24 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Juzgado de Primera Instancia de Roquetas decretó libertad provisional para el conductor, un legionario que cuadruplicaba la tasa de alcoholemia

Los padres de Leire piden justicia : "No es justo ni normal que el hombre que atropelló a mi hija esté en la calle"

Imagen de Leire y de su padre David.
Imagen de Leire y de su padre David.
La pasada semana, un legionario atropelló mortalmente a Leire, una niña de cinco años de Roquetas de Mar que se encontraba junto a su madre cruzando un paso de peatones. La prueba de alcoholemia realizada por la policía determinó que el conductor cuadruplicaba la máxima tasa de alcohol permitida, por lo que fue detenido y pasó a disposición judicial. Sin embargo, el Juzgado del municipio almeriense ha decidido ponerle en libertad provisional, una medida que la familia de Leire no logra entender.

Hace tan solo unos días, David López, el padre de una niña de tan solo cinco años, recibió, mientras trabajaba, la llamada más dura de su vida. Al otro lado del teléfono se encontraba su mujer que, desencajada por el dolor, le explicó que su hija Leire había sido atropellada en un paso de peatones cuando volvían de jugar en un parque de Roquetas de Mar, Almería.

Al escuchar la noticia, David acudió rápidamente al lugar de los hechos, donde tal y como ha explicado, encontró a su hija tirada en el suelo, sin pulso y rodeada de sangre. Al pedir una explicación de lo que había sucedido, su mujer le contó que, mientras estaban cruzando el paso de peatones, un conductor “decidió por su cuenta que no tenía que pararse”, por lo que adelantó al coche de delante que sí estaba detenido y golpeó violentamente a la niña.

Cuando se produjo el atropello, los testigos de lo sucedido observaron atónitos cómo su autor se bajó del coche con una copa de alcohol en la mano y encogiéndose de hombros como si nada hubiera sucedido. Más tarde, la prueba de alcoholemia realizada por la Policía determinó que el conductor del vehículo se encontraba bajo los efectos de esta sustancia arrojando un resultado de 0,98, más del cuádruple del máximo permitido.

Prueba de alcoholemia.

Los servicios de emergencia trataron de reanimar a la pequeña durante más de treinta minutos sin éxito, confirmando su fallecimiento ante el dolor de sus progenitores y la furia de las personas que habían sido testigos de lo sucedido. Un enfado que provocó que la Policía tuviera que llevarse al autor del atropello para evitar que sufriera algún tipo de linchamiento. Debido a la gravedad del delito, el hombre, legionario de profesión, fue detenido por las autoridades y pasó a disposición judicial.

Por si el dolor de perder a una hija no fuera suficiente, la familia de Leire se enteró, mientras incineraban a la pequeña, de que el Juzgado de Primera Instancia de Roquetas decretó la libertad provisional para el autor del atropello, que no podrá conducir ni salir del país y deberá acudir al juzgado los días 1 y 15 de cada mes hasta que se celebre el juicio, una noticia que el padre de la niña no logra entender. David no considera justo ni normal que el hombre sea puesto en libertad, ya que los hechos que tuvieron lugar ese fatídico día fueron muy graves.

“Una persona que tiene esa cantidad de alcohol en su cuerpo sabe lo que puede ocurrir si coge el coche”, explica David, “ese vehículo se convierte en un arma y no debería considerarse como un accidente”. Para evitar que este tipo de casos se repita, la familia de Leire está luchando para que estos delitos no se consideren homicidios imprudentes sino homicidios, ya que conducir un vehículo bajo los efectos del alcohol supone un riesgo conocido por cualquier persona.

En cuanto a la condena que podría sufrir el autor de los hechos, varía de entre cuatro a seis años de prisión, una pena que, tal y como explica David, suele ser reducida al considerar que este tipo de casos son accidentes.

Convocatoria de la manifestación que tendrá lugar el 15 de julio.

Con el objetivo de pedir justicia para la familia de Leire, el próximo jueves 15 de julio se producirá una concentración en la puerta de un supermercado que se encuentra en el lugar que ocurrieron los hechos. Además, el día 25 de este mes tendrá lugar otra manifestación pacífica en el Ayuntamiento de Badajoz, lugar del que provienen los padres de la niña, para que este caso no caiga en el olvido y para que el autor de este crimen afronte las consecuencias por tan terrible acto.

COMPARTIR: