19 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El hombre, de 77 años, ha declarado ante la audiencia que "en la cárcel estoy estupendamente, estoy mejor en la cárcel que aquí"

La Audiencia de Ciudad Real ratifica la prisión para el anciano acusado de matar a tiros a un ladrón en su finca

Lugar donde se produjo el suceso.
Lugar donde se produjo el suceso.
La Justicia ha ratificado la prisión provisional para el anciano de 77 años acusado de matar a tiros a un hombre que se encontraba en su propiedad. En la vista celebrada ayer, el hombre ha declarado ante el juez que estaba "asustado" y que disparó con la escopeta "por ver si salía corriendo" el asaltante, "sin intención de darle".

El anciano de 77 años acusado de matar a tiros a un hombre que se encontraba en su propiedad permanecerá en prisión provisional hasta la celebración del juicio. Así lo ha decidido la Justicia tras la vista celebrada ayer, en la que el hombre declaró ante la Audiencia que estaba "asustado" y disparó con la escopeta "por ver si salía corriendo" el asaltante, "sin intención de darle".

Por ello, su abogado había interpuesto un recurso en el que pedía su libertad provisional. Para ello, alegaba que el fallecido contaba con un amplio historial delictivo, que se trataba de un ex militar altamente peligroso, sobre quien pesaba una orden de expulsión. Además, el letrado del acusado señalaba que, debido a su avanzada edad, y su arraigo familiar, quedaba descartado el riesgo de fuga. Una petición que ahora ha sido desestimada.

En este sentido, sorprenden las declaraciones del anciano  "yo en la cárcel estoy estupendamente. Estoy mejor en la cárcel que aquí. Me he encontrado un grupo de gente estupendo en la enfermería. Yo no saldría de aquí en dos o tres meses". 

Los hechos 

Durante la madrugada del domingo 1 de agosto, un hombre de 77 años de Ciudad Real se despertó repentinamente al escuchar unos ruidos extraños en su finca. Cuando el anciano se dis puso a comprobar qué estaba sucediendo, descubrió que un hombre de 35 años había entrado de forma ilegal en su vivienda. Presa del pánico, tal y como ha declarado su abogado, el septuagenario disparó su escopeta de caza contra el intruso, que perdió la vida a causa de las heridas de bala.

La víctima del crimen de Ciudad Real. 

El anciano llamó entonces a la Policía para explicar lo que había ocurrido y, unos minutos minutos más tarde, los miembros de este cuerpo de seguridad acudieron a su casa para confirmar el fallecimiento del intruso, intervenir el arma y detener al propietario de la vivienda. 

El abogado del anciano: "Su salud corre peligro"

En declaraciones a elcierredigital.com, el abogado del acusado, Juan Manuel Lumbreras, indicaba que su cliente “está mal, en shock y no come ni duerme” y que “su salud corre peligro”. Unos problemas que ha querido recalcar, ya que, las “graves consecuencias físicas y psicológicas” que puede sufrir si continúa en la cárcel suponen un serio riesgo para su salud.

Un encontronazo previo a los disparos

Para Alfredo Arrién Paredes, abogado del hombre fallecido, existen dos puntos clave que se deben tener en cuenta para analizar el caso y valorar si existe o no legítima defensa. El primero tiene relación con la declaración inicial del anciano ya que Arrién señala que el hombre afirmó que hubo un encontronazo previo a los disparos en el que amenazó al intruso, por lo que, en ese caso, los disparos no se habrían realizado de una forma instintiva y como un acto reflejo, sino que se habrían realizado de manera premeditada.

En segundo lugar, destaca el número de disparos y su orden, ya que el abogado del fallecido asegura que los tres primeros disparos fueron realizados a “quemarropa” y que el cuarto fue realizado al aire, cuando, lo que tendría que haber hecho el anciano es disparar primero al aire para tratar de ahuyentar al intruso.

Otro de los factores por los que Arrién ha mostrado su disconformidad con la versión del anciano es la proporcionalidad de su decisión, ya que en el momento de los disparos "el fallecido no estaba atacando al dueño de la casa, sino que se encontraba agachado a causa del miedo", un hecho que “no justifica esa reacción de película del oeste”.

COMPARTIR: