27 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La jueza María Sonsoles Sanchidrián resultó apuñalada con un destornillador por un hombre sentenciado a pagar mil euros en costas

Agresiones a los jueces: Un nuevo caso en Segovia pone de manifiesto la desprotección de los magistrados

La jueza María Sonsoles Velayos apuñalada a la salida del juzgado. /ICAL
La jueza María Sonsoles Velayos apuñalada a la salida del juzgado. /ICAL
El intento de asesinato de una jueza en Ávila hace un par de días trae de nuevo a la palestra los ataques que sufren los representantes de la Justicia en nuestro país y la desprotección ante los mismos. Muchas veces esos ataques han acabado en muerte. Recordamos algunos casos.

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) difundió ayer un comunicado en apoyo a la jueza apuñalada el otro día en la localidad segoviana de Santa María de  Nieva cuando salía de su juzgado por, presuntamente, un perjudicado por una sentencia emitida por la jueza: “Ante el ataque sufrido en el día de ayer por la magistrada Dª María Sonsoles Sanchidrián Velayos, titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Santa María la Real de Nieva (Segovia), el Consejo General del Poder Judicial manifiesta su enérgica condena de tan lamentable hecho, al tiempo que transmite a la magistrada y a su familia su apoyo y deseos de una pronta recuperación.

Concentración de los jueces de Lanzarote. / Manu Riveiro (Diario de Lanzarote)

En un Estado de Derecho corresponde al Poder Judicial la pacífica resolución de los conflictos, a través de los cauces procesales legalmente predeterminados, con las garantías constitucional y legalmente establecidas, pudiendo las partes discrepar de las resoluciones judiciales mediante los recursos pertinentes.

Lo que no es admisible nunca y bajo ningún pretexto es acudir a la violencia como forma de discrepancia, atentando con ello tanto contra la integridad de la juez como contra el papel constitucional que ejerce. Este ataque trasciende así de lo personal, suponiendo un atentado contra nuestro modelo de convivencia basado en el pleno respeto de los derechos y libertades de los ciudadanos, que también se observará en la investigación judicial de estos hechos”.

  La jueza María Sonsoles Sanchidrián.

La evolución del estado de salud de la jueza de Santa María la Real de Nieva, María Sonsoles Sanchidrián Velayos, se complicó durante la tarde del martes tras sufrir un neumotórax y tuvo que ser ingresada en la UCI del Hospital. La jueza tuvo que ser ingresada tras ser apuñalada con un destornillador por un hombre al que había condenado a pagar costas de mil euros por un conflicto civil.

En un primer momento, los médicos diagnosticaron heridas superficiales y un cuadro de ansiedad, pero pocos minutos antes de las siete de la tarde el hospital informaba de que su estado de salud había empeorado.

María Sonsoles Sanchidrián Velayos nació en Ávila en 1983. Estudió en la Universidad de Salamanca y su primer destino como jueza ya fue Santa María la Real de Nieva, donde llegó en 2013. Posteriormente pasó por el Juzgado de El Burgo de Osma (Soria) pero regresó años después a Santa María. En junio de 2019, la jueza Sanchidrián Velayos falló en el conflicto que enfrentó al Obispado con el Ayuntamiento sobre la propiedad del famoso claustro de Santa María la Real, dando la propiedad del mismo al Ayuntamiento.

En un reportaje publicado por la Agencia Iocal en 2018, la jueza María Sonsoles Sanchidrián Velayos se mostraba "encantada" de "servir función para los partidos judiciales que conforman Castilla y León". "Mi primer destino en el Juzgado de Santa María la Real de Nieva en Segovia dejó un marcado recuerdo en mi andadura profesional en el desempeño de la labor jurisdiccional, optando poco después por la plaza del presente Juzgado de El Burgo de Osma, donde el tiempo ha trascurrido muy rápido desde que tomara posesión en el año 2015, de lo cual no cabe deducir sino una plena satisfacción laboral anudada a una cordial y familiar relación entre funcionarios, profesionales y ciudadanos. Si bien, como es natural, me gustaría acercarme a mi tierra natal en Ávila; así que, sigo y seguiré apostando por Castilla y León, porque merece la pena la cercanía, la profesionalidad y el buen hacer que transmite el aire de Castilla y León", comentaba en ese reportaje.

Otros ataques a la judicatura

 No es la primera vez que un juez sufre un ataque grave. El 27 de febrero de 2021 Agustín Ucha atacaba con aguarras a varios niños. Perseguía al hijo del juez José Antonio Vázquez Taín para vengarse por una sentencia contraria, pero se confundió y arrojó ese líquido a otros niños que bajaban del autobús escolar. El juez había decretado su ingreso en prisión por agredir a su madre y a consecuencia de ello dos de sus gatos murieron de inanición. Fue condenado a 18 años de cárcel.

El juez Vázquez Taín.

Peor fue la venganza que acabó con la muerte de Juan Agustín Mora Benito, de 41 años y juez de la Audiencia Provincial de Ávila. El homicida, Antonio Pérez Barona, de 60 años, le culpaba de haberlo arruinado tras expropiarle tres terrenos por los que discurre ahora la autovía Palencia-Burgos. El juez presidia la Audiencia Provincial de Ávila y Pérez Barona, tras discutir con él le pegó dos tiros con una escopeta. Era el año 1993 y el juez instructor del caso fue el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Valladolid, un joven Manuel García Castellón.

Cuatro años antes del asesinato, Pérez Barona había tenido varios pleitos a causa de los terrenos expropiados para la construcción de la autovía Palencia-Burgos. En aquella época, el magistrado Mora Benito ejercía de juez en Palencia y fue quien dictaminó sobre los diferentes recursos planteados por Pérez Barona contra la expropiación.

El presidente de la Audiencia de Ávila fue enterrado en su pueblo natal de Cubo de don Sancho (Salamanca). Al sepelio asistieron unas 2.000 personas, entre ellas el que era entonces ministro de Justicia, Tomás de la Quadra Salcedo, que después sería asesinado por ETA.

COMPARTIR: