14 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El investigado Marco ha confesado haber acabado en 2023 con la vida de su última novia, Paula, pero no con la de la joven italiana hace casi 10 años

Caso Sibora Gagani: El acusado afirma que "la mafia albanesa la mató” y él luego la emparedó

El Cierre Digital en Sibora Gagani.
Sibora Gagani.
Marco, encarcelado por los presuntos asesinatos de Paula y Sibora, sus parejas en 2023 y 2014 respectivamente, ha hecho una nueva declaración ante la justicia. En ella ha afirmado ser el autor de la muerte de Paula, aunque, según él, lo hizo bajo los efectos de las drogas. De Sibora ha confesado que la emparedó, pero acusa de su muerte a “la mafia albanesa”. Una declaración que, según el abogado de la familia de la joven italiana, Juan Manuel Medina, “no es creíble”.

Sibora Gagani desapareció el 14 de julio de 2014. Sus restos fueron hallados en 2023 emparedados en el piso en el que vivía en Torremolinos (Málaga) con el que era su pareja: Marco. Este se encuentra actualmente en prisión acusado de apuñalar y matar a su novia Paula de 28 años y también de asesinar a Sibora. Marco ha declarado de manera telemática este martes 30 de enero en el Juzgado de Instrucción número 3 de Torremolinos tras una petición de su abogada a la jueza.

El acusado envió una carta al juzgado en la que admitió haber matado a Paula tras una pelea en la que ambos se encontraban drogados, según informa EFE que Marco confesó. Sin embargo, no se declaró culpable de la muerte de la italo-albanesa Sibora Gagani, solo de su emparedamiento. En su declaración ante el juzgado ha relatado una supuesta versión de lo que sucedió aquel día.

Según el letrado Juan Manuel Medina, personado en la causa como abogado de la familia de Sibora, “Marco ha declarado que la muerte de Sibora es responsabilidad de la mafia albanesa”, explica a elcierredigital.com. “Ha dicho que Sibora andaba metida en cosas turbias y les debía dinero a los albaneses. Que perdió 25.000 euros que no pudo devolver y que un día se presentaron en la casa de Marco donde, según él, vivía Sibora. Que agarraron a Sibora contra la pared, que la apuñalaron y la mataron. Ha dicho también que murió desangrada y que los albaneses se llevaron 9.000 euros que tenía él de trapicheos con la droga. Antes de irse, se supone que le dijeron que si no quería que le mataran tenía que hacer desaparecer el cuerpo y guardar silencio”, afirma el abogado que ha declarado el acusado.

No obstante, Medina afirma que “no es creíble” porque su declaración no tiene “ningún tipo de sustento ni de elemento periférico, ni ningún dato que se pueda corroborar mínimamente”. Debido a esto, la instrucción del caso seguirá su curso y, según opina, “esto no debería influir para nada, porque no ha dado ningún dato ni ningún nombre”.

La desaparición de Sibora Gagani

La albanesa Sibora Gagani vivía en Italia, concretamente en Nettuno, cuando comenzó su relación con Marco en el año 2009. Ambos se mudaron a la Costa del Sol alrededor del año 2011 y tres años más tarde Sibora Gagani desapareció sin dejar rastro.

Sibora Gagani.

Sibora y Marco mantenían una relación aparentemente normal desde el año 2009, con sus idas y venidas. La familia de Sibora sabía de la existencia de Marco y también sus amigos. Nunca detectaron nada sospechoso ya que la chica, de 22 años por aquel entonces, tenía previsto casarse con él. Así se lo había hecho saber a sus seres queridos.

En 2013, una discusión en la pareja hizo que ambos rompieran y Sibora regresara a Italia con sus pertenencias. Según el Diario SUR, comunicó a su familia que habían peleado y tenían desencuentros. El maltrato nunca fue mencionado. Ni Sibora ni Paula (la última novia de Marco, a la que ha confesado que mató) denunciaron a Marco por maltrato, pero sí que constarían en el sistema VioGén sobre casos de violencia de género dos denuncias de otras dos parejas sentimentales del italiano, según informó El Español.

Kseva, hermana de Sibora, afirmaba que en aquella discusión de 2013, “Sibora decidió separarse y él fue a buscarla. Le dio oportunidades una tras otra”. No obstante, Sibora le habría comentado a su madre, según confesaba su hermana, que “sería capaz hasta de desaparecer para alejarse de él, porque él era un hombre impulsivo en la relación. No la dejaba tranquila”.

Marco, el último en tener contacto con Sibora

Poco tiempo después de esta fuerte discusión, Sibora volvió con Marco a España, donde siguieron conviviendo durante unos meses. Luego, Sibora desapareció. Según las investigaciones de la policía por aquel entonces, Marco fue la última persona que tuvo contacto con ella vía WhatsApp el día 7 de julio.

Según explicaba Kseva a elcierredigital.com, cuando Sibora desapareció albergaban la esperanza de que “fuera parte de su plan para alejarse de él” y que estuviera “escondida”. “Pero no, nueve años sin tener ningún contacto es imposible. Si no físicamente con su madre, al menos a través de llamadas o de mensajes para informar a su familia. Por eso empezamos a sospechar que le había pasado algo”.

Sibora Gagani y su madre.

Además de la ausencia de comunicación con sus seres queridos, la familia comenzó a sospechar por las diferentes versiones que Marco ofreció tras su desaparición, así como por la falta de colaboración. “No puso ninguna denuncia cuando desapareció. Dijo que ellos se habían separado, pero si él era la única persona que tenía en España, hacer una denuncia yo creo que era lo normal. Y él no denunció ni colaboró con la familia ni con la policía ni con nadie para encontrar a Sibora”, comentaba Kseva.

“Cuando desapareció, habló con la madre de Sibora y le preguntó que si Sibora había llegado a Italia. La madre de Sibora le dijo que no, que por qué le preguntaba. Y él le dijo que era porque habían tenido una discusión fuerte y Sibora se había ido de casa sin coger nada. Después, en otro momento, cambió de opinión y dijo que había cogido dos maletas con ropa. Nada tenía sentido, pero nosotros no teníamos ningún hecho para acusarle directamente”, continuaba la hermana de Sibora en una conversación con elcierredigital.com.

A pesar de los intentos que se hicieron por encontrar a Sibora —tanto por parte de la familia, que apareció en medios italianos para difundir su desaparición, como por parte de las autoridades, que llegaron a solicitar colaboración ciudadana—, no había ni rastro de la joven.

El crimen de Paula y la confesión

El día 17 de mayo de 2023 un suceso fue clave para resolver el caso de Sibora. Marco había sido detenido por acabar presuntamente con la vida de su última novia, Paula. En las dependencias policiales, Marco pasó por un tablón con la foto de Sibora Gagani, según informó el Diario SUR, y confesó de manera espontánea a los policías, verbalmente, que Sibora fue su exnovia y que su cadáver se encontraba emparedado en el piso que ambos compartieron en la localidad malagueña. Llegó, según afirma el diario, a ofrecerse voluntario para llevar a las autoridades al lugar exacto donde se encontraba y comentó que podría haber usado ácido para deshacerse del cadáver.

No obstante, Marco se retractó en cuanto la policía le pidió ratificar la confesión y estuvo en presencia de su abogada. Las autoridades solo tenían esa pista, pero vieron la suficiente fuerza en ella como para empezar a investigar. Registraron en varias ocasiones el piso en el que Marco y Sibora habían convivido y en el que ahora había otros inquilinos. No hubo éxito.

Según informaba EFE, fue la Policía Nacional la encargada de dar con el cadáver de Sibora. Para hallarlo, tuvieron que utilizar máquinas de rayos X además de comparar la vivienda con los planos originales y con el piso gemelo que se encontraba al lado, elemento clave para confirmar algo que había pasado inadvertido a los inquilinos del que fue hogar de Marco y Sibora: una doble pared que ocultaba un rincón. Según el actual habitante, este tabique estaba “perfectamente hecho y disimulado”, hasta el punto de que parecía que pertenecía a la casa.

La falsa pared del piso en el que convivían Marco y Sibora Gagani tras la que encontraron el cadáver de Sibora.

Después de que la Policía Nacional derribara esta pared, se encontró un cajón en cuyo interior había un cadáver metido en una bolsa de basura, cubierto por cal para evitar el olor y con un ramito de flores encima.

Días después, el ADN —cotejado con el de la madre de Sibora— confirmaba las sospechas: el cadáver pertenecía a Sibora Gagani. Su familia finalmente pudo llevársela a Nettuno para darle sepultura el pasado 18 de noviembre tras nueve años desaparecida.

La familia de Sibora lleva desde entonces personada en el procedimiento judicial de la mano del abogado Juan Manuel Medina. Todavía siguen buscando que Marco “diga la verdad” sobre qué pasó. Más aún después de esta nueva declaración en la que afirma no haber matado a Sibora, pero sí haberla emparedado.

COMPARTIR: