19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Perdió el conocimiento dentro de una urna llena de agua y cerrada a cal y canto con una escotilla, solo le salvó la suerte

Un mago a punto de morir ante la mirada atónita de los espectadores en un espectáculo de escapismo en la Sierra de Guadarrama

Imágenes del rescate del mago
Imágenes del rescate del mago / El Cierre Digital
El mago Pedro Volta perdió el conocimiento de forma momentánea mientras realizaba un truco de escapismo en Navacerrada. A pesar del momento de pánico, el Ayuntamiento de la localidad madrileña ha confirmado que el artista se encuentra "en perfectas condiciones"

Los hechos ocurrieron en torno a la 13:00 horas de ayer. En se momento el mago iniciaba su actuación en la plaza Doctor Gereda en la localidad madrileña de Navacerrada. El show se basaba en un truco de escapismo en urna de agua cerrada a cal y canto en la que el mago se encerraba para tratar de salir de ella. Al ver que pasaba más tiempo del prudencial, parte de los asistentes entraron en pánico. Finalmente lo sacaron de la urna en cuestión y tuvieron que practicarle las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP).

 

 

Al parecer que había entrado en parada de cardiorespiratoria llamaron al SUMMA 112. Cuando llegó la primera dotación, los sanitarios pudieron comprobar que el mago "no estaba parado y en ningún momento ha dejado de respirar", por lo que todo apunta a que haya sido solo un episodio de pérdida momentánea de consciencia. Tras un chequeo rápido fue trasladado al Hospital de Villalba para someterse a un reconocimiento. A través de sus Redes Sociales a última hora de la tarde el Consistorio de Navacerrada anunció que el mago se encontraba “en perfectas condiciones”. 

El Ayuntamiento anunciaba este espectáculo de magia y escapismo a cargo de Pedro Volta como un “un gran reto en homenaje al legendario escapista Ha­rry Houdini. En la primera edición del festival Pedro Volta sorprendió a los espectadores escapando de una camisa de fuerza colgado de una grúa a treinta metros de altura boca abajo, ahora se supera con otro reto”. Especificando además, que el tiempo para liberarse era de dos minutos “antes de que se le acabe el oxígeno”. Un espectáculo que conlleva unos riesgos que en este caso, afortunadamente, se han quedado en un gran e impactante susto.

COMPARTIR: