19 de abril de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Policía recibió una llamada advirtiendo lo que habían visto y se encontraron un número de sado-masoquismo

Hallan a una mujer atada al volante de su coche en Tenerife: no era un secuestro, imitaba '50 sombras de Grey'

Unos policías recibieron en Tenerife una llamada: alguien había visto a una mujer atada al volante de un coche en la playa de las Teresitas. La evidencia apuntaba a un secuestro. Sin embargo, era un número de sado-masoquismo. La mujer pretendía imitar alguna de las prácticas del famoso libro de E.L. James, '50 sombras de Grey'.

La influencia de la famosa novela Cincuenta sombras de Grey de E. L. James puede tener consecuencias cuanto menos peliagudas cuando se pretende llevar a la realidad las prácticas sado-masoquista que se recogen en el libro. Sobre todo, si se hace en un coche en plena calle, como ocurrió con una mujer en la playa tinerfeña de las Teresitas y que fue interceptada por la policía.

Según relata el diario La Provincia, los agentes de la Policía pensaron al principio que se trataba de un secuestro, pues acudieron por una llamada que avisó de que había una mujer maniatada al volante de su Citroën C3.

Cuando llegaron, los agentes se percataron de que al volante del vehículo había una mujer “con las muñecas atadas con bridas de plástico al volante, con las palmas hacia el cuerpo y con importantes lesiones en ambas muñecas, ya que presentaba las mismas y las manos amoratadas e inflamadas”.

La playa tinerfeña de Las Teresitas.

Por si ello no fuera poco tenía dos bridas de plástico y un trozo de cinta de embalar atado fuertemente al cuello que le provocaban un estrangulamiento por lo cual no podía hablar. Además, tenía serias dificultades para respirar, con lágrimas en los ojos.”

Los agentes liberaron de inmediato a la mujer y llamaron a una ambulancia. Mientras ésta venía, la “víctima” explicó a los policías que aquello no era un secuestro sino un fallido ejercicio de autoerotismo: “Pretendía recrear una escena de 50 Sombras de Grey, pero se me fue de las manos. No tengo pareja y estoy sola”, según explica el rotativo canario.

Al no lograr el pretendido objetivo erótico-festivo y quedarse enganchada de las bridas, la mujer comenzó a golpear insistentemente con la cabeza contra el claxon, pidiendo ayuda. Varios testigos escucharon las llamadas de auxilio, pero aun así tardaron dos horas en llamar a los servicios de emergencia. Finalmente, una ambulancia trasladó hasta el Hospital Nuestra Señora de La Calendaria a la mujer para curarse de las heridas provocadas por las ataduras.

COMPARTIR: