16 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Guardia Civil destaca que las descargas de droga se realizan en embarcaciones pesqueras o recreativas, incluso en yates de lujo

Desarticulada una plataforma de narcolanchas de transporte de hachís en las proximidades de las Islas Chafarinas

Operación contra la plataforma.
Operación contra la plataforma. / Guardia Civil
La Guardia Civil ha llevado a cabo esta semana la operación Karsana, que ha concluido con la desarticulación de una importante organización criminal dedicada al transporte de grandes cantidades de Hachís de Marruecos a España, vía marítima. La organización estableció la plataforma en las proximidades de las Islas Chafarinas.

A inicios de 2019, la Guardia Civil identificó las nuevas rutas utilizadas por el narcotráfico para el transporte de sustancias ilícitas. La presión policial ejercida en el Campo de Gibraltar ha empujado a los narcotraficantes a cambiar las vías de transporte. Una de las vías detectadas por las autoridades fue una plataforma de lanzamiento de embarcaciones rápidas situada junto a las Islas Chafarinas, cercanas a Marruecos.

La plataforma pertenecía a una importante organización criminal y servía para abastecer de droga y combustible en alta mar a embarcaciones de terceras organizaciones que operan en la península. Las autoridades han indicado que la organización propietaria creó una "guardería marítima de droga y combustible". Según la Guardia Civil, este sistema les proporcionaba mayor seguridad que el de mantener la droga en tierra. Además, el realizar los transbordos alejados de las costas de Marruecos, les aseguraba una menor exposición a las fuerzas policiales marroquíes.

Las autoridades ha realizado la operación en alta mar.

La Guardia Civil contó con el apoyo del Mando de Operaciones del Estado Mayor de Defensa, a través de su comandancia en Melilla, que ha identificado los cambios en el número de lanchas. Los tipos de embarcación eran barcas de distintos tamaños y contaban con entre 2 y 4 motores.

Las autoridades se han percatado de que la mayoría de las embarcaciones están dotadas de radares y tecnología de última generación para realizar los “encuentros y transbordos de la droga en alta mar”. Las salidas de la “guardería” se realizaban todas a la vez al amanecer y cada embarcación tomaba un rumbo distinto. Las capacidades de transporte llegaban a los tres mil kilogramos de droga.

Día a día en la “guardería"            

La investigación también ha permitido conocer la operativa diaria de la organización, en las  que las narcolanchas y su tripulación  pernoctaban todos los días al resguardo de las islas Chafarinas, donde se juntaban unas a otras en grupos.

Las que tuvieran como cometido transportar droga o combustible, antes de iniciar el viaje, se acercaban a barcos pesqueros que les suministraban la mercancía. Una vez cargadas se dirigían a determinados puntos de transbordos situados en el mar de Alborán.

La Guardia Civil ha destacado la variedad de naves de transbordo utilizadas. El pasado mayo, las autoridades observaron e intervinieron en una descarga de las narcolanchas en un yate de lujo cerca de las costas de Málaga. Al ingresar y detener a los tripulantes se detectaron tres toneladas de hachís. Además, se han realizado trasbordos en embarcaciones recreativas, de pesca o lanchas más pequeñas encargadas de introducir la droga en la península.

Al atardecer, una vez finalizados los cometidos de transporte de hachís o logística, las embarcaciones regresaban a las proximidades de las islas, permaneciendo a la espera de realizar nuevos "trabajos".

Que la organización estableciera su base de operaciones en las islas Chafarinas se debe fundamentalmente a que éstas les proporcionan resguardo de las inclemencias del mar abierto y de los temporales. Fruto de la investigación se ha podido  determinar cómo las narcolanchas se refugiaban en las proximidades de la isla del Rey Francisco o la del Congreso,  dependiendo de la velocidad y dirección del viento, ya fuera de poniente o levante.

La operación por sorpresa

La operación se realizó después de entender el complejo sistema de transporte de los narcotraficantes. La Guardia Civil estableció un dispositivo amplio para detener a las embarcaciones y sus tripulantes. Participaron 150 agentes de varias unidades, que lograron tomar por sorpresa a los hombres que se encontraban en la lanzadera. En total, fueron detenidos 6 sujetos y 3 embarcaciones fueron confiscadas.

Detenidos en el operativo

A los tripulantes detenidos se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas y contrabando. Los detenidos, efectos y embarcaciones han sido trasladados por un buque del Servicio Marítimo de la Guardia Civil al Puerto de Melilla, para su puesta a disposición judicial del Juzgado de Guardia de la Ciudad Autónoma.

COMPARTIR: