25 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Trataban de detener a un hombre "agresivo" que estaba molestando a su expareja y fueron agredidos por la mujer y por otros familiares

A prisión tres de las cinco personas en las fiestas de Muxía por agredir a varios guardias civiles al grito de "a por ellos"

Un guardia civil.
Un guardia civil.
El juzgado de guardia de Corcubión ha enviado a prisión a tres de los cinco detenidos en la madrugada del sábado por agredir a una docena de agentes de la Guardia Civil. Durane aquellos incidentes los agente detuvieron en las fiestas de Muxía a cuatro hombres y una mujer acusados de atentado a la autoridad, lesiones y amenazas, después de que agrediesen a los agentes que se habían personado en el lugar para practicar una detención al grito de "vamos todos a por ellos".

Según ha informado la Guardia Civil, los hechos sucedieron durante la celebración de las fiestas de Muxía, cuando se solicitó su presencia por el comportamiento de uno de los asistentes, que estaba "alterando el orden". Finalmente, el juez de guardia de Corcubión ha mandado a tres de los cinco detenidos a prisión. Los otros dos tendrán que acudir al juzgado los días 1 y 15 de cada mes.

Los hechos ocurrieron durante la celebración de la verbena del Carmen de Moraime, de La Muxía. Los guardia fueron llamados de madrugada para que acudiesen al lugar. Una vez allí, los agentes comprobaron la presencia de un hombre "visiblemente agresivo", por lo que se procedió a su identificación. No obstante, el individuo comenzó a proferir insultos hacia los guardias civiles mientras se desvestía, llegando incluso a tratar de huir del lugar de los hechos.

La prcesión de Muxía.

En esta situación, mientas uno de los efectivos le ponía los grilletes para su detención, se formó en la zona un tumulto de gente, que se abalanzaron sobre los guardias civiles al grito de "vamos todos a por ellos". Los agentes sufrieron empujones, patadas y amenazas.

De entre las personas que intentaban impedir la detención, los "más activos", apunta el cuerpo, fueron el padre, el hermano y un primo del hombre, así como su expareja. Posteriormente, los agentes pudieron averiguar que la alteración del orden se debía, precisamente, a que el hombre estaba molestando a la mujer durante las fiestas.

Por ello, fueron detenidos, además del hombre, sus tres familiares y la expareja del mismo. En el operativo resultaron heridos de diversa consideración tres guardias civiles, de los que uno tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en Urgencias.

COMPARTIR: