23 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tenía tres órdenes de detención internacionales y su oficina de cobro de deudas es sospechosa de más de 100 asesinatos

Jonathan Andrés Zuluaga Celemín alias 'Nené': el sangriento currículum de crímenes del peligroso sicario colombiano detenido en Leganés

Jonathan Andrés Zuluaga Celemín, alias 'Nene'
Jonathan Andrés Zuluaga Celemín, alias 'Nene'
Como todo narco, tiene su peculiar alias, 'Nené', expresión usada en Colombia como 'cariño' en pareja. A través de la Oficina de la Cordillera pretendía implantar en España y Europa la trama mafiosa en conexión con Colombia. Tenía tres órdenes de detención internacionales por los delitos de concierto para delinquir, homicidio, fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones. Ya había sido detenido en Arganda del Rey en 2012.

Su nombre es Jonathan Andrés Zuluaga Celemín, más conocido como Nené o Snoopy. Fue detenido el 11 de marzo en Leganés durante un control rutinario de la comisaría local. Se trata de uno de los hombres más temidos en el mundo del narco. Era el cabecilla desde hace años de la denominada Oficina de la Cordillera, organización criminal sucesora de La Ballena. Es uno de los cárteles y agencias de cobro de deudas con más poder e influencia en el mundo y su actividad se centra en la importación de cocaína desde Latinoamérica a Europa.

Muchos de los miembros de esta organización se habían asentado en Madrid para dirigir el cartel desde España, pero ahora han sido detenidos. De hecho, Nené fue detenido en Leganés, localidad al sur de la capital, y ya fue capturado en 2012 en Arganda del Rey.

La detención se produjo debido a la orden internacional de detención que había emitido el juez número 3 de lo Penal en funciones de control de garantías de Armenia, Quindío, también conocida como la Oficina de Armenia. En la orden figuraban los presuntos delitos de concierto para delinquir, homicidio, fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones.

comisaria-leganes-detenido-satanas-colombiano

Comisaría de Leganés/Google Maps

Además, pesaban sobre Zuluaga otras dos órdenes de detención y una circular azul de Interpol. Y es que este peligroso narco tiene dos condenas en su país, una de siete años de cárcel y otra de 25.

Otra treintena de personas también fueron detenidas en diferentes puntos de España y Colombia gracias a la macrooperación entre el Grupo de Fugitivos de la Udyco Central de la Policía Nacional y la Dijin colombiana.

Bajo el marco de esta operación, denominada Sin Fronteras, se arrestaron a 31 personas (incluido Zuluaga), de las cuales nueve se encontraban en Colombia y el resto en España. Los 22 detenidos en España tienen pedidas órdenes de extradición, la mayoría por delitos relacionados con el narcotráfico.

Madrid era el centro neurálgico de la organización, pero también operaban en Zaragoza, Andalucía y Baleares. Por su parte, en América tenían sedes en las ciudades de Cali, Tuluá, Bogotá y Medellín. En el momento de su detención, Zuluaga portaba documentación venezolana.

La operación comenzó en abril de 2018, y en su primera fase los agentes lograron detener y localizar a 21 miembros de la banda. La clave del éxito fue la cooperación entre la Policía española y la colombiana, que, a través de sus respectivas Oficinas Centrales Nacionales de Interpol, intercambiaban bases de datos.

Los arrestados tenían órdenes de detención por narcotráfico, homicidio, robos con fuerza, robos con violencia, estafa, falsificación de documentos o lesiones.

Más de 100 asesinatos

La organización que lideraba este sicario colombiano de 34 años podría estar detrás de la muerte de más de 100 personas, incluida la de su propia suegra, Sindy Tatiana Gómez Valencia, de 52 años. “Te daré donde más te duele”, fueron las palabras con las que amenazó a su mujer el día que esta rompió con él. El sábado 2 de junio de 2018 el cadáver de Sindy fue hallado en el vestíbulo de su propia casa, situada en la avenida 30 de Agosto de Pereira, en Colombia.

No fue Nené, al que también se le conoce como El satanás colombiano, el encargado de materializar este asesinato por encargo, precisamente porque se encontraba huido de la Justicia Colombiana: había recaído en España con una identidad falsa. Su expareja se fue de Colombia por el miedo a más represalias.

A sus 27 años, El satanás colombiano fue detenido en Arganda del Rey. El país sudamericano le reclamaba por su supuesta relación con el grupo de la Oficina de los Rastrojos, un grupo de sicarios muy activo al que se achacan más de cien asesinatos.

Por aquel entonces utilizaba documentación falsa, por lo que se casó con una española para obtener los papeles. En 2015 salió de prisión y volvió a España usando para ello un pasaporte falso venezolano. Aquí, fue el encargado de trasladar una sucursal de su Oficina de la Cordillera.

Del mismo modo que Zuluaga, uno de sus principales socios en Madrid fue arrestado a principios de 2016. Se trata de Gersey Harrison Jiménez Pérez, al que en el mundo de la droga se le conoce como Carbonero. Los investigadores sabían que Gersey andaba con Nené, quien logró escapar.

A ambos se les acusaba de estar detrás de hasta doce homicidios dolosos y otros dos en tentativa en el conocido como Eje Cafetero, así como de manejar los hilos en Europa de la droga llegada de Armenia.

Eran los segundos criminales más buscados de Colombia y su organización se estaba expandiendo por el país cafetero a través de los departamentos de Risaralda y Norte del Valle del Cauca.

COMPARTIR: