público que en los últimos días había adquirido un total de 10 autorizaciones de vehículos de alquiler con conductor.

Esta decisión fue tomada apenas 18 horas después de que se hiciera público que el  letrado, que había sido contratado por la Asociación Gremial del Taxi de Madrid (AGATM) hace menos de dos meses, en los últimos días había adquirido un total de 10 autorizaciones de VTCs.

La directiva ha explicado que no sabía nada acerca de estos hechos hasta que no saltó a los medios el pasado lunes. El presidente de la Gremial del Taxi, Alberto de la Fuente Miñambres, explicaba que el primer y único objetivo de la Asociación y de su Junta Directiva es defender los intereses del taxi. Por tanto, “no se entendería ni por los asociados ni por esta directiva haber tomado otra decisión que no fuera destituir a Díez porque entendemos que existe un grave conflicto de intereses. Sin desmerecer sus méritos profesionales, que siempre hemos reconocido”,  añadió.

Polémica decisión en su contratación

El pasado 24 de diciembre, la Asociación Gremial del Taxi de Madrid cambió la plantilla directiva. Alberto de la Fuente Miñambres y su equipo directivo volvieron a su puesto diez meses después de abandonar su cargo en la Junta de la Gremial y un año después de ganar las elecciones. Con la vuelta al cargo, Miñambres cambió el equipo directivo, incluyendo la contratación de José Andrés Díez Herrera.

José Andrés Díez Herrera es un abogado especializado en derecho administrativo y el sector de los transportes. En 2014 el abogado demandó a Uber por una “competencia desleal” y consiguió suspender cautelarmente el servicio de la compañía entre particulares sin licencia. Sin embargo, en marzo de 2017 fue contratado por Uber para trabajar como asesor externo para el cumplimiento de la ley de transporte y la relación entre conductores y partners. Además, también fue asesor legal de Confebús, Blablacar y Cabify. Ahora, con el cambio de gobierno en la Gremial del Taxi de Madrid, Díez Herrera vuelve a un sector que él mismo “conoce y quiere”. 

Fotografía del abogado José Andrés Díez Herrera.

La decisión del contrato fue clara para Miñambres. “Es un gran experto en transportes y ha defendido el taxi en muchísimas ocasiones”, aseguraba hace meses el actual presidente de la gremial para una entrevista para Elcierredigital.com. Además, argumentó que la destitución de los cargos anteriores y la contratación del nuevo abogado se ha producido porque “para nosotros la antigua junta directiva no era de confianza y sus componentes eran poco conocedores de lo que era el sector del taxi en general”.

De la Fuente Miñambres se enfrenta ahora a las críticas que ha recibido tras el anuncio del contrato del abogado y su posterior despido y justificaba en diciembre que “José Andrés Díez no tiene ninguna relación con Uber actualmente”, aunque admitía que “hace años hizo algún informe puntual” para la empresa norteamericana. El presidente aseguraba que siempre “hemos sido sabedores de a quién hemos contratado y porqué” y hacía hincapié en el papel que tuvo José Andrés Díez Herrera en el impedimento de establecer UberPop —que cuenta con los vehículos particulares de los conductores— en España.

Uber y el sector del taxi siguen manteniendo las distancias

Con la contratación de un antiguo trabajador externo de la empresa norteamericana se abría una nueva incógnita: La posible negociación para llegar a un “acuerdo de paz” entre los conductores de taxis y los de VTC. El nuevo presidente aseguró que no hay ningún tipo de negociación: “No tenemos ningún interés en hacer ninguna negociación ni con Uber ni con nada que se le parezca”. Una afirmación que mantiene abierta la brecha, un tiempo más, entre el taxi tradicional y las nuevas empresas de vehículos con conductor. Además el despido de Diez ha vuelto a demostrar la incompatibilidad, el enfrentamiento y la rivalidad que se da entre los taxis y los VTCs.

COMPARTIR: