25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La familia de Domingo Benítez denuncia que el Juzgado les deniega la geolocalización porque consideran su marcha como "voluntaria"

Preocupación en Granada por la desaparición de un hombre que había amenazado con suicidarse

Domingo Benítez.
Domingo Benítez.
Preocupación en Granada por la desaparición de un hombre que había amenazado con suicidarse. Se trata de Domingo Benítez, un hombre de 53 años, al que se le perdió la pista el pasado 29 de diciembre. El problema con el que se está encontrando la familia, tal y como denuncia SoSDesaparecidos, es que el Juzgado correspondiente se niega a ordenar la geolocalización ya que consideran que se trata de "una desaparición voluntaria".

En Granada una familia vive preocupada por la desaparición de Domingo Benítez, de 53 años. Una desaparición, además, frente a la que no encuentran facilidades para llevar a cabo la investigación.

Joaquín Amills, de SOSDesaparecidos, ejerce de portavoz de la familia. "Desde el Juzgado no dan ninguna facilidad. Lo consideran como desaparición voluntaria y, alegando eso, han rechazado por dos veces la geolocalización", afirma Amills para Elcierredigital.com

A Domingo se le pierde la pista el pasado 29 de diciembre. Desde ese momento su familia no ha vuelto a saber nada de él y su teléfono está apagado desde entonces. Para la familia, la preocupación está justificada por la situación previa de Domingo. El hombre, con problemas de alcoholismo, sufrió un importante shock cuando su mujer, en noviembre, le comunicó su intención de divorciarse y de hecho inició los trámites legales. 

Desde ese momento, Domingo comenzó a anunciar a su todavía esposa su intención de quitarse la vida. Llegó a enviarle fotos de su coche, donde pretendía suicidarse inhalando humo, aunque más tarde le comunicó que había fracasado. Luego amenazó con ahorcarse y le envío fotos con una cuerda colgada de una viga. 

En un tercera ocasión, las fotos eran de una barbacoa dentro de la casa. Su pretensión era morir quemado en su piso y su mujer, asustada, avisó a la Guardia Civil que se personó en la vivienda y la encontró llena de humo aunque, afortunadamente, pudo salvar a Domingo. 

La última conexión entré Domingo y su todavía esposa se produjo el día 29 de diciembre, día de su desaparición, donde le advirtió que tendría que pedir a la Guardia Civil que buscase su cuerpo en Cahorros, una extensa zona situada en Sierra Nevada. 

"Si por voluntariedad interpretan que salió por su propio pie pasan por alto el protocolo del Ministerio de Interior. Los problemas de salud mental, tentativas de suicidio, adicciones... son circunstancias de riesgo que limitan el tratamiento de desaparición voluntaria. Que alguien salga por su propio pie de su casa no quiere decir que el acto sea voluntario, todos esos factores que he citado hacen que las decisiones no se tomen libremente, sino condicionadas", señala Joaquín Amills, presidente de SoSDesaparecidos

"Se han hecho batidas de búsqueda por la zona de Cahorros por Protección Civil y la Policía Nacional ha buscado con helicóptero, pero es como buscar una aguja en un pajar. La geolocalización sería vital para esto", puntualiza.  

La geolocalización 

Fran Jiménez y Joaquín Amills de la asociación SOSDesaparecidos presentaron en noviembre de 2020 al CND (Centro Nacional de Desaparecidos) un escrito solicitando tres medidas urgentes: incapacitación temporal de los desaparecidos con problemas, geolocalización rápida de sus teléfonos móviles y la creación del concepto de desaparecidos de larga duración. Ha sido mediante una reunión telemática con el actual director del Centro, el Teniente-Coronel Javier López, que en un principio iba a celebrarse de forma presencial pero se juzgó más conveniente hacerla virtual debido a la situación sanitaria creada por el covid-19.

“Uno de los grandes problemas que nos encontramos es que, en ocasiones, la Policía tarda en geolocalizar los teléfonos del desaparecido porque hay que realizar una serie de trámites burocráticos que hacen de barrera. Entendemos que el derecho a la vida es el generador de todos los demás derechos y por lo tanto, que la protección de datos, la intimidad… no existen sin este derecho principal, que es el que tiene que prevalecer”, explican desde la asociación. 

COMPARTIR: