29 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Entre el 1 de enero y el 30 de septiembre 28.729 personas llegaron de forma ilegal a España, un 51% más que el año anterior

Inmigración irregular: De la fuga en el aeropuerto de Palma a la compra de tarjetas falsas de asilo

Este viernes una veintena de jóvenes huía a través de las pistas del aeropuerto de Palma.
Este viernes una veintena de jóvenes huía a través de las pistas del aeropuerto de Palma.
La fuga de una veintena de jóvenes magrebíes durante una escala de emergencia en el aeropuerto de Palma destinada a atender a un pasajero que sufría un coma diabético supone un episodio insólito en materia de inmigración irregular. Pero no el único. Esta semana, la Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal dedicada a la falsificación de tarjetas de solicitantes de asilo. En lo que va de año, 28.729 personas llegaron de forma irregular a España.

Los datos evidencian la escalada. Entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de este año, según el último balance publicado por el Ministerio del Interior, un total de 28.729 personas llegaron de forma irregular a España. Es decir,  un 51 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior. En parte, debido a las menores restricciones sanitarias consecuencia de la pandemia. También por la disminución de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la fronteras. Y, principalmente, por el empeoramiento de la situación económica de los países del norte de África, que abocan a muchos de sus habitantes a huir en busca de un destino que, en la teoría, les ofrece mejores perspectivas de futuro. 

En este contexto, sin embargo, la situación vivida el pasado viernes en el aeropuerto de Palma resulta insólita. La Policía investiga ahora si la fuga de una veintena de jóvenes magrebíes durante una escala de emergencia destinada a atender a un pasajero que sufría un coma diabético fue algo orquestado en un grupo de Facebook.

El avión de Air Arabia en el que viajaban, y que cubría la ruta Casablanca-Estambul, había sido previamente desviado al aeropuerto mallorquín por el malestar de este pasajero, un hombre marroquí de unos 32 años ahora acusado de un delito de favorecimiento de inmigración ilegal e infracción a la Ley de extranjería porque, durante su evacuación, el grupo de jóvenes se amotinó y emprendió la huida por las pistas del aeropuerto, lo que obligó a sus responsables a detener todas las operaciones en cumplimiento de los protocolos de seguridad.

Casualmente, una acción muy similar se describía en julio del pasado año en una publicación de un grupo de Internet denominado 'Brooklyn'. “Chicos, escuchad, la mayoría quiere emigrar. Sigan este plan: necesitamos 40 voluntarios. Todos los chicos de 'Brooklyn' que reserven en un avión rumbo a Turquía que sobrevuele España”, se lee en este mensaje, en el que, según señala EFE, se explica que un pasajero debía simular una enfermedad para hacer aterrizar de emergencia al avión y después todos huirían. 

Falsificación de tarjetas de solicitantes de asilo 

En paralelo a esta investigación, agentes de la Policía Nacional anunciaban este lunes la desarticulación de una organización criminal dedicada, presuntamente, a la falsificación de tarjetas de solicitantes de asilo. Nueve de la casi treintena de detenidos están acusados de los delitos de pertenencia a organización criminal, falsedad documental y favorecimiento de la inmigración irregular. 

Documento acreditativo de la condición de solicitante en tramitación de protección internacional.

La red cobraba 300 euros de media por cada documento falsificado, que entregaban a los migrantes a través de citas presenciales si se encontraban cerca de Madrid o mediante envíos postales o agencias de paquetería en caso contrario. Tal y como detalla la Policía Nacional en un comunicado, la estructura del entramado se dividía en dos ramas diferentes, ambas con base en la capital, "pero con repercusiones en todo el territorio nacional".

Según han podido estimar, esta organización habría producido más de 700 documentos falsos en los últimos cuatro años y, durante la operación, "se han intervenido un total de 39, 27 de los cuales eran tarjetas de solicitantes de asilo, ocho tarjetas de identificación de extranjeros, dos pasaportes de Guinea y dos permisos de conducir. Asimismo, se han intervenido 3.700 euros en efectivo" aunque los agentes estiman los beneficios de esta organización en cerca de 200.000 euros.

El anhelo de muchos de los migrantes por salir de sus países de origen, como parece el caso vivido en el aeropuerto de Palma, hace aflorar mafias que, valiéndose de la desesperación de otros, hacen de ello un lucrativo negocio. 

COMPARTIR: