01 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su marido Francisco Javier mantiene la esperanza junto a los 200 voluntarios que colaboran en su búqueda y dice que seguimos ahí "al pie del cañón"

Preocupación tras cinco días ya sin noticias de Regina Cabeza, la mujer desaparecida de su casa en Zaragoza

Cartel con la búsqueda de Regina Cabeza.
Cartel con la búsqueda de Regina Cabeza.
Ya han transcurrido cinco días desde que Regina Cabezas desapareció de su casa de Zaragoza. Más de doscientas personas la siguen buscando a diario entre su residencia y su pueblo de Almonacid de la Sierra. Su marido dice que no pierden las esperanzas y que continúan "al pie del cañón".

No hay noticias todavía sobre el paradero de Regina Cabeza, que desapareción en Zaragoza el pasado 22 de enero, a las tres de la tarde tras sufrir una “crisis muy fuerte” como señalaba su marido Francisco Javier López. El esposo ha señalado para elcierredigital.com que no esperaba una movilización tan grande en la búsqueda de su mujer, por lo que se ha visto “superado”. Este lunes explicó que no había novedades pero que "seguimos al pie del cañón".

El propio esposo de Regina comentaba días antes que su esposa sufría durante años graves episodios de depresión, por lo que tenía que recibir medicación. Hasta el momento, este diario conocía, gracias al marido de la desaparecida, que tenían una pista fiable después de que un familiar la reconociera. Finalmente, esa posibilidad fue en vano y como explica Francisco Javier “hemos empezado prácticamente de cero otra vez”.

Cientos de voluntarios han realizado hasta el momento varias batidas por los ríos, tanto por los aledaños como en los interiores con barcos y piraguas. Incluso se ha llevado a cabo una búsqueda de 25 kilómetros hacía abajo por el río Ebro hasta la presa Pina. El resultado finalmente ha sido “negativo” como ha calificado Francisco Javier, por lo que se sigue buscando por las aguas de la capital aragonesa.

Foto_de_Regina

Imagen de Regina Cabeza, desaparecida desde el 22 de enero

Por otro lado, el pueblo originario de Regina, Almonacid de la Sierra, también se ha movilizado para encontrar a su vecina. Algunos habitantes han realizado batidas, mientras que otros han viajado hasta Zaragoza para estar con la familia y ayudarla en todo momento. Más de doscientas personas han colaborado en la búsqueda.

Los hospitales pendientes

Según ha detallado el esposo de Regina, ella trabajó como celadora en varios hospitales, por lo que han sido avisados. Tanto excompañeros suyos como guardias de seguridad están puestos al corriente por si acaso apareciera por alguno de ellos.

Hasta el momento la Policía Nacional y los Bomberos se han puesto manos a las obras para buscar diferentes zonas, entre la que destaca la zona norte de Zaragoza cerca del lugar donde reside Regina, el barrio de Zalfonada. Polígonos, acequias y lugares de las afueras de la ciudad se están peinando por si hay alguna pista. Además, personal del transporte como los autobuseros y el taxi, así como barrenderos también han sido avisados e incluso colectivos como el de los ciclistas.

Cartel_de_Regina

Cartel con la imagen de Regina y un número de aviso

El día que desapareció Regina se marchó de casa sin llaves, aunque con documentación y creen, en el señor familiar, que con poco dinero. Salió de la vivienda con un abrigo negro de plumas, pantalón rojo de cuero y un gorro de lana sin pompón, la referencia que indica la familia que espera volver a verla lo más pronto posible.

COMPARTIR: