21 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

También anunciaron la implantación de una nueva herramienta informática exclusiva de la Benemérita que entrará en marcha dentro de tres meses

La Guardia Civil y SosDesaparecidos presentan un protocolo de búsqueda en zonas rurales con el lema "Las primeras horas son las únicas"

De derecha a Izquierda, el teniente coronel Juan Carretero, Joaquín Amills, el coronel Sánchez y el teniente coronel Canllas.
De derecha a Izquierda, el teniente coronel Juan Carretero, Joaquín Amills, el coronel Sánchez y el teniente coronel Canllas.
La Guardia Civil y SosDesaparecidos anunciaron este lunes en Madrid la puesta en marcha de un nuevo protocolo de actuación en la búsqueda de personas desaparecidas que permitirá agilizar y dotar de mayor rapidez y eficacia a las tareas de búsqueda y rescate de personas desaparecidas en entornos rurales, no urbanos. Asimismo, la Benemérita dispondrá dentro de tres meses de una nueva herramienta informática de creación propia para ayudar en estos procedimientos.

Con el lema "Las primeras horas son las únicas horas" la Guardia Civil presentó ayer conjuntamente con la asociacion SosDesaparecidos un nuevo protocolo de búsqueda de desaparecidos que mejorará las búsquedas en áreas grandes no urbanas. El nuevo procedimiento está encaminado especialmente para la localización de desaparecidos en zonas no urbanas. Con esta nueva metodología se pretende aumentar los casos de éxito en grandes áreas rurales que son demarcación de Guardia Civil.

Este protocolo logrará una activación más ágil de la búsqueda y localización de las personas desaparecidas en cuanto se recepcione la denuncia. Con ello se persigue aumentar la eficacia de respuesta por parte de la Guardia Civil a la hora de movilizar los recursos disponibles, especialmente durante las primeras horas de la desaparición, la adopción de nuevos protocolos internos de actuación y comunicación de novedades.

También con él se prioriza la colaboración con policías autonómicas, locales y otros actores de la administración local-provincial-regional y sector privado, y el desarrollo de una nueva herramienta informática a los efectos de servir de apoyo a la gestión de los dispositivos de búsqueda y localización  En este sentido, la Institución recuerda que no es necesario esperar 24 horas para ponerlo en conocimiento de las fuerzas y cuerpos de seguridad. 

Un momento del acto de ayer.

A la hora de poner en marcha estos dispositivos de búsqueda se tendrá en cuenta sobre todo el perfil de la persona desaparecida. La primera clasificación de estos perfiles tiene que ver con el tipo de desaparición, clasificadas en voluntarias, involuntarias y forzosas. Además de esto, también se tendrá en cuenta el análisis de riesgo y el contexto de la desaparición.

La nueva base de datos de Personas Desaparecidas y Restos Humanos (PDyRH) supone una evolución y adaptación de la existente anteriormente, creada en el año 2010 y que tenía como objetivo principal únicamente el cotejo de cadáveres y restos humanos sin identificar con las personas desaparecidas. Sin embargo, esta nueva base a constituir la referencia nacional para la gestión completa e integral de las desapariciones de personas, incluyendo funcionalidades como la incorporación de los datos de la denuncia, la activación de alertas para la colaboración ciudadana y la explotación estadística, entre otras. 

Según los datos obrantes en el Sistema de Personas Desaparecidas y Restos Humanos sin Identificar (PDyRH) del Centro Nacional de Desaparecidos del Ministerio del Interior, a 31 de diciembre de 2019 se encuentran registradas 5.529 denuncias activas. 2.839 casos corresponden a personas que eran menores de edad en el momento de la desaparición. Entre ellas destaca el colectivo de menores de edad extranjeros y fugados de centros, con 1.059 casos.

En relación con la duración de las desapariciones, según datos del 2019, el 64 % cesan dentro de una semana desde la presentación de la denuncia, un 74% dentro de las dos semanas, un 82% en un mes y el 8 % se prolongan más de 6 meses. Sólo el 1,54% de las desapariciones tiene un fatal desenlace, bien por muerte natural, accidente, autolisis u otra causa violenta.

En el ámbito de trabajo de la Guardia Civil, el análisis de la casuística de la desaparición de personas es muy complejo si bien se observa una continuidad en la tendencia general al alza en el número de casos, que se sigue desde hace varios años. De este modo, durante el año 2019 se han conocido en la Guardia Civil un total de 6.012 nuevos casos de desapariciones, habiendo sido resueltas un total de 4.194 por aparición o localización de la persona (69,7%).  Continúan en vigor a fecha de elaboración de este informe un total de 1.818 casos. 

Equipo de búsqueda de la Guardia Civil.

En cuanto a patrones generales detectados la gran mayoría de las desapariciones conocidas son de carácter voluntario (3.296), observándose una mayor incidencia en los casos de desapariciones voluntarias por fuga de centros de protección de menores (2.320, que llegan a cuadriplicar a la siguiente categoría observada) que en la desaparición voluntaria de mayores de edad (579). El tercer puesto lo ocupan las desapariciones voluntarias de menores huidos de sus viviendas (397). 

Nueva herramienta

La presentación del protocolo corrió a cargo del coronel Leonardo Sánchez Peláez, del Estado Mayor de Operaciones de la Guardia Civil. Junto a él, el teniente coronel Miguel Canillas, de la misma unidad, el teniente coronel Juan Carretero, jefe de la Comandancia de Córdoba y Joaquín Amills, presidente de SosDesaparecidos. El coronel Sánchez explicó que es "muy importante destacar estas primeras horas críticas donde hay que movilizar a todos los efectivos necesarios para encontrar un desaparecido". A este respecto Amills añadió que "el tiempo siempre corre en contra de una desaparición".

El teniente coronel Carretero explicó que  "las desapariciones corresponden a un amplio espectro" y recordó algunos casos reales sucedidos en su zona, que puso como ejemplo de desapariciones, desde secuestros parentales hasta la persona que sufre un accidente y desorientada vaga por la carretera.

Por otra parte, el teniente coronel Canillas presentó una herramienta nueva, que entrará en funcionamiento dentro de tres meses y ayudará a los investigadores a tener la perfecta geolocalización de todos los equipos de búsqueda "además se podrán tomar decisiones sobre el terreno, ya que en tiempo real se sabrá las zonas donde ya hemos estado buscando, se verán fotografías que manden los equipos de búsqueda y se podrá ordenar que equipos especializados acudan a zonas como pozos o embalses". El nuevo sistema es una herramienta propia de la Guardia Civil, desarrollada integramente por especialistas de la Benemérita y cada equipo de rescate podrá disponer de ella en su teléfono móvil descargando una sencilla aplicación.

COMPARTIR: