02 de marzo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se crió en varios centros de menores, tiene 28 años, vivía con su banda en una casa okupada en Toledo y comenzó a delinquir solo con 12 años

Gregorio Fernández "El Goyito": La vida de un alunicero detenido 52 veces y ahora en libertad

El Goyito en un coche.
El Goyito en un coche.
Gregorio Rodríguez, con 28 años, es posiblemente el alunicero más activo de España. Desde su más tierna infancia con 12 años, hasta ahora acumula 62 detenciones. El ultimo robo por el método de empotrar un coche en un escaparate lo realizó el pasado mes de octubre junto a su banda. El jueves fue detenido de nuevo en otra operaión policial en Barajas, pero puesto en libertada con cargos tras pasar por delante del juez.

Junto a Gregorio Fernández fueron detenidos su hermano Christian, alias "El Ruso", un joven de origen marroquí, el "Gordo Maya" y "el Mansalvas". Todos son acusados de haber realizado 52 robos entre Madrid y Toledo en tres meses. Si sumamos las detenciones de toda la banda llevan más de doscientas.

Su centro de operaciones estaba en Casarrubios del Monte, un pueblo de Toledo limítrofe con Madrid en un piso de tres plantas okupado por la banda. Allí guardaban 14 vehículos de alta gama y una caravana, todo valorado en unos 300.000 euros. Su modus operandi es siempre similar: Primero asaltaban talleres mecánicos donde robaban herramientas y vehículos de alta gama. Hasta seis coches sustrajeron en una sola noche. Llegaron incluso a asaltar a particulares para robarles el coche que luego usaban para empotrarlos mediante el método de alunizaje en tiendas de teléfonos, joyerías, gasolineras y de electrodomésticos. Siempre iban armados.

En total ahora se les acusa de robos cometidos en Navalcarnero, Ciempozuelos, Algete, Coslada, Getafe, San Sebastián de los Reyes, Torrejón de Ardoz, Ciempozuelos y Alcorcón. En total, la Policía y la Guardia Civil los acusa de siete robos con violencia e intimidación, 21 robos con fuerza, 7 robos de vehículos, un delito de atentado a agentes de la autoridad, un delito de daños y otro de pertenencia a grupo criminal.

Gregorio Rodríguez García, también conocido como el Goyito, ya fue juzgado y condenado a nueve años de prisión, pero tras pagar una fianza de 60 mil euros quedó en libertad. A "el Goyito" y su banda se le calculan en toda su trayectoría unos 200 robos por el método del alunizaje, con 62 detenciones a sus espaldas.

Tanto el Goyito como su cómplice detenidos en 2019 Luis Miguel González, fueron imputados por delitos de pertenencia a organización criminal, robos con fuerza, sustracción de vehículos a motor y falsedad documental. Goyito era el cabecilla de la organización. A principios de 2020 algunos miembros de la banda no fueron atrapados y reanudaron las actividades criminales en localidades de Toledo y Madrid.

Los objetivos de este grupo criminal eran casas de apuestas, restaurantes, bares, tiendas de telefonía móvil y estaciones de servicios, lugares de donde robaban el botín tras colisionar previamente los coches para entrar así en su interior. También se les imputaron delitos de falsedad documental, ya que en ocasiones manipulaban las placas de las matrículas de los coches robados, así como el empleo de documentos de identidad falsa en su vida cotidiana.

Nuevos robos

El hecho de que su jefe se encontrase en la cárcel no detuvo a algunos miembros de la banda de El Goyito, ya que su última detención fue detenido en julio de 2019, pero ingresó en la cárcel en octubre que dejó unos meses después tal y como hemos apuntado.

Su banda cometió en ese tiempo hasta 30 asaltos desde el mes de octubre de 2019 hasta enero de 2020, fecha en que la Guardia Civil logró detenerlos. El error que cometieron fue asaltar una tienda de bicicletas en el municipio madrileño de Torrelaguna. Robaron material valorado en más de 60.000 euros, pero dejaron pistas fundamentales para ser identificados por la Guardia Civil.

Imagen de la cámara de vigilancia de la tienda de bicicletas asaltada.

Tras las investigaciones los agentes de la Guadia Civil de la Comandancia de Tres Cantos, familiarizados con los métodos de alunizaje, lograron identificar a los autores de los hechos, viejos conocidos de las fuerzas de Seguridad.

Según las autoridades, en esta ocasión el modus operandi fue usar a sus parejas sentimentales. Utilizaban vehículos robados de alta gama que ponían a nombre de éstas, que eran sustraídos para utilizarlos en los asaltos. El radio de acción se vio ampliado considerablemente, ya que habían cometido robos en Ávila, Cáceres, Guadalajara, Toledo y Burgos.

Durante sus robos era frecuente que arremetiesen contra las patrullas que los perseguían como si de pilotos kamikaze se tratase. Finalmente fueron detenidos seis hombres y tres mujeres con edades compredidas entre los 24 hasta los 46 años. Los delitos por los que fueron imputados fueron los de robo con fuerza, robo de vehículos, delitos contra la seguridad vial y atentado a agentes de la autoridad.

La banda, según la Fiscalía, estaba compuesta por los dos acusados y otras dos personas que se encuentran en paradero desconocido, Francisco Javier Bernuy Vilches y Auoub Serrokh Ighazdi. Ahora ambos han sido detenidos en la última operación policial llevada a cabo en Barajas.

El Goyito atrapado por la Guardia Civil.

El 10 de enero de 2019 la banda cometió  tres asaltos. El primero fue en una cafetería de la avenida de Carabanchel Alto de Madrid, el segundo un restaurante en el paseo de Ginebra de la capital y el tercero una cafetería en San Sebastián de los Reyes. De esta última se llevaron 50 euros, una pata de jamón y bebidas, además de la máquina de tabaco con unos 5.000 euros.

Más adelante, entre el 12 y 14 de enero atracaron otros dos bares de Madrid, uno ubicado en la avenida de Machupichu, otro en la calle de Suecia de Madrid y, finalmente, el tercero en Coslada.

El Goyito  y su banda actuaban preferentemente entre las 01:00 y las 06:00 de la madrugada, un horario en el que estrellaban sus coches o rompían los cierres de seguridad de los establecimientos con una maza u otra herramienta apropiada con el fin de entrar en el interior para robar.

En el interior de los vehículos utilizados, los agentes hallaron en aquella anterior detención elementos electrónicos utilizados para sustraer vehículos, tales como inhibidores de frecuencia, hasta “máquinas” para el arranque de vehículos, extractores de bombines o llaves falsas, entre otros utensilios, como también herramientas empleadas para los robos, tales como picos, cizallas, mazas de distintos tamaños, palancas, palanquetas, radiales, walkie-talkies.

Ahora, a "el Goyito" le han cortado la gasolina, pero el juez le ha dejado en libertad de nuevo.

 

COMPARTIR: