19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A pesar de las pretensiones del Ejecutivo hay muchas posibilidades de que el Tribunal Supremo declare ilegal el traslado de la Basílica de Cuelgamuros

La familia Franco pedirá a la Justicia la paralización de la exhumación de los restos de su abuelo del Valle de los Caídos

El dictador rodeado de su familia.
El dictador rodeado de su familia.
Pedro Sánchez finalmente ha puesto fecha límite a su aparatosa legislatura, será el 28 de abril. Pero no ha desistido de anunciar que el Consejo de Ministros ordinario aprobaba la exhumación de Franco uno de los leit motivs de su legislatura. El ejecutivo asegura que el destino de los restos del dictador no será la catedral de La Almudena, pero es previsible que el Tribunal Supremo lo eche para atrás.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, explicó el acuerdo motivado aprobado por el Consejo de Ministros con el que se "culmina" el procedimiento.

Sin embargo, el proceso iniciado en agosto pasado para exhumar los restos del dictador y hacerlo conforme a Derecho no habrá terminado si la familia, como parece, se niega a elegir una sepultura distinta a la que posee a perpetuidad en la cripta de Catedral de La Almudena, lugar que el Gobierno descarta por su ubicación tan céntrica.

La ministra de Justicia, Dolores Delgado anunciando la decisión tomada por el Consejo de Ministros. 

Sólo si los nietos de Franco accedieran a enterrar los restos de su abuelo en un lugar distinto a La Almudena el procedimiento administrativo se podría dar por culminado. Pero esto no será posible ya que el abogado de los descendientes del dictador, Luis Felipe Utrera Molina ya anunciado que recurrirán al Tribunal Supremo para evitar que el cuerpo del General salga de El Valle de los Caídos.  "Vamos a recurrir este y cualquier otro acto de ejecución ulterior", ha declarado el abogado. 

Las leyes en materia de procedimiento contencioso administrativo dan dos meses al abogado para presentar su recurso ante el Tribunal Supremo (dado que es un acuerdo del Consejo de Ministros), pero el letrado podría no agotar el plazo. El alto tribunal podría estar decidiendo la admisión a trámite del recurso, o incluso de una petición de suspensión cautelar, en plena campaña electoral de las generales.

Las tumbas de los Franco en La Almudena

Como adelantó Elcierredigital.com la familia Franco pagó cinco millones de pesetas por la propiedad de dos tumbas en Madrid. La cripta de la Catedral de la Almudena inaugurada en 1911, 82 años antes que lo hiciera el templo catedralicio que bendijo el Papa Juan Pablo II en 1993, alberga, al margen de los Franco, números nichos y sepulturas de nobles, aristócratas, banqueros y, sobre todo, personas que donaron dinero para las obras de Santa María la Real de la Almudena. Muchas de estas personas aportaron importantes cantidades dinerarias con la contraprestación de ser enterrados en su cripta.

Luis Alfonso de Borbón, Jaime y Carmen Martínez-Bordiú llevando las ceniza de Carmen Franco a  la  la Catedral de La Almudena.

Esto fue lo que sucedió con Carmen Franco Polo, la única hija del general y dictador Francisco Franco. Carmencita pagó un canon de cinco millones de pesetas en 1987 (al cambio, unos 30.000 euros) para hacerse con una sepultura dentro de la Cripta donde pudiera ser enterrada ella y su familia. Un sepulcro donde caben por sus dimensiones de tres a cuatro ataúdes. Aunque bien es cierto que estas dimensiones podrían acoger más inhumaciones, ya que, por ejemplo, de Carmen Franco Polo solo están depositadas sus cenizas; mientras que el cuerpo de su marido, el marqués de Villaverde, Cristóbal Martínez-Bordíu, sí que fue enterrado allí dentro de un féretro en 1998.

La sepultura de 30.000 euros pagada a tocateja por la Familia Franco está situada muy cerca del Altar Mayor, en la entrada principal mirando a la izquierda. Pero los Franco no son los únicos que gozan de este supuesto privilegio eclesiástico. También están los marqueses de Cubas o los marqueses de Urquijo, entre otros muchos otros, como el ex presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, Adrián Piera. Aunque el Concilio Vaticano II trató de acabar con estas prácticas, todavía siguen en pié.

Los precios por un nicho han oscilado a lo largo de la historia entre las 25.000 pesetas que se pedían por las sepulturas de San Ginés en los años setenta a los 185.000 euros que se pagaban al inicio de este siglo por los nichos, no por los columbarios que son más caros. En la actualidad ya no existen más plazas vacantes en la Cripta de la Almudena, por lo que ya no se ofertan ni nichos ni sepulturas ni columbarios, aunque todavía hay algunos vacíos, pero ya vendidos a sus propietarios.

Las presiones del Gobierno a la Iglesia

El ejecutivo de Sánchez sabía que la familia Franco tenía en posesión estos nichos y para ello presionó a la Iglesia Católica tal y como contó en Elcierredigital.com. La vicepresidenta Carmen Calvo fue desmentida por fuentes eclesiásticas cuando omitió que la reunión para acordar los acuerdos entre el Estado y la Iglesia derivó en pedir al Vaticano que presionara a los Franco para que no enterraran a su abuelo en la cripta.

La Vicipresidenta del Gobierno Carmen Calvo en su reunión con el Cardenal Pietro Parolin / Europa Press

La Oficina de Prensa del Vaticano desmintió en un comunicado la versión dada por la Vicepresidenta Carmen Calvo de su encuentro con el Cardenal Pietro Parolin, en el marco de la negociación del Gobierno español con el Vaticano, que tenía como uno de su fines principales conseguir que la cúpula de la Iglesia no se opusiera de entrada a la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos, pero fundamentalmente en la necesidad, compensada aparentemente con otras prebendas económicas de relieve, de "buscar una solución adecuada“ al lugar sepulcral donde serían trasladados los restos del dictador. El Gobierno intenta, ya como última bala en su recámara, que sea ahora el Vaticano quien “sugiera” a los nietos del General que no sea la Catedral de La Almudena, en el centro de Madrid, el lugar donde sean enterrados.

COMPARTIR: