20 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Han sido detenidas ocho personas pertenecientes a este grupo que captaba a sus víctimas en el distrito madrileño de Puente de Vallecas

Desmantelada una banda que estafó a más de cuarenta personas a través de una falsa agencia inmobiliaria

Los detenidos llegaron a ganar 50.000 euros a través de este fraude
Los detenidos llegaron a ganar 50.000 euros a través de este fraude
Ocho personas han sido detenidas por pertenecer a un grupo criminal que estafó a más de 40 personas a través de una falsa agencia inmobiliaria. Captaban a sus víctimas en un local situado en el distrito madrileño de Puente de Vallecas. Obtenían imágenes de viviendas de portales de Internet y utilizaban nóminas falsas para alquilar lo que denominaban "pisos bomba. Llegaron a obtener 50.000 euros mediante este fraude.

La Policía Nacional ha detenido a ocho personas que constituían un grupo criminal como presuntos autores de la estafa a cuarenta personas mediante una falsa agencia inmobiliaria, según ha informado en un comunicado la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Los detenidos captaban a sus victimas en un local que tenían alquilado en el distrito madrileño de Puente de Vallecas, desde donde les mostraban los pisos disponibles para alquilar. Obtenían las fotografías de portales de internet donde se publicitaban inmuebles en alquiler, que usaban para enseñarlas a los posibles “clientes”.

8458_policia

A los detenidos se les acusa de estafa y pertenencia a grupo criminal

Asimismo, empleaban nominas falsas para alquilar lo que denominaban “pisos bomba”, inmuebles que mostraban y realquilaban a sus victimas por el abono de una renta que nunca recibiría su legítimo propietario, complementando así su labor fraudulenta.

Los miembros del grupo criminal consiguieron obtener un beneficio económico de mas de 50.0000 euros mediante estas ocupaciones. Debido a las dificultades actuales que presenta el mercado de alquiler de inmuebles, los integrantes del grupo vieron una oportunidad para atraer a personas y aprovecharse de ellas.

El primer local en Puente de Vallecas estuvo ocupado durante tres meses. Posteriormente se trasladaron a un segundo local en el distrito madrileño de Centro para seguir con su actividad delictiva de engaños. Cuando se puso en marcha las investigaciones por parte de los funcionarios del grupo de Policía Judicial, los sospechosos desalojaron apresuradamente el establecimiento.

Delito de estafa

Los agentes consiguieron identificar a los integrantes del grupo gracias a la recopilación de documentación y material informático y posteriormente procedieron a su detención como presuntos autores de un delito de estafa y otro de pertenencia a grupo criminal, ya que constaba de ocho personas implicadas. Uno de los arrestados al sentirse investigado abandono la ciudad, pero cuando regreso a Madrid a visitar a un familiar fue detenido por los agentes de la Policía Nacional.

Cada uno de los ocho miembros de la banda tenía un papel a desarrollar en el falso negocio, como si se tratase de una agencia de inmobiliaria real. Así, una parte se ocupaba de realizar las gestiones administrativas o captación de clientes, y el resto de grupo ejercía las labores comerciales o se encargaban de la recaudación de los pagos.

El objetivo principal eran los ciudadanos extranjeros

Los integrantes del grupo desarrollaban su actividad delictiva con el objetivo principal de captar a clientes que fueran ciudadanos extranjeros. Se aprovechaban de su situación de estancia iregular y de no tener contrato de trabajo que les facilitara nóminas. Les facilitaban el alquiler de pisos, ya que estos no contaban con los requisitos exigidos en otras agencias inmobiliarias para escoger piso.

La falsa agencia solicitaba a los “clientes” además del pago con antelación del inmueble, la fianza y un mes de alquiler por adelantado, no pudiendo llevarse a cabo ninguna devolución del dinero aportado ni ninguno de los alquileres.

COMPARTIR: