23 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los vecinos de este distrito están hartos de convivir con la trata de seres humanos y el menudeo de drogas, pero no es la única zona con este problema

Madrid, el paraíso de la prostitución: Catorce pisos donde se practica el comercio sexual en una sola manzana de Vallecas

Trabajadora del sexo en un piso.
Trabajadora del sexo en un piso.
En el distrito madrileño de Puente de Vallecas los vecinos están hartos de los llamados narcoburdeles. Denuncian la proliferación de prostíbulos en la zona en los que, además, se trapichea con drogas. Se quejan también de que en los parabrisas de los coches, a la vista de los niños, se agolpan los anuncios de sexo. La situación de este popular barrio se suma a la de otras zonas de la capital como Arganzuela o Ciudad Lineal.

En el distrito de Puente de Vallecas en Madrid tienen un problema con la prostitución. Los vecinos de esta popular barriada madrileña están hartos de convivir con pisos donde se ejerce la prostitución y se trapichea con drogas. Una de sus quejas es que cada vez es más habitual encontrarse en los parabrisas de sus coches anuncios (flyers) en los que se especifican los servicios y precios que ofertan los pisos donde se ejerce la prostitución.

Algo a la vista de los niños que han incorporado como algo normal encontrarse estos panfletos. “Te cambio una paraguaya por una colombiana”, es una de las frases que los menores utilizan en sus juegos diarios utilizando los flyers como si de cromos de futbolistas se tratase. “La publicidad está normalizando algo que no es normal, que es la prostitución. Están normalizando esto como vida sexual sana cuando no lo es”, declaraban miembros de la asociación del Casco Viejo de Puente de Vallecas.

Flayers anunciando prostitución en Vallecas. 

Se quejan también de que el trapicheo con drogas se ha convertido en un negocio paralelo al del sexo. Sólo entre la Avenida de la Albufera y la calle San Diego se agolpan catorce pisos en los que se ejerce la prostitución.

A pesar de las quejas de los vecinos, la Policía Nacional cada vez está más atenta a estos nuevos lugares de prostitución donde se pueden dar casos de trata de seres humanos. De hecho, realizaron hace unos meses en este distrito de Madrid un amplio operativo y desmantelaron decenas de narcoprostíbulos. Sin embargo, es un mercado que se regenera constantemente y se transforma.

El triángulo de la prostitución en Madrid

Vallecas no es el único distrito de la capital que se encuentra con este problema. Arganzuela, uno de los más icónicos de Madrid, en el pasado se ganó el apodo de “Triángulo de la Prostitución”. En diciembre la Policía Municipal descubrió que en esta zona céntrica de Madrid había tres bares más que camuflaban en sus recintos tres locales ilegales de alterne.

Este hallazgo se produjo, después de que una patrulla de agentes entrara en una 'discoteca' y descubriera que esta tenía una puerta secreta que daba a una vivienda anexa con varias habitaciones con baño y en las que en una de ellas había hasta un jacuzzi.

Fuentes policiales señalaron que los agentes practicaron inspecciones a tres locales de la zona con la sospecha de que en ellos se ofrecían servicios sexuales a cambio de dinero. En los tres registros, los efectivos constataron que había habitaciones con camas o sofás para practicar el sexo.

Prostíbulo en Arganzuela. 

Uno de ellos contaba con una habitación que hacía las veces de cocina y almacenaje de alimentación, mientras que en otro local se encontró que había varios carteles con ofertas se servicios sexuales, incluidas una estancia especial para la prácticas sadomasoquistas.

No era la primera vez. En noviembre de 2018, la Brigada Provincial de Extranjería de la Policía Nacional, apoyada por miembros de la Unidad de Antidisturbios, llevó a cabo durante el día 13 de aquel mes una macrooperación contra la prostitución en Madrid, en el denominado lugar del “Triángulo de la Prostitución”, en el Paseo de las Delicias y otros puntos de Arganzuela.

Los agentes rescataron a varias mujeres que estaban siendo explotadas en dos pisos de bloques en los que malvivían mujeres desde hace años, algo que también ha repercutido en los vecinos, ya que muchos de ellos optaron por abandonar sus viviendas debido a la actividad incesante en los pisos mencionados.

Redada policial contra la prostitución en Arganzuela. 

Los locales registrados y los burdeles inspecciones pertenecen al denominado “Triángulo de la prostitución de Madrid”, que abarca las zonas de Atocha, Santa María de la Cabeza, Paseo de la Chopera y Paseo de las Delicias.

La mayoría de los establecimientos de este conocido triángulo está regentada por mafias que tiene a su disposición tanto mujeres cisgénero como transexuales, la mayoría hispanoamericanas, las cuales trabajan en pisos sucios y destartalados.

Los precios que cobran estas trabajadoras sexuales van desde 25, 50 a 80 euros, según el tiempo que el cliente desee estar con ella. Las prostitutas apenas pueden salir a la calle y deben arreglar y acondicionar sus dormitorios a diario. Según la Policía Nacional, hay cientos de estos burdeles rotantes en Madrid. Estos pisos pueden tener un solo propietario o son controlados inclusos por familias. Un mercado, el de la explotación sexual de los seres humanos, que parece afianzarse en la capital de España. 

COMPARTIR: