17 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El dinero obtenido, que los agentes estiman en 200.000 euros, era enviado a Brasil y Paraguay en pequeñas cantidades con el método del "pitufeo"

Una organización de trata de personas desarticulada en Cuencia y detenidos quince de sus miembros

La Policía Nacional ha realizado un operativo con el que ha desarticulado a una organización dedicada al tráfico de personas con fines de explotación sexual. La banda criminal estaba conformada por ciudadanos brasileños y españoles, que a su vez, contaban con una red de colaboradores que facilitaban la emisión de documentación e invitaciones falsificadas. En la operación han sido detenidos 15 miembros de la organización.

La investigación de Policía Nacional ha concluido además con la entrada y registro de cuatro inmuebles y la detención en los cuales operaban los detenidos. Un club de alterne situado en Graja de Iniesta (Cuenca) ha sido clausurado por orden judicial. Según los investigadores, los implicados podría haber obtenido hasta 200.000 euros en beneficios, que luego enviaban en pequeñas cantidades a localidades de Brasil y Paraguay.

La investigación se inició cuando la policía detectó una red de tráfico de personas. Dicha red, tenía como cabecilla a una mujer brasileña, propietaria del club de alterne. Desde allí, ella dictaba las directrices que se debían seguir en la captación y traslado de mujeres desde Paraguay hasta España, además de la distribución y labor de cada uno de los miembros de la organización.

Los delincuentes buscaban mujeres en sus países de origen en situación de vulnerabilidad o pobreza económica. Después de ubicarlas, los delincuentes les ofrecían un “buen futuro” en el que ganarían suficiente dinero para ayudar a sus familias. Después de que las mujeres aceptaban la oferta, se les trasladaba hasta España utilizando cartas de invitación con la que podrían pasar el control fronterizo. Una vez aquí, las mujeres eran llevadas al club donde debían ejercer la prostitución para “pagar la deuda” que habían “contraído” por salir del país.

Operativo del CNP en el local de Cuenca.

Además, la deuda iba crecía, ya que los delincuentes imponían “multas” por no seguir las “reglas del club” y por la “manutención” diaria que les daban los criminales. Las jornadas rozaban las 12 horas y las mujeres estaban controladas en todo momento. El crecimiento de las “deudas” hacía que las mujeres trabajaran en condiciones de semiesclavitud, según la investigación.

En la investigación también se determinó que la organización contaba con un grupo importante de colaboradores que se encargaban de emitir falsificados de cartas de invitación para que las chicas captadas pudiesen ingresar a España. Cada uno de sus colaboradores solicitaba como máximo, dos cartas por lo que era imposible relacionarlos con las víctimas.

La operación terminó con los cuatro registros realizados por la Policía Nacional, en estos se detuvo a cinco personas implicadas. Entre los efectos, intervenidos se encuentra documentación falsificada, dos armas táser, material de preparación de sustancias estupefacientes, cartas de invitación con el nombre de las víctimas y los justificantes de dinero. Las mujeres obligadas a prostituirse han sido liberadas. Posteriormente se realizaron operativos contra varios colaboradores, deteniendo a díez de ellos.

El dinero se enviaba como “pitufeo”

El botín no solo se quedaba en España, sino que era enviado a cuentas en Brasil a nombre de la madame de Cuenca o de su hija. Además, una parte era enviada a Paraguay para financiar el viaje de las chicas captadas. Los envíos se realizaban a través del método del “pitufeo”, que consiste en enviar pequeñas cantidades con multitud de remitentes distintos con el fin de no superar los límites legales.

En total, se determinó que cerca de 200.000 euros habían sido enviados a través de este método que es difícil de rastrear y penalizad, ya que las pequeñas cantidades no llaman la atención y pasan desapercibidas.

 

COMPARTIR: