03 de marzo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La defensa dirá que las fibras que se desprenden del amianto provocan una enfermedad llamada asbestosis, parecida a la silicosis de los mineros

Comienza el juicio que decidirá si José María Íñigo murió por intoxicación de amianto en TVE

José María Íñigo.
José María Íñigo.
Años después del fallecimiento del expresentador de televisión, la familia continúa con el juicio que decidirá si su fallecimiento se trata de una enfermedad profesional causada por el amianto que se desprendía de las instalaciones del Estudio 1 de TVE.

La familia de José María Íñigo continúa con el proceso judicial que él mismo inició antes de fallecer. El objeto de este litigio es que se reconozca la intoxicación por amianto que le provocó el mesotelioma que acabó con su vida.

El presentador de televisión trabajaba en los estudios de TVE ubicados en Prado del Rey, lugar acusado de estar contaminado por restos minerales nocivos de amianto.

La trayectoria profesional de Íñigo en televisión pasó por la BBC, por éxitos radiofónicos como ‘El Gran Musical’, o programas de Televisión Española como ‘Estudio Abierto’, ‘Directísimo’, ‘Esta Noche Fiesta’, ‘Hoy 14:15’ y ‘Fantástico’, entre muchos otros a lo largo de su vida laboral.

Además, el expresentador fue una de las figuras de modernización de la televisión pública del Estado. Su segunda etapa televisiva pasó por diferentes intervenciones en cadenas como La Sexta, protagonizando programas como ‘Así nos va’ o ‘El Club de Flo’.

José María Íñigo y Julia Varela trabajando de comentaristas de Eurovisión para TVE.

También se le vió en Telecinco, apareciendo en programas como ‘Qué tiempo tan feliz’ y ‘Supervivientes’, o directamente en la cadena pública que lo acunó, TVE siendo la voz de ‘Eurovisión’ desde 2011 hasta fechas próximas a su fallecimiento.

La enfermedad de José María Íñigo

A finales del año 2015, Íñigo comenzó a sufrir dificultades respiratorias pese a que durante toda su vida había disfrutado de un estado de salud envidiable. Tras ser ingresado y realizarle determinadas pruebas, se le diagnosticó un mesotelioma pleural, lo que viene siendo en palabras coloquiales un tumor poco frecuente debido a una intoxicación por amianto, según la opinión de los expertos.

El proceso se remonta al año 1964, cuando pasaba horas y horas en su jornada laboral en los estudios de Prado del Rey, concretamente en el Estudio 1, que fue recubierto con fibra de amianto para aislarlo acústicamente en ese mismo año.

Estudios de RTVE en Prado del Rey.

La variedad más peligrosa de amianto para el ser humano es el polvo de fibras anfiboles, que caía desde la zona del techo, provocando un gran riesgo para las personas que estaban en el Estudio y lo inhalaban.

Aunque el expresentador hizo todo lo posible por recuperarse sin dejar a un lado su trabajo, el tratamiento de quimioterapia y los ingresos hospitalarios lo impidieron.

En un principio, Íñigo se negó a denunciar a la cadena pública para que se reconociera la situación como una Enfermedad Profesional, pero finalmente decidió poner la situación en manos de abogados y denunciar a la Corporación después de que la Seguridad Social le diese la razón judicial.

Aunque el pleito estaba en marcha, Íñigo murió en mayo del año 2018, pero su familia ha seguido adelante con el juicio y tendrá lugar el próximo día 21 de este mes.

 La familia como testigo

La familia tiene en mente reclamar a la televisión pública lo sucedido, si consiguen el objetivo de cara a la Seguridad Social, tal y como la dirección de la Corporación indicó al expresentador antes de fallecer.

Cuentan con una abogada que se ve con posibilidades de salir bien parada del litigio, puesto que ya hay dos casos distintos de personas que trabajar en TVE y han logrado el reconocimiento de la situación, y las fechas en las que trabajó se adecúan perfectamente con el periodo que se necesita para intoxicarse con el amianto, por lo que todo se presta a su favor para ganar el proceso judicial.

Aunque la cadena se ha intentado defender, ha dado largas diciendo que como su padre trabajó en una empresa de calefacción, pudo haber llevado el amianto al hogar. Y, por otro lado, también se defienden diciendo que trabajó en una empresa de neumáticos, por lo que el problema de intoxicación pudo empezar a gestarse en ese momento.

Pero las fechas no cuadran, ya que se necesita un período de 40 años para intoxicarse, y si eso hubiera sucedido así, Íñigo hubiera padecido antes la enfermedad.

COMPARTIR: