29 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El buque Ángeles Alvariño seguirá hasta el 21 de junio en Tenerife buscando los cuerpos de Anna y de Tomás, padre y presunto asesino de las pequeñas

Niñas Tenerife: La investigación judicial apunta el mismo final trágico para Anna que el de Olivia

El Cierre Digital en Anna en brazos de su hermana Olivia.
Anna en brazos de su hermana Olivia.
Olivia Gimeno, la niña mayor de Tenerife, fue hallada en el fondo del mar gracias a la labor del buque Ángeles Alvariño. Se confirmaron así los peores augurios posibles tras 46 días de búsqueda. Sin embargo, la otra niña, la pequeña Anna, sigue sin aparecer como tampoco lo ha hecho Tomás Gimeno, padre y presunto asesino de las niñas. El Auto Judicial maneja una hipótesis similar al trágico final de Olivia para su hermana pequeña de tan solo un año de edad.

Según el Auto Judicial del caso de las niñas de Tenerife "la hipótesis más probable respecto a Anna es, desgraciadamente, la misma" que la muerte de su hermana Olivia, cuyo cuerpo fue rescatado por el buque Ángeles Alvariño este pasado jueves 10 de junio.

Así lo recoge el Auto judicial que recuerda que "la segunda bolsa amarrada al ancla se localizó rota, sin nada en su interior, salvo unos lastres" y que ese día "el 7 de junio de 2021 se había hallado por el buque Ángeles Alvariño en el fondo del mar, también en zona coincidente con la ruta seguida por Tomás Gimeno en el mismo tramo horario, otro conjunto de efectos compuesto por una especie de funda nórdica de color naranja y granate, y una bombona de gas comprimido para práctica de submarinismo de color blanco y negro, habiéndose determinado, por las declaraciones practicadas y el registro de la bombona, que ambos objetos pertenecían también a Tomás Gimeno". 

Se señala así mismo por la autoridad judicial  que "Tomás había planificado los atroces actos que presuntamente cometió el día 27 de abril de 2021, pues la misma madrugada, hacia las 00:30 horas había acudido a la finca de Guaza, en Arona, a fin de dejar Alfa Romero Giulia color negro tapado con una funda cuyas llaves dejó la tarde del día 27 de abril en el domicilio de sus padres, junto a dos tarjetas de crédito y su perro. Además, al momento de recoger a su hija Olivia entregó a su novia [directora del colegio de las niñas] un estuche con un nota de despedida y 6.200 euros en efectivo".

"Del mismo modo, Tomás, mientras dejó a su hija Olivia en clases de tenis y a Anna en al casa de los abuelos paternos, fue hasta la Marina, donde fue visto y grabado efectuando una prueba de motor en la embarcación que luego sería presuntamente utilizada para ocultar en el fondo del mar los cuerpos de las menores. 

Tomás Gimeno. 

"Por último, este plan preconcebido tenía como fin provocar a su expareja Beatriz el mayor dolor que pudo imaginar, a la que de forma deliberada quiso colocar en la incertidumbre acerca de la suerte o destino que habían sufrido en sus manos Olivia y Anna, pues, tras advertirla de forma reiterada que no le volvería a ver a él ni a sus hijas, dando a entender que se fugaría con ellas a un paradero desconocido, ideó el modo en que entendió que sus cuerpos sin vida nunca serían localizados, arrojándolas al mar dentro de bolsas lastradas y amarradas a un ancla, en un lugar expresamente buscado lejos de la costa y que sabía profundo, donde los fondos marinos no podrían ser investigados, salvo por los especiales medios con los que cuenta el buque oceanográfico Ángeles Alvariño, razón por la que se acordó su intervención", añade el auto judicial. 

"El trágico desenlace supone por un lado la desaparición de la causa que motivaba el secreto de las actuaciones, que deberá ser alzado y, por otro, la constatación de indicios bastantes acerca de la posible comisión de dos delitos agravados de homicidio y uno contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género, lo que supone la necesidad de dejar sin efecto la orden internacional de detención previamente dictada por delito de sustracción de menores, para acordar otra orden internacional de detención que responda a los delitos que indiciariamente ahora se objetivan, dirigida a evitar la posibilidad de Tomás, cuyo cuerpo no ha sido localizado, pueda sustraerse a la acción de la justicia. Además, atendiendo al domicilio de la víctima al tiempo de los hechos, implica valorar, conforme al artículo 15 bis de la Lecrim, la pérdida de competencia del presente Juzgado", finaliza este Auto Judicial.  

COMPARTIR: