16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El pequeño de dos años fue asfixiado por el novio de su madre hasta que quedó sin conocimiento mientras ella era testigo de todo

Caso Aarón: El Supremo confirma prisión para la madre y el padrastro por el asesinato del niño

Los dos asesinos de Elche ya condenados.
Los dos asesinos de Elche ya condenados.
El Tribunal Supremo confirmó el pasado miércoles la prisión permanente para los padres que mataron a golpes a su hijo de 2 años en Elche. Todo salió a la luz la fatídica noche del 17 de septiembre de 2018, cuando el pequeño Aarón perdió la vida tras recibir una de las muchas palizas que le dio Jose Antonio, su padrastro, siendo su madre consciente de ello.

El Tribunal Supremo ha confirmado la pena de prisión permanente a la madre y al padrastro del pequeño Aarón, que falleció con tan solo dos años como consecuencia de una de las muchas palizas que le propinaba José Antonio, el novio de Cristina, la madre del niño.

Los hechos se remontan al 17 de septiembre de 2018, día en el que el pequeño perdió la vida por los golpes que le asestó su padrastro por haberse orinado. "Se había vuelto a mear. Entonces le di en el culo y después perdí la razón y le di en la cabeza". Estas declaraciones las recogió el sumario del caso cuando José Antonio fue condenado junto a la madre del niño, Cristina.

Además, José Antonio declaró: "Le di tres o cuatro golpes en la cabeza. Justo después entró la madre a la habitación. Es la primera vez que golpeo al niño así, de esa manera, las otras veces fueron de menor intensidad". Y para justificar sus maltratos, explicó ante el juez que "su madre dice que ella no sabe educar al niño, delega en mí y mi forma de educar es dando cachetes. No le doy manotazos a diario, solo cuando veo que ha hecho algo mal". El padrastro de Aaron también señaló que esa misma mañana había "consumido un porro y se había hecho una puntita de cocaína".

Con conocimiento de lo sucedido, el miércoles pasado el TS avaló que la pena a cumplir por ambos sea la de prisión permanente revisable, después del recurso presentado al considerar que no era aplicable para menores. En la sentencia del Pleno de la Sala de lo Penal se ha ratificado la jurisprudencia que considera compatible la prisión permanente revisable con la muerte alevosa de un niño.

En dicha sentencia se estima el recurso de la acusación particular y por tanto, se condena a ambos miembros de la pareja, que llevaban viviendo juntos cinco meses en un piso de Elche con el hijo de ella, nacido en 2016. Además, en el escrito relatan lo que ocurrió el día en el que murió el pequeño Aarón y sitúan este día como el punto y final de un proceso de malos tratos continuados.

Un crimen con alevosía

"En distintos días, José Antonio, guiado por un ánimo de menoscabar la integridad física del menor, ejerció fuerza física sobre Aarón, quien dada su corta edad no tenía capacidad para defenderse, propinándole todo tipo de palizas y golpes (bofetadas, puñetazos, etc.) en distintas partes del cuerpo", así recoge la sentencia la extrema dureza de los antecedentes demostrados.

El texto prosigue explicando que esta violencia había causado en el menor de dos años "distintas lesiones (hematomas, eritemas, fracturas, etc.) de las que nunca recibió atención médica pero que fueron constatadas posteriormente". Por ello, en la sentencia José Antonio es considerado el autor y la madre aparece citada como que "lo consentía, no haciendo nada para evitarlo", sabiendo que esto había ocurrido varias veces "en distintos días".

El padre y la abuela del bebé muerto.

Sobre el día de la muerte de Aarón la sentencia relata que "en la mañana, José Antonio, conociendo la alta probabilidad de que se pudiera producir la muerte del menor y aceptándolo, ejerció fuerza física sobre el menor, A.G.J., propinándole una paliza, con golpes por todas partes (bofetadas, puñetazos, incluso estampándolo contra alguna superficie etc.), que impactaron en distintas partes de su cuerpo, llegando a oprimirle el cuello con tanta intensidad que impedía que el niño respirara hasta que el menor se desvaneció, perdiendo la consciencia".

Todo esto, según la sentencia, ocurrió mientras la madre del niño estaba en el mismo domicilio, "siendo consciente de lo que su pareja estaba haciendo, incluso que le estaba oprimiendo el cuello con tanta intensidad que impedía que el niño respirara hasta que el menor se desvaneció, lo consintió, no haciendo nada para proteger al menor e impedirlo".

En un principio, tanto la madre del pequeño de dos años como su pareja fueron condenados a prisión permanente revisable con la accesoria de inhabilitación absoluta y costas desde la Audiencia Provincial de Alicante pero el fallo se recurrió por su severidad en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana aunque se hizo efectivo al “apreciar la concurrencia de la circunstancia atenuante de reparación del daño, procediendo la imposición al mismo de la pena de 20 años de prisión".

Finalmente, el Supremo considera que la pena impuesta desde la Audiencia Provincial es aplicable en el caso de quien asesina a un menor cuando la pena por este crimen, el asesinato, recoge la alevosía

COMPARTIR: