25 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Jose y su pareja fueron testigos del encuentro en la casa y no preguntaron nada a pesar de que no les gustó el chico porque "no tenía buena pinta"

Amigos de Janet, la desaparecida en Cornellá, apuntan a Aitor que fue a visitarla la noche anterior en Viladecans

La mujer desaparecida en Cornellá Janet Jumillas.
La mujer desaparecida en Cornellá Janet Jumillas.
Un conocido de Janet Jumillas, la chica desaparecida en Cornellá,de nombre Aitor, estuvo en casa de esta chica la noche anterior a que se le perdiera el rastro y se despidió de ella con un abrazo. Así lo relata José, un amigo que estaba también en el domicilio de Janet en esos momentos junto con su pareja, algo que solían hacer casi todos los días, ya que ambos son amigos de Janet. Según relatan a elcierrredigital.com, Aitor no les gustó mucho: "No tenía buena pinta".

Janet Jumillas, la mujer de 39 años desaparecida el 13 de marzo en Cornellá (Barcelona), recibió la visita de un amigo en su casa de Viladecans la noche anterior a que se le perdiera su rastro. Así lo ha confesado José a Elcierredigital.com, quien junto con su pareja son muy amigos de la desaparecida. Tanto que solían ir su domicilio casi a diario después de cenar a comentar la jornada diaria.

Esa noche del 12 de marzo, mientras la pareja de amigos estaba con Janet en el domicilio de ésta, la mujer recibió la visita de un amigo, de nombre Aitor, al parecer "un amigo de Janet que tiene novia". Aitor, que podría vivir en El Prat o en el propio Cornellá, donde se halló el coche de Janet, no gustó nada a la pareja de amigos porque "no tenía buena pinta, aunque nosotros no nos metimos ni preguntamos nada a Janet, pero nos pareció muy adulador y no lo vimos muy estable".

José asegura también que Janet era una mujer "que no paraba, muy buena persona, muy de sus hijos y algo reservada. Una mujer a la que le gustaba estar con su familia e hijos". De hecho a sus dos pequeños, un chico de 9 años y una chica de 5, fruto de dos relaciones diferentes, que ahora permanecen con sus familiares más directos, les han dicho que su madre está de viaje, aunque "son muy listos los dos" y algo sospechan.

José está indignado con ciertas versiones que se escuchan por el barrio de esta localidad catalana, donde se "dicen todo tipo de barbaridades" sin conocer dato alguno sobre el caso: "Que la gente deje de inventar. Janet es un cacho de pan, es muy buena y nunca se ha metido en nada". Esta convencido de que en breve se sabrá algo más sobre la desaparición porque "alguien ha tenido que ver algo y tendrá que reventar ya de una vez".

La pareja de amigos de Janet, en cualquier caso, no se explica que haya desaparecido y recela de Aitor, el hombre con el que coincidieron en casa de Janet en la víspera de su desaparición: "Por lo que pude escuchar, se conocían, pero era un rollo de amistad, no de otra cosa, aunque no me cuadran según qué cosas de ese tío".

A Janet Jumillas se le perdió el rastro el 13 de febrero cuando fue con su coche, un Renault Megane blanco, desde Viladecans, donde reside, a Cornella, a once kilómetros. Los amigos y familiares no se explican su desaparición. Tenía que hacer unas gestiones allí y su coche fue hallado días después en esa localidad. Desapareció sobre las once y media de la mañana del día 13 en Cornellá, pese a que había comentado a un familiar que en veinte minutos estaría de regreso en Viladecans para desayunar. Pero ella se esfumó. Nunca más se ha sabido de ella y su móvil, que tuvo batería hasta dos días después, sonó sin que nadie atendiera la llamada.

COMPARTIR: