04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tres personas murieron en el despacho del peruano, que ahora defiende a la mujer que presuntamente indujo a dos jóvenes a provocar una explosión

Vuelve a la escena el abogado Víctor Joel: Del crimen de Usera al incendio de Carabanchel

El Cierre Digital en Víctor Joel Salas.
Víctor Joel Salas. / Abogado defensor de la dueña del bar de Carabanchel que se incendió.
Víctor Joel Salas es el abogado defensor de Laura, la dueña de un bar de Carabanchel acusada de haber inducido a dos jóvenes a provocar una explosión en este. Sin embargo, el nombre de Salas también es conocido en la prensa por su implicación en el conocido triple crimen de Usera que tuvo lugar en el año 2016. El letrado peruano era el objetivo del asesino que acabó con la vida de tres personas en su bufete.

La madrugada del 6 de septiembre Emergencias avisaba sobre una explosión en un bar del distrito madrileño de Carabanchel. Una mujer de 23 años de origen colombiano, llamada Daniela, fue detenida y trasladada al hospital en estado grave, con más del 90% de su cuerpo quemado. Su amigo, Tito, un español de 19 años, también fue detenido y hospitalizado debido a las quemaduras que sufría. Daniela murió 30 horas después de la explosión.

Daniela y Tito fueron acusados de haber provocado el incendio que acabó con la vida de la joven. Mientras que algunos testigos afirmaban que ambos habían amenazado con quemar el bar llamado La Oficina 28 a su dueña, Laura, el hermano mayor de la fallecida afirmaba que existía una amistad entre ambas y que Laura les podría haber ofrecido dinero a cambio de quemar el local.

Esta declaración hizo que la policía concluyera que la responsable de la explosión era la dueña, Laura, que había inducido a los dos jóvenes a quemar el local para, así, poder cobrar el seguro. Las últimas indagaciones, sin embargo, apartan el motivo económico porque la póliza de seguros del negocio solo cubría daños en género.

Para la defensa de Laura —ejercida por el abogado peruano Víctor Joel Salas— esto supone una nueva baza para declararla no culpable de un delito de homicidio y de uno contra la seguridad colectiva. Una compañera de bufete de Salas fue recientemente golpeada “con un objeto contundente” en la cara cuando acudió al barrio de Carabanchel junto al letrado. Una situación que no debió de ser de su agrado, pero que se suma a otras a las que se ha enfrentado el abogado.

El abogado Víctor Joel Salas, en el centro del triple crimen de Usera de 2016

Aunque ahora se ha convertido en el defensor de una mujer acusada de homicidio, Víctor Joel Salas ya vivió un crimen que dejó tres muertos y en el que él estaba, de algún modo, relacionado.

Fue el 22 de junio de 2016 y tuvo lugar en su despacho de abogados del barrio madrileño de Usera. El crimen, cometido a plena luz del día por el primer teniente del ejército norteamericano Dahud Hanid-Ortiz, tenía como objetivo asesinar al letrado debido a la infidelidad de la pareja del militar con Salas.

La pareja del militar americano —de origen venezolano— era la médica Irina Trippel, afincada en Alemania, que acudió a España a realizar unos cursos de aprendizaje en medicina. Durante su estancia en nuestro país, mantuvo relaciones sexuales y sentimentales con el abogado peruano Víctor Joel Salas.

Dahud Hanid-Ortiz

Según concluyeron las autoridades encargadas de la investigación del caso, Hanid-Ortiz se desplazó a España desde Alemania, donde residía, porque tuvo conocimiento de la relación que mantenía su pareja sentimental con el letrado. Esto hizo que Salas fuera el objetivo principal del americano que acabó con la vida de otras tres personas. Una de ellas, un hombre al que el asesino confundió con el letrado, motivo por el que salió con vida del suceso.

Cronología del triple crimen de Usera

En el expediente que remitió el juzgado de Madrid a Caracas se explicaba que Hanid-Ortiz se desplazó en un coche Volkswagen Polo desde Alemania hasta España. Una vez llegó a Madrid, acudió de inmediato al despacho de abogados de Salas, situado en la calle Marcelo Usera. Fue sobre las 14:00 cuando llegó y preguntó directamente por el letrado. Minutos más tarde, comenzaron las primeras muertes.

En el bufete se encontraban Maritza Osorio (su secretaria, de 46 años) y Elisa Consuegra (abogada, de 31 años). La primera llamó a Salas informándole de la presencia del nuevo visitante, que se encontraba nervioso y le estaba buscando. Según aseguró la investigación policial, el abogado intuyó la gravedad del caso y decidió no personarse en su despacho.

Cadáveres del triple crimen de Usera.

Según fuentes judiciales, el crimen comenzó después de que el militar entrase en el baño para sacar un machete. Con él degolló a Elisa nada más salir del cubículo y se lo clavó también cerca del tórax. Al darse cuenta del asesinato de su compañera, Maritza cogió una palanqueta que había en el despacho del abogado peruano para defenderse. Salas la tenía allí guardada para posibles amenazas. No era la primera vez que las sufría. Sin embargo, el militar americano acabó arrebatándole la palanqueta y le destrozó la cabeza.

Con los dos cadáveres en el suelo y durante varias horas, Dahud esperó pacientemente a que llegara el abogado peruano, al que buscaba para matarle. En torno a las 17:00, apareció en el despacho alguien a quien no esperaba. Era el ciudadano ecuatoriano John Pepe Castillo Vega, un cliente que iba a buscar al bufete unos papeles de su hijo. Al encontrarse la puerta entreabierta se introdujo en el despacho y el exmilitar, creyendo que se trataba de su objetivo, le golpeó varias veces en la cabeza con la palanqueta que el letrado tenía escondida para protegerse. Le destrozó el cráneo, provocándole la muerte inmediata.

Dahud Hanid-Ortiz fue detenido en Venezuela el 13 de octubre de 2018, según pudo confirmar elcierredigital.com. Sin embargo, pese a que España pidió su extradición para poder ser juzgado en los tribunales españoles, el país latinoamericano no se la concedió.

COMPARTIR: